Blood Rites (the grey Wolves #2 )

Capitulo 23 Jacob XXIII

Percy se paseó por la sala de espera de la UCI mientras Luke y Poseidón jugaban a las cartas. Miro en su dirección y gruño.

Percy, no es que no nos importa, pero este espacio se haría bastante pequeño si tres de nosotros estuviéramos paseándonos, y las cartas mantienen nuestras mentes ocupadas. Así que mantén tus gruñidos para ti mismo gruño Poseidón de vuelta.

Es solo que me está volviendo loco admitió Percy la espera constante, el no saber. No puedo captar ninguno de sus pensamientos, está poniendo a mi lobo muy inquieto.Dijo Percy 

La doctora la debe haber sedado, lo cual es una cosa buena ya que ella estaba con mucho dolor. Ella estará bien, Percy. Sabes que hare lo que sea que este en mi poder para que este sana y salva. dijo Poseidón

Lo sé, gracias dijo Percy a su padre.

El teléfono de Jacob vibro, indicándole que tenía un mensaje de texto. Él lo tomo y miro la pantalla iluminada.

Ven al 4to piso. Usa el elevador del personal para evitar la sala de espera, abriré las puertas.

Jacob se levantó y puso su teléfono en el bolsillo de la bata que la doctora Lawrence había dejado para él. Agarro las llaves de auto que la manada de Coldspring le había prestado y se dirigió al cuarto piso. No pudo evitar estar nervioso con Poseidón y sus lobos todavía en el hospital. Cuando las puertas del ascensor sonaron y se abrieron, salió e inmediatamente se congelo. Una de las amigas de Annabeth estaba parada delante de las puertas que tenían la palabra UCI en ellas, tratando de encontrar una manera de abrirlas. Si ella estaba tratando de colarse, estaba muy asquerosamente equivocada en ello.

Él se movió sigilosamente detrás de ella, su lobo ayudándolo a ser silencioso mientras acechaba a su presa. Justo cuando la chica estaba a punto de voltearse, Jacob puso sus manos en el punto entre su cuello y el hombro, y lo apretó. Ella se desplomo como una casa de naipes. El la cogió entes de que golpeara el piso y la única cosa en la que pudo pensar en hacer fue ponerla en el elevador y golpear el botón que la llevaría de vuelta a su piso y esperar que ella estuviera bien. Coloco su cuerpo flojo en el piso del elevador y presiono el botón de su piso y miro mientras las puertas se cerraban. Eso era un imprevisto que él no había estado esperando, pero no podía preocuparse por eso ahora. El camino de regreso a las puertas de la UCI y escucho un timbre y las puertas se abrieron.

Directamente delante de él estaba la estación de enfermeras, un escritorio circular les daba una clara vista de cada habitación acristalada. La doctora Lawrence estaba esperando en la puerta de una habitación directamente a su derecha.

Ella está fuertemente sedada. La tengo conectada a un goteo intravenoso para mantenerla sometida. También supuse que como ella tendría que tener fijada la intravenosa si esta se detiene, tendríamos que tener una razón para estar sacándola del hospital, así que falsifique documento de transferencia a la unidad de quemados del Hospital de Niños en San Antonio. No es del todo creíble pero nos comprara algo de tiempo si nos detectan.Dijo la Dra Lawrence

Jacob estaba impresionado con la previsión de la doctora.

Gracias.dijo Jacob

Solo terminemos con esto gruño ella. Jacob se preguntó si la buena consciencia de la doctora estaba fastidiándola. Pensó en recordarle acerca de lo que Percy la había hecho a su hermano, pero decidió que sería mejor mantener su boca cerrada, llegar a Annabeth, e irse. La doctora Lawrence había llevado una camilla a la pequeña habitación, justo a la derecha contra la cama en la que Annabeth estaba recostada. Jacob pensó que se veía pálida, incluso con su piel rosada en proceso de curación.

Necesito que agarres ese extremo de la sabana y, a mi cuenta, jales. La deslizara suavemente estaba diciéndole la doctora mientras miraba a la mujer que el había elegido como su compañera.

Jacob agarro el extremo como se le instruyo y jalo suavemente a la cuenta de tres de la doctora. La cubrió con una manta hasta el cuello la doctora Lawrence coloco una máscara de oxígeno en su rostro. Ella dijo que era solo para ayudar a que fuera más difícil identificar a la Annabeth. Empezaron a rodar la camilla fuera y a Jacob le impresiono entonces que allí no hubiera nadie más alrededor.

¿Dónde están las enfermeras? pregunto Jacob

Solo hay dos enfermeras en la UCI en la noche y envíe a una a buscarme unos antibióticos de la farmacia, y a la otra a mi oficina para que me consiga mi teléfono.dijo la Dra Lawrence

Pero tienes tu teléfono dijo Jacob antes de pensar.

Sí, pero ella no sabe eso, ¿cierto? Ahora apresúrate antes de que ellas vuelvan le dijo ella mientras empujaba la puerta hacia la habitación en la que Annabeth había sido encerrada. Ellos empujaron la camilla por las puertas contrarían a las que Jacob había llegado. Los llevo directo a un elevador que tenía las puertas abiertas sostenidas por una gran papelera de acero. La doctora Lawrence estaba delante del juego, a Jacob le gustaba eso. Mientras se montaban, el sonido de la música del ascensor se filtró por los altavoces y a pesar de que la música pretendía ser calmante, estaba irritando los nervios de Jacob, y el solo quería arrancar los altavoces. Cálmate, se dijo, ya casi termina.

Las puertas del elevador se abrieron y empujaron la camilla por un pasillo de chillonas luces fluorescente que brillaban contras las paredes blancas y pisos de linóleo blanco. Jacob podía escuchar los sonidos emanados del final del pasillo. La sala de urgencias, pensó. Giraron hacia la derecha y rápidamente rodaron la camilla lejos del ruido. El pasillo parecía durar para siempre, a pesar de que Jacob sabía que no era tan largo. En ese momento, empujando la camilla con Annabeth en ella hasta 5 metros serían muy largos.



#15398 en Fantasía
#33774 en Novela romántica

En el texto hay: hombres lobo, sangre, ritos

Editado: 17.06.2020

Añadir a la biblioteca


Reportar




Uso de Cookies
Con el fin de proporcionar una mejor experiencia de usuario, recopilamos y utilizamos cookies. Si continúa navegando por nuestro sitio web, acepta la recopilación y el uso de cookies.