Carta para el magnate

Capítulo 3

Deambulando con tranquilidad por el amplio vestíbulo de nuestra universidad, me sentía dichosa. Habían pasado dos días desde mi conversación con el Humanoide, así que incluso había logrado olvidar esas palabras vergonzosas que pronuncié sobre la ausencia de un hombre en mi vida, aunque estaba trabajando arduamente en eso. El deseo de tener una relación con Vadik no se había esfumado. ¡Pero no tenía planes de escribirle más cartas! Santo cielo.

Decidí atraer su atención de otra manera: cambiando mi peinado, usando maquillaje más a menudo y, lo más importante, sonriendo más. Recordé haber leído en una revista para adolescentes hace tiempo que a los chicos les gustan las chicas felices, no las que están enojadas con el mundo. Aunque, incluso en estas últimas, se pueden enamorar.

Por eso hoy, ya que las clases comenzaban un poco más tarde, tuve tiempo suficiente para arreglarme y maquillarme bien para que Vadim se quedara impactado al verme. Me puse un vestido rojo bastante corto y ajustado, botines de tacón moderado y me perfumé. irradiaba positividad por doquier, iluminando todo y a todos con mi sonrisa, y olía increíblemente agradable y dulce.

Así entré al ascensor vacío, dispuesta a subir al séptimo piso, donde tendríamos laboratorio en veinte minutos.

Presioné el botón necesario y, soñadora, miré el reloj, esperando a que las puertas se cerraran. Siempre disfrutaba de la soledad en ese ascensor, admirando mi bonito reflejo en el espejo. Pero hoy el destino decidió castigarme por algo. Justo antes de que se cerraran las puertas, alguien entró en el último momento.

Levanté la vista y... mi radiante sonrisa se convirtió en nerviosismo. Tarnovski me miraba penetrantemente con sus ojos negros.

- ¡Buen día! - revisó los botones para asegurarse de que iba al mismo destino que él, al departamento de cristaloquímica.

- Buen... día.

El Humanoide se paró a mi lado, enfrentando las puertas, y metió una mano en el bolsillo. En la otra mano llevaba un portafolio. Vestía un traje negro, camisa blanca y abrigo. Y pensé, ¿dónde está la chaqueta, Artur Olegovich?

- ¿Cómo va eso de tus sentimientos?

Casi me ahogo del aire al oír lo casual que sonó su pregunta, como si no estuviera hablando de algo secreto y personal, sino de su maldita cristaloquímica.

- Todo perfecto, ya me he resignado. Incluso he empezado a buscar pareja.

¿Y qué más da? Que me deje en paz de una vez con esa carta.

- Excelente.

Después de un breve silencio, Tarnovski habló de nuevo, diciendo algo que casi me provoca una emergencia médica.

- Ese perfume tuyo es maravilloso.

Solté una risita nerviosa. Obviamente, estaba bromeando, o quizás estaba tomando algo ilegal.

- Gracias, fue un regalo de mi ex. Al menos algo bueno salió de eso, porque en la cama, ya sabes...

Dándome cuenta de que estaba hablando demasiado, cerré la boca y me juré a mí misma que no volvería a abrirla si el Humanoide estaba cerca.

- Lamento escuchar eso.

"Oh, seguro que eres completamente lo opuesto a él".

¡Madre mía, Solomiya, en qué estás pensando!

Las puertas del ascensor se abrieron lentamente, permitiéndonos salir. Pero mis pies parecían pegados al suelo. El Humanoide sacó la mano del bolsillo y señaló la salida. ¡Qué caballero!

Forzándome a alejarme del suelo, salí. Me sentía incómoda con él detrás de mí. Era como si estuviera perforando un agujero en mi espalda con su mirada. Pero, desde luego, no esperaría por él. Solo caminé hacia el laboratorio, pretendiendo que mis rodillas no temblaban en absoluto.

- ¡Solomiya!

Algo me decía que no me dejaría en paz tan fácilmente.

- Sí - me detuve y me giré hacia él.

- Tienes que hacer un trabajo de curso en cristaloquímica el próximo semestre. Puedo aceptar un estudiante más. Estoy satisfecho con tu rendimiento académico, así que te invito a elegirme con confianza.

Incluso abrí un poco la boca, a punto de soltar otra risa nerviosa. Dios mío, ¡qué ego tan grande tiene este hombre! Parece una simple proposición, pero cada palabra rebosa de vanidad. ¡Cómo si me diera permiso!

¿Y qué importa que ya me haya inscrito con Milavska? Una señora de mediana edad muy agradable que trata muy bien a las chicas. Pero, por otro lado, probablemente no aceptaría un no por respuesta, y eso solo me perjudicaría a mí.

- Ehm... Lo pensaré - Mi vista cayó sobre su pecho cubierto por la camisa blanca. Me pregunto si tendrá vello allí. Nunca he tenido un novio con...

- Piénsalo bien, la oferta no durará para siempre. Más de veinte personas están interesadas en este lugar.

¡Vaya! ¿Es posible que haya tantos masoquistas en mi curso?

Y, ¿por qué su expresión de repente se tornó tan siniestra? Un escalofrío desagradable recorrió mi espalda. Parece que el Humanoide realmente no tolera que le rechacen...

- Realmente... ya me... he comprometido con Lidia Mijáilovna... Y usted sabe lo dulce que es. No quiero ofenderla...

Tarnovski no dijo nada. Solo me lanzó esa mirada asesina y se fue por el corredor. Y sentí un dolor en el estómago por los nervios. Ay, si no fuera por el laboratorio, huiría de aquí y ahogaría mi estrés en un pastel de crema. Con cacao. Con tres cucharadas de azúcar.Llegando primera al laboratorio, me puse la bata y me senté frente a la puerta, cruzando una pierna sobre la otra (para atraer a Vadik). Saqué de mi bolsa una novela romántica para adultos y la abrí en la página correcta. Me sumergí tanto en la lectura que no me di cuenta cuando Vadik apareció en el laboratorio.




Reportar suscripción




Uso de Cookies
Con el fin de proporcionar una mejor experiencia de usuario, recopilamos y utilizamos cookies. Si continúa navegando por nuestro sitio web, acepta la recopilación y el uso de cookies.