Carta para el magnate

Capítulo 6

Detestaba esas interminables conferencias. Era una cosa sentarse hora y media y otra distinta torturarse durante al menos tres horas seguidas en un auditorio sofocante, incluso con un breve descanso. Y no intentes faltar, el Humanoid sin duda lo notaría, pues ya me había “señalado” entre todos los demás.

Llegué casi al último momento y tomé asiento en las primeras filas, cerca de un anciano profesor cuyo apellido no lograba recordar.

Miré a mi alrededor y vi a Vadim sentado al fondo con su amigo. Ay, ¿por qué no había acordado sentarme con él desde ayer?

Me sentía aburrida, a pesar de que la información se presentaba de manera novedosa, diferente a lo que nos enseñaban en clase. Mientras escuchaba sobre geoquímica cristalina, dibujaba corazoncitos en mi cuaderno, soñando con irme de ahí lo más pronto posible. Solo el temible y autoritario "deber" de Tarnovsky me mantenía ahí.

Después de cerca de hora y media, ya estaba dispuesta a lamentarme de la desesperación.

Anhelaba un té caliente. Y un pastel de queso delicioso del comedor. El más jugoso.

Suspirando profundo, levanté la vista y me percaté de que Tarnovsky había comenzado su charla. Me puse tensa, consciente de que debía memorizar cada palabra. Mejor aún, grabarlas con un dictáfono.

– Buenas tardes, distinguidos asistentes. Hoy hablaremos un poco sobre el análisis estructural por rayos X…

Él hablaba con tanta confianza, que hasta sentí una pizca de envidia. Por lo general, frente a una gran multitud, solía enredarme con las palabras, decir algo inapropiado o simplemente quedarme en blanco y callar unos segundos. Sin embargo, él parecía haber nacido para hablar frente al público.

De repente, nuestras miradas se cruzaron y el Humanoid me saludó con un gesto. Respondí para no parecer grosera.

Siguió mirándome mientras hablaba. Un minuto. Dos. Cinco. A los quince, ya me sentía incómoda. Incluso me deslicé debajo de la mesa y cubrí parte de mi rostro con el cuello de mi suéter, pero de nada sirvió. Tarnovsky me miraba como si estuviera hablándome solo a mí. Por un instante, incluso pensé que estábamos solos y esa enorme sala era en realidad demasiado pequeña para los dos.

No dejó de mirarme hasta el final de su presentación. Solo se distrajo cuando la audiencia comenzó a hacer preguntas. Después de varias respuestas, volvió a mirarme, deteniendo su mirada en mí. Esperaba. Esperaba que yo también le preguntara algo. Y, por lo visto, era obligatorio.

Con timidez levanté la mano y me puse de pie con las piernas adormecidas y nerviosa.

Para ser honesta, no había prestado atención a su charla. Parecía que no había nada nuevo, pero al mismo tiempo había algo desconocido para mí. Y todo por esos malditos ojos suyos que me habían escogido como su "víctima". Bajo esa mirada, mi cerebro no lograba comprender nada.

La pregunta tenía que ser original, diferente a las demás y sorprenderlo. No tenía idea de qué decir, pero tampoco podía quedarme callada.

– No es ningún secreto que... que tienes tu propio laboratorio. Así que... supongo... ¿realizas tus investigaciones allí?

– Gracias por la pregunta, – asintió y desvió la mirada. Aunque deseaba con todo mi corazón que lo hiciera, al mismo tiempo me di cuenta de que no había impresionado a Tarnovsky. Fracasé. – No, mi laboratorio independiente lleva a cabo investigaciones en una dirección completamente diferente. Lástima que no lo sepas.

No me senté, caí en la silla cubriéndome la cara con las manos.

Él no me lo perdonaría. Jamás.

Me sentí tan abatida que ni siquiera esperé a que terminara esa maldita conferencia. En cuanto Tarnovsky terminó de responder las preguntas, salí discretamente del auditorio y me arrastré hacia el albergue. Era consciente de que no debía perderme las clases programadas después de la conferencia, pero definitivamente no quería pensar en estudiar ahora.

Por eso, en cuanto Lina regresó de sus clases, la convencí de salir a despejarnos. Decidimos curar las heridas en una discoteca cercana al albergue.

Me arreglé como si fuera a encontrarme con mi alma gemela (¡en una discoteca! ja). Me puse un vestido corto y ajustado de color rojo sangre sin tirantes, botas de gamuza negras altas. Rizé un poco mi cabello castaño oscuro para que cayera en ondas bonitas sobre mi espalda y hombros. El maquillaje lo hice discreto, solo para resaltar mis bonitos ojos azules y ocultar las ojeras. En realidad, eso último lo hacía todos los días, ya que dormía poco debido a los estudios. Me apliqué brillo en los labios, siempre me pareció más sensual que un lápiz labial común.

– Si te viera el Humanoid, – comentó Lina sobre mi aspecto – se le saldrían los ojos y la lengua se le caería.

– No me hables de Tarnovsky – negué con la cabeza –, mejor que me vea así Vadim.

– Bueno, a menos que no pases la noche en casa y luego llegues a la universidad con esa ropa.

– De eso nada, – murmuré – La primera clase es con Humanoid.

Al salir del albergue, caminamos por la calle.

– Menos mal que hoy en la portería no está Semenovna. La tía Manya nos dejará entrar a cualquier hora. Tal vez incluso podamos dormir un poco.

– O tal vez no, – dije sonriendo, insinuando que deberíamos divertirnos a lo grande.

Sin embargo, no resultó ser una buena noche. Tan pronto como entramos, vi al Humanoid, que frunciendo el ceño, nos observaba desde la distancia. Nos miraba como si le hubiera arruinado la vida simplemente por venir a relajarme.




Reportar suscripción




Uso de Cookies
Con el fin de proporcionar una mejor experiencia de usuario, recopilamos y utilizamos cookies. Si continúa navegando por nuestro sitio web, acepta la recopilación y el uso de cookies.