Blood Rites (the grey Wolves #2 )

Capítulo 31 Annabeth XXXI

Mientras Diana pasaba el paño caliente por la espalda de Annabeth, tratando de limpiar la sangre seca, pensó en como finalmente había despertado después de haber sido noqueada por Jacob, había gritado hasta que Jacob finalmente había regresado a la habitación. Lo había avergonzado por la forma de tratar a su llamada compañera y finalmente el había cedido y había traído un poco de agua tibia y un paño para que pudiera limpiar la ensangrentada piel de Annabeth. Ella había querido tratar de hablar con Jacob para que la dejar ayudar a Annabeth a tomar un baño caliente, pero no había sido capaz de despertar a la pobre chica en el momento. Diana imagino que estaba en estado de shock por la forma en la que el lobo la había tratado. Demonios, ella misma estaba en shock. Ahora que Annabeth estaba despierta tenía miedo de como si mente lidiaría con todo lo que le había sucedido en manos de Jacob.

¿Por qué lo hizo? Annabeth finalmente alzo el rostro y vio a Diana a la cara.

Oh, cariño, ven aquí empujo la silla a la que su pierna estaba esposada más cerca para poder tomar a Annabeth en brazos. Annabeth empezó a llorar en silencio, con el rostro enterrado en el hombro de Diana.

El me hizo beber su sangre y luego tomo la mía. ¿Cómo me querrá Percy ahora? Dijo Annabeth

Él siempre te querrá, Annie. Eres su compañera, suya y solo suya le dijo Diana mientras le frotaba suavemente la espalda.

Todavía me duele. Pensé que se suponía que su sangre me haría sentir mejor le dijo Annabeth.

Diana retrocedió para mirar a Annabeth.

¿En serio? ¿No te sientes ni un poco mejor? Dijo Diana

Annabeth negó con la cabeza.

No, todavía me siento como si estuviera en llamas, ardiendo por dentro. Él no me hizo nada sexual pero me siento tan violada, tan sucia Annabeth cerró los ojos mientras las lágrimas corrían lentamente por su rostro.

En cierto modo, lo que él hizo es más íntimo que el sexo.Dijo Diana

Se supone que sería Percy, Diana. Dios, se supone que sería Percy. No se suponía que fuera así. Dijo Annabeth

Lo sé, cariño. Lo sé. Es mi culpa, Annie ahora Diana estaba llorando. Diana sabía que lo que decía era cierto, era su culpa. Ella había ayudado a este monstruo a poner sus manos en Annabeth. ¿Cómo podía vivir consigo misma? estaba tan enojada con Percy por quitarme a mi hermano, que no quería que fuese feliz, que te tuviera. No pensé que Jacob te haría daño. Pensé que como te quería como su compañera, te trataría reverentemente como lo hacen la mayoría de los hombres con su pareja. Pero tú no eres realmente suya, no estas llevándote su oscuridad y solo está alimentando su locura. Lo siento tanto. Yo hice esto y mereceré cualquier castigo que tu Alfa decida.Dijo Diana

No estoy enojada contigo, Diana. No me queda ninguna emoción para estar molesta. Solo quiero a Percy. Solo quiero a mi compañero Annabeth se echó hacia atrás y se recostó en la silla en la que estaba esposada.

¿Todavía puedes sentirlo a través de su vínculo? le pregunto Diana.

Sí, pero no quiero que sepa lo que paso. ¿Y si el ya no me quiere? ¿Cómo va a querer tocarme alguna vez luego de lo que Jacob me hizo? Dijo Annabeth

Annie escúchame le gruño Diana con firmeza Percy es tu verdadero compañero. No hay nada en este mundo que podría conseguir que el deje de quererte. El nunca dejara de buscarte. Tienes que creer eso. Déjalo entrar, déjalo amarte, esa es la única cosa que te curara emocionalmente y sospecho que solo su sangre te curara físicamente. Dijo Diana

¿Qué pasa si él no me encuentra a tiempo? ¿Y si me muero antes de que pueda darme su sangre?Annabeth pensó que vomitaría ante la idea de no volver a ver a Percy, a sus amigas y familia.

No pases este tiempo separada de él. Alcánzalo a través de tu vinculo. Tienes que saber que el hecho de no dejarlo entrar lo está matando y puedo notar que está matándote a ti.Dijo Diana

La cabeza de Diana giro bruscamente hacia la puerta un segundo antes de que se abriera. Annabeth no pudo evitar el gemido que emitió, pero se armó de valor antes de dejar que el miedo se apoderara de ella. Decidió allí y en ese momento que este idiota no la rompería. No le permitiría quitarle a Percy.

Esta despierta, por fin Jacob la miro ferozmente, el desprecio evidente en su rostro.

Sí, bueno, lamento hacerte espera pero una chica se cansa un poco cuando es atacada. Tendrás que perdonar mi falta de consideración hacia tus sentimientos. gruño ella, sabiendo que no debería provocarlo, pero incapaz de detenerse.

Diana le puso una mano en la pierna, una advertencia silenciosa.

Sí, bueno, como dije, tú me obligaste Annie. Ahora ya sabes. Si presionas, voy a presionar en respuesta, y siempre voy a ganar.Dijo Jacob

Annabeth no respondió, simplemente lo fulmino con la mirada, encontrando su mirada fija sin pestañear.

Jacob se rio entre dientes.

Veo que realmente eres una Alfa, es bueno saberlo. Odiaría que fueses dominada tan fácilmente. ¿Dónde estaría la diversión en eso? Dijo Jacob 

Jacob, te dije antes que si la quieres como una compañera, entonces no lo estás haciendo de la manera correcta intento razonar Diana con él.

Me sentiré mejor una vez que mi compañera ya no lleve las marcas de otro. Hare que le des a Annie un poco de ese calmante, Diana. De esa manera no sentirá demasiado dolor cuando las haya quemado de su cuerpo.Dijo Jacob

Diana jadeo.

No vas a tocarla, Jacob. Moriré antes de que le pongas otra mano encima.Dijo Diana

Oh, no te preocupes, Diana. Eso puede ser arreglado. Pero primero pensé que te gustaría ver esto, dado que me ayudaste y todo eso. ¿no se siente bien saber que el lobo que mato a tu Alfa nunca tendrá a su compañera? pensé que estarías feliz se burló Jacob.



#15264 en Fantasía
#33559 en Novela romántica

En el texto hay: hombres lobo, sangre, ritos

Editado: 17.06.2020

Añadir a la biblioteca


Reportar




Uso de Cookies
Con el fin de proporcionar una mejor experiencia de usuario, recopilamos y utilizamos cookies. Si continúa navegando por nuestro sitio web, acepta la recopilación y el uso de cookies.