Carta para el magnate

Capítulo 5

Regresando a la residencia estudiantil, aún estaba en shock por mi encuentro con Tarnovsky. Por las cosas que dije sin pensar, lo que él había dicho y la manera en que me sentí cuando tomó mi mano. Demasiado para un solo día.

Lina estaba acostada en su cama, leyendo apuntes. Como había tenido laboratorio por la mañana en su subgrupo, incluso había tenido la oportunidad de tomar una siesta después. Al verme, dejó su cuaderno a un lado y se sentó.

– Te veo asustada. ¿Vadim te plantó?

– Peor. Tropecé y caí justo delante de Tarnovsky.

– ¡Jeje! ¿Dónde encontraste a nuestro Humanoid?

– En su propia oficina…

Le conté a mi amiga sobre mi caída vergonzosa y mi lengua descontrolada, sin revelar lo que sentí con su tacto. Lina soltó una risita y luego volvió a sus apuntes. Algún tiempo después, yo también me puse a estudiar. Tenía que conocer la cristaloquímica a la perfección.

Estuve haciendo tareas hasta tarde, con una sensación de que algo estaba por suceder.

Y sucedió. Al día siguiente, en lugar de Yevgeny Stepanovich, Tarnovsky entró al aula.

Esperaba que solo pasara un instante, para llamar a Vadim o a cualquier otro (excepto a mí), pero el Humanoid anunció con absoluta calma que nuestro profesor estaba enfermo y que él venía en su lugar. Sentirme incómoda era poco decir. Sin embargo, afortunadamente, ni siquiera me miró.

La clase práctica con él fue interesante. Discutimos sistemas cristalográficos y no fue aburrido como de costumbre. Tarnovsky, pese a su inhumana falta de emoción, tenía la habilidad de crear un clima de competencia tan atrapante que me empujaba a querer responder siempre sus preguntas.

Aunque a nadie le puso la nota máxima, lo que indignó a muchos compañeros. Su severidad me entristeció un poco, pero por alguna razón aceptaba su postura.

– Adamovich y Pasichnik, por favor, quédense – ordenó Tarnovsky al final de la clase, sin mirarnos siquiera. Vadik y yo, nos sentamos juntos en la primera fila frente a su escritorio. Crucé mis manos con decoro, como si estuviera en primer grado.

– Habrá una conferencia el martes y ustedes deben asistir.

De nuevo nos ponía ante un hecho, aunque justo ese martes había planeado dormir bien antes de clases que empezaban más tarde. Pero, ¿a quién le importa la opinión de los estudiantes cuando a Tarnovsky se le antoja?

– Muy bien.

– Perfecto, – respondimos simultáneamente.

– También quiero advertirles que no habrá concesiones para nadie. Ustedes, como todos los demás, obtendrán lo que merezcan con su propio esfuerzo.

Mirándonos alternativamente a mí y a Vadim, Tarnovsky nos aplastaba con su autoridad. Y con su mirada nos fulminaba, dejándonos claro que éramos insignificantes.

Demasiado intimidados para hablar, simplemente asentíamos a cada frase.

– Tienen que escoger temas de la lista que les he dado, – nos entregó una hoja, por alguna razón una sola para ambos, pero eso me alegraba – más razones para estar en contacto con Vadim – para la próxima conferencia.

– Pero… – comencé a objetar, pero con una mirada, me hizo querer desaparecer en lugar de abrir la boca.

– Hable – ordenó, mientras me devoraba con la mirada.

– Nuestra tesis es solo para el próximo... semestre – las últimas palabras apenas escaparon de mis labios, tan incómoda me sentía bajo su escrutinio.

– ¿Y qué? Si piensas que puedes manejarlo en cinco meses y medio, debo decepcionarte, Solomiya, la tesis debe ser perfecta, de lo contrario, será insatisfactoria.

No me quedó más opción que asentir sumisamente, bajando la mirada.

– ¿Alguna otra pregunta? – su voz resonó como un trueno, helando mi alma.

– No.

– No, – respondimos juntos de nuevo.

– Entonces, Vadim, déjanos solos.

Casi me daba miedo moverme, todo dentro de mí estaba paralizado, excepto mi corazón desbocado.

Sin embargo, tan pronto como Vadim cerró la puerta, Tarnovsky de repente se suavizó. Ni siquiera había hablado aún, pero el aire ya no estaba tan cargado de testosterona.

– Te sugiero que elijas las propiedades del grafeno.

– Pero hay muy poca información sobre este tema, – no entendía su punto.

– Sin embargo, nadie ha abordado este tema en nuestra universidad.

Lo consideré. Si realmente era así, era una excelente oportunidad para destacar. Pero, ¿dónde encontrar la literatura?

Como si leyera mis pensamientos, Tarnovsky colocó otra hoja frente a mí, esta vez escrita a mano. Había una lista bastante extensa de literatura, aunque en inglés. No quería ni pensar en lo difícil y tedioso que sería el trabajo. Preferiría admirar su escritura perfecta, clara y legible todo el día.

– Estás estudiando diligentemente un idioma extranjero, ¿no es así?

– Sí, sí.

Así será. ¿Qué otra opción tengo? Me asfixiaría sin siquiera tocarme si me niego.

– Entonces, ¡te deseo éxito!

– ¡Gracias! ¡Hasta la próxima!

Al salir de la oficina, como siempre, reflexioné sobre la conversación. Y llegué a una conclusión para mí misma: el Humanoid era diferente conmigo. Más suave. Y dejé de temerle tan pronto como Vadim se fue.¿Qué significaba todo esto? ¿Acaso… esa carta lo había afectado tanto?




Reportar suscripción




Uso de Cookies
Con el fin de proporcionar una mejor experiencia de usuario, recopilamos y utilizamos cookies. Si continúa navegando por nuestro sitio web, acepta la recopilación y el uso de cookies.