Blood Rites (the grey Wolves #2 )

Capítulo 34 Percy XXXIV

Thalia y Piper abordaron el avión privado que Poseidón había alquilado. Thalia silbo mientras la mandíbula de Piper caía abierta ante la vista de semejante lujo.

Piper, me retracto. No solo quiero un hombre lobo con crema batida. Quiero un lobo millonario con crema batida.Dijo Thalia

Está bien, déjame anotar eso por ti ya que pareces pensar que soy tu asistente personal respondió Piper, con tono cortante.

¿Alguna vez has notado que los asistentes comienzan con idioteces? ¿Crees que eso es una coincidencia? Thalia se encogió de hombros mientras levantaba sus cejas a Piper.

¡Oh, como he extrañado a mis dos malhumoradas mejores amigas! dijo Annabeth sarcásticamente mientras abordaba el avión, seguida de cerca por Percy.

Annabeth había comenzado a seguir a Thalia y Piper cuando sintió a Percy tirar de su mano. Volteo para mirarlo.

Déjame revisar el avión antes de que tú y tus amigas vayan a explorarlo él le dio a su mano un rápido apretón y luego camino hacia la parte de atrás del avión. Annabeth noto que había un pequeño vestíbulo que estaba bloqueado desde la parte delantera del avión.

Esta cosa es enorme. ¿A dónde crees que lleva eso? pregunto Piper apuntando en la dirección en la que Percy había desaparecido.

No lo sé, pero pretendo averiguarlo dijo Annabeth a sus amigas con un guiño.

Las tres chicas se sentaron en un lujoso asiento que se extendía a lo largo de un lado del avión. En el lado opuesto del avión había asientos estilo envolvente, dos por fila. Cada juego de dos se enfrentaba a otro y había una pequeña mesa entre cada juego. Annabeth conto tres juegos. A la derecha de ella, en la pared que separaba la parte de atrás del avión de ellos, había un gran televisor pantalla plana y bajo este había un bar con varias bebidas en la vitrina de cristal.

Percy llego y se paró al lado de Annabeth, aparentemente con la inspección terminada. Annabeth, Thalia y Piper observaron mientras los demás comenzaron a a abordar el avión. Sally y Atenea tomaron uno de los juegos de asientos envolventes mientras Poseidón y Grover se sentaron frente a ellas. Annabeth tuvo que pellizcar a Piper cuando ella comenzó a reírse porque Lee había intentado sentarse en el asiento al lado de Thalia, y Luke le gruño algo en rumano al pobre lobo, haciéndolo palidecer y levantarse de un salto tan rápido que parecía que había sido apuñalado en el trasero con un atizador caliente. Thalia actuó como si lo hubiese notado.

Diana se sentó al lado de Jake frente al ahora tembloroso Lee y a un Luke con el ceño fruncido. Percy se estiro y tomo la mano de Annabeth, tirando de ella mientras le indicaba los asientos envolventes para que ellos se sentaran. Annabeth se puso de pie, le hizo señas a Thalia y Piper para que se unieran a ellos en los asientos frente a los otros.

Con todo el mundo con el cinturón de seguridad puesto, el avión comenzó su viaje por la pista, aumentado la velocidad hasta que finalmente Annabeth sintió su estómago caer cuando las ruedas del avión abandonaron el suelo. A medida que el avión se elevaba hacia el cielo Annabeth sentía como si finalmente estuviese escapando de la pesadilla que había vivido el mes pasado. Hasta que el dolor la atravesó de nuevo.

Se inclinó hacia adelante en su asiento, con los brazos envuelto alrededor de su cintura mientras apoyaba la cabeza sobre la mesa delante de ella. Ella escucho voces sobresaltadas, pero no podía distinguirlas. No con el sonido de la sangre precipitándose en sus oídos mientras trataba de no gritar. Había pensado que estaba mejor puesto que había tomado la sangre de Percy, pero Diana tenía razón cuando dijo que le haría falta más de una toma. Sintió que alguien desabrochaba su cinturón de seguridad y luego unos fuertes brazos estaban a su alrededor levantándola. Acurruco su cuerpo en la fuerza que sabía tenía que ser Percy.

Annabeth no abrió los ojos hasta que no lo sintió acostándola en una superficie blanda. No se molestó en mirar a su alrededor, lo único que quería ver eran los ojos de Percy. Ella lo observo mientras se tendía a su lado sin apartar los ojos de los suyos.

Necesitas más sangre, Luna le dijo suavemente.

Annabeth observo mientras el desabrochaba los tres primeros botones de su camisa negra y empujaba hacia atrás el cuello para exponer su garganta. A medida que el dolor continuaba su curso a través de su cuerpo ella apenas registro que sus colmillos se habían alargado en el momento en que Percy desnudo su garganta para ella.

El suavemente envolvió su mano alrededor de su nuca y guio su boca a su piel. Esta vez Annabeth no dudo. Tan pronto como sus dientes se encontraron son su carne la atravesó sin pensarlo. Una vez más la picante esencia de Percy se vertió en ella mientras cerraba las ojos y le daba la bienvenida a su sangre sanadora.

Percy acerco a Annabeth, protegiéndola con su cuerpo mientras tomaba lo que le ofrecía.

Le susurró al oído usando su lengua materna, diciéndole lo mucho que significaba para él y como nunca podría imaginar una vida sin ella. Y cuando le dijo que la amaba sintió su cuerpo temblar en sus brazos. Esta vez ella se apartó por su cuenta y Percy vio las lágrimas rodar por sus mejillas.

¿Por qué lloras, mi amor? pregunto con suavidad.

Sabía que vendrías por mí, pero no sabía si sería la misma persona cuando me encontraras.Dijo Annabeth 

Percy observo cuando ella se movió hacia adelante y sintió su lengua pasar por donde acababa de morderlo. Cuando ella se apartó, vio que sus mejillas estaban ligeramente teñidas de rojo y mientras pasaba las puntas de sus dedos por su rostro sintió el calor de su piel.

Lo siento, había, eh, algo de sangre ella dejo que sus palabras se fueran apagando.

Percy rio entre dientes mientras limpiaba la evidencia de sus lágrimas.



#15234 en Fantasía
#33521 en Novela romántica

En el texto hay: hombres lobo, sangre, ritos

Editado: 17.06.2020

Añadir a la biblioteca


Reportar




Uso de Cookies
Con el fin de proporcionar una mejor experiencia de usuario, recopilamos y utilizamos cookies. Si continúa navegando por nuestro sitio web, acepta la recopilación y el uso de cookies.