Carta para el magnate

Capítulo 7

Estaba sentado en una mesa con otros dos hombres, cuyos rostros no llegué a ver. Desvié la mirada, pero su imagen permanecía frente a mí. Camiseta negra. Una mano sujetaba un vaso y la otra simplemente descansaba sobre la mesa. Llevaba un reloj en la muñeca. Esa mirada particular que me aterraba profundamente.

"¡Dios mío! ¿No será un Humanoid?", me gritó Lina al oído mientras íbamos hacia el bar. Menos mal que solo yo pude escucharla a través del estruendo de la música. "Amiga, parece que el destino te tiene preparado algo".

"Ah sí, y mala suerte", le grité de vuelta, subiéndome a la silla del bar.

Pedimos unos cócteles y comenzamos a beberlos lentamente. Ya no tenía ganas de divertirme. La música me parecía demasiado fuerte y la bebida insípida, como si el barman la hubiese diluido con agua.

"¡Por Dios, has visto cómo le queda esa camiseta! Y por qué oculta esos hombros bajo camisas. Yo a él... Se está fijando en nosotras...", dijo Lina entre risas nerviosas y luego asintió. "Soly, si alguna vez lo ves sin esa camiseta, tendrás que contarme cómo se siente al tacto. ¡Ay, y allí están con él otros dos guapos! Parecen sus hermanos".

Hacía esfuerzos por no mirar hacia su mesa. Podía imaginar cómo le quedaba esa camiseta, pero trataba de apartar esos pensamientos.

Sin embargo, apenas mi amiga mencionó a los supuestos hermanos, mis ojos se elevaron involuntariamente y, como para contradecirme, encontraron a los de Tarnovsky. Todavía sentía vergüenza y malestar por la pregunta que había hecho sobre el laboratorio, así que toda esta situación solo me tensaba más. Ahora Humanoid no lucía tan sombrío, pero aún así su presencia me asfixiaba. De repente, los otros dos hombres que se parecían a Tarnovsky también me miraron. Fue entonces cuando no pude más y desvié la vista.

"Y el que está sentado más cerca de nosotras no está nada mal", dijo Lina levantando la mano y saludando con los dedos. "Un encanto. Como una mejor versión de nuestro Humanoid que incluso sabe sonreír".

"¡Deja de mirarlos! ¡Lo que faltaba es que vinieran hacia aquí!", le dije.

"Estás perdiendo el tiempo evitándolo. Creo que en el fondo no es tan Humanoid. Es solo una imagen para que los estudiantes no se relajen demasiado".

Me encogí de hombros sin responder. Me sentía mal.

Probablemente, si hubiera enviado esa pregunta por carta, no me hubiera preocupado tanto. Y si lo hubiera hecho, sería más por las calificaciones que por otra cosa...

Dejé de pensar en Humanoid. ¿Qué importancia tenía ahora para mí? Fuera de la universidad, ambos éramos libres. Podíamos ir al club o encontrarnos con sus gemelos si queríamos.

"¡Oh, ya se están yendo!", anunció mi amiga, que seguía mirando descaradamente.

"Solo ignóralos y mira al barman", le dije tirando de su brazo.

A regañadientes, Lina finalmente obedeció. Tenía una expresión agria y giraba su vaso lentamente.

Sentía como si a pesar de todo él continuara mirándome fijamente, haciendo que se me erizara la nuca.

"¿Y si quieren acercarse? ¿Y si no puedo advertirte a tiempo?", seguía Lina.

"Mejor no hubiéramos venido aquí", dije cerrando los ojos y negando con la cabeza. La sensación en mi nuca se intensificaba a cada segundo. Apreté el vaso y contuve la respiración.

No estaba equivocada. Apoyando la mano en la barra, muy cerca de la mía, Tarnovsky se inclinó hacia mi oído.

"Falta a una clase más y estás acabada".

La piel de mi cuello, que su aliento había rozado, se quemó con fuego. De repente, me sentí tan sofocada que me mareé.

Él estaba demasiado cerca. Peligrosamente cerca. Mi corazón latía a una velocidad frenética como nunca antes.

No sé cuánto tiempo pasó antes de que se alejara. Me pareció una eternidad.

Sabía que se había ido, pero aún así no podía moverme. Simplemente respiré hondo y sentí el fuerte aroma de su perfume masculino, que una vez más provocaba ese cosquilleo en mi pecho. Agradable, punzante y completamente fuera de mi control.

"Hey, Soly, ¿qué te dijo?", me sacudió Lina tratando de bajarme de las nubes.

"¿Qué?"

"Pregunto, ¿qué fue lo que te soltó?"

"Dijo que me quería", saqué la pajita y acabé los restos de mi bebida de dos tragos.

"¿En serio?", los ojos de mi amiga estaban del tamaño de una pequeña papa.

"No. Solo me advirtió que si no voy a su clase, tendría problemas".

"¡Vaya amenaza!", comentó mi amiga, y estuve de acuerdo.

No nos quedamos mucho tiempo en el club. Las ganas de divertirnos desaparecieron.




Reportar suscripción




Uso de Cookies
Con el fin de proporcionar una mejor experiencia de usuario, recopilamos y utilizamos cookies. Si continúa navegando por nuestro sitio web, acepta la recopilación y el uso de cookies.