Blood Rites (the grey Wolves #2 )

Capitulo 9 Frederick IX

Una vez que el avión hubo aterrizado en una pequeña pista de aterrizaje privada que Clovis había encontrado, ellos tenían un auto de alquiler esperando. Frederick se encontró preguntándose, no por primera vez, lo que haría sin Clovis, el parecía pensarlo todo.

Jacob conocía la ubicación del hospital así que el condujo mientras Frederick encontraba el número de Poseidón en el directorio de Alfas. Si, tenían un libro con todos los números de los Alfas en él. Frederick no podía sino pensar que alguien más tenía un Clovis también que había sugerido la idea. Frederick marco el número y mientras escuchaba el timbre todo en lo que pudo pensar fue como esto iba a ser interesante. Poseidón contesto en el cuarto timbre.

Poseidón contesto con su nombre en lugar de un hola.

Poseidón, soy Frederick Jacobs, Alfa de la manada de Denver. Quiero informarte que estoy en Coldspring ¿Hay algún otro Alfa al que necesite llamar? Dijo Frederick

Poseidón permaneció en silencio durante muchos latidos antes de que respondiera:

No, la manada aquí en Coldspring aún no es oficial. Notificare al Alfa que estas aquí Frederick escucho a Poseidón tomar un respiración sonora y luego soltarla lentamente ¿Quiero saber por qué estás aquí Jacobs? pregunto Poseidón, usando su apellido.

Tengo el presentimiento de que lo sabes. Quiero hablar con Atenea y quiero conocer a mi hija. Tengo entendido que ella ha tenido un accidente hubo un leve gruñido en la voz de Frederick mientras le contestaba a Poseidón.

Puedo preguntar, ¿Cómo te enteraste de Annabeth, o del accidente a decir verdad? pregunto Poseidón, su voz estaba mezclada con escepticismo.

Frederick decidió dejar a Poseidón sacar su propia conclusión al darle medias verdades a sus preguntas.

Los miembros de la manada hablan, Poseidón. Tú sabes cómo es esto. Un grupo de lobos reunidos es peor que un salón de belleza cuando se trata de chisme. Así que naturalmente, cuando escuche que había habido un desafío dado al cachorro del Alfa más poderoso, y este fue en la ciudad natal de Atenea, comprobé las cosas. Dijo Frederick

Frederick no menciono que el había tenido a Jacob siguiendo a Annabeth, o que el había estado en la escena del accidente. Él no pensó que Poseidón necesitara esos detalles.

Estamos ahora en camino al hospital. ¿Podrías por favor pedirle a Atenea que me encuentre en la entrada? Y voy a pedirte, Poseidón, que aún no dejes que Annie sepa de que estoy aquí. Dijo Frederick

Le hare saber a Atenea, sin embargo, no te garantizo que ella valla a verte Frederick empezó a interrumpir pero Poseidón lo corto Annie ha estado inconsciente un mes. Atenea ha pasado por un infierno durante ese mes, ella está lo suficientemente estresada ahora. No obstante, le hare saber. Si llegas aquí y ella no está esperándote en el vestíbulo, entonces llámame mañana, iremos desde ahí. Sin embargo, debo saber, como tu compañera va a sentirse cuando Atenea te envié a casa en una caja de pino, porque tienes que saber que esto no va a ir bien le dijo el Alfa.

Lidiare con Atenea. Tengo a cinco de mis lobos conmigo, mi Beta y mis primeros cuatro. No estamos aquí como un desafío a ti o a los tuyos. Simplemente deseo conocer a mi hija le dijo Frederick, su voz nunca traicionando su sutil mentira. El no solo quería conocer a su hija, planeaba llevársela a casa con él.

Entiendo contesto Poseidón te voy a pedir a ti y a tus lobos mantener un perfil bajo, y tratar esto como si fuera mi territorio permanente. En otras palabras, no me des una razón para lamentar el haberte dejado permanecer aquí. Mi Beta, Luke, estará esperando con ella ya que él es el más neutral en la fiesta cuando se trata de Annie y creo que necesitaras algo neutral mientras tu estés, como dijiste, lidiando con Atenea. Tendrás que hacerme saber cómo va eso dijo Poseidón con divertido sarcasmo ¿Cuál es tu tiempo de llegada? Pregunto Poseidon

Mi Beta dice que llegaremos en 10 minutos. Dijo Frederick

Diez minutos, que cortes de tu parte darme una amplia noticia de tu llegada Poseidón había colgado antes de que Frederick pudiera responder al pinchazo.

¿Ha ido como lo esperabas? pregunto Jacob.

Bastante bien, aunque Poseidón parece muy tranquilo para un Alfa tan dominante. Esos a menudo son los más mortales. Ellos nunca traicionan sus emociones, así uno nunca sabe cuál es su siguiente movimiento. Dijo Frederick

Suena como que podría ser un buen jugador de póker dijo Jacob secamente.

Frederick no reconoció las palabras de su Beta, en su lugar se puso a pensar en la mejor manera de mantener a Atenea lo suficientemente calma para que le dejase ver a Annabeth antes de que dejara caer toda esa basura de: "Estoy aquí para llevarme a mi hija lejos".

Desafortunadamente no hubo ninguna brillante idea que le cayera del cielo, tampoco se había encontrado con un libro para idiotas que se llamara: Como apaciguar a la amante que menospreciaste,

Se detuvieron en el estacionamiento de hospital. Estaba lleno, así que Jacob se tuvo que estacionar el auto de alquiler lejos de la entrada principal.

Voy a entrar y hablar con Atenea. Quiero que todos ustedes se queden aquí. Ella ya está muy preocupada con Annie estando inconsciente durante tanto tiempo y tenerme aquí es agregarle sal a la herida, así que no quiero asustarla más por tener una manada de lobos desconocidos descendiendo sobre ella. Dijo Frederick

Frederick sabía que hablar con Atenea sería probablemente más difícil que hablar con Annabeth. Él tenía una historia con Atenea. La clase de historia que deja una herida en tu corazón que nunca sanara. La costra lo cubre, a menudo repetidamente, pero cuando la costra sale es tan cruda y dolorosa como el día en que fue infringida la herida. Frederick tuvo suerte, él tenía a su compañera, cuya presencia a menudo mantenía la costra en su lugar. ¿A quien tuvo Atenea? Se preguntó el.



#15398 en Fantasía
#33774 en Novela romántica

En el texto hay: hombres lobo, sangre, ritos

Editado: 17.06.2020

Añadir a la biblioteca


Reportar




Uso de Cookies
Con el fin de proporcionar una mejor experiencia de usuario, recopilamos y utilizamos cookies. Si continúa navegando por nuestro sitio web, acepta la recopilación y el uso de cookies.