Carta para el magnate

Capítulo 11

Estaba enfadada. No solo había estado en una cafetería hasta las cuatro, sino que cuando fui a su oficina, Tarnovsky no estaba allí. Tenía tantas ganas de reñirle por eso. Decidí esperar unos diez minutos; si no volvía, simplemente me marcharía a casa. ¿Por qué tenía que quedarme aquí todo el día?

Pero él llegó. Lucía muy serio, pensativo y tremendamente atractivo. Lo único que podía pensar en ese momento era ¿por qué diablos este hombre era mi profesor?

– Buenas tardes, de nuevo – dijo al saludar, empezó a abrir la puerta y luego me invitó a entrar primero.

La silla desafortunada cerca de la entrada de la oficina ya no estaba. Me detuve en medio de la oficina, esperando a que el Humanoid se quitara el abrigo y lo colgara.

– Tome asiento.

Bueno, al menos no parecía querer retenerme mucho tiempo, si no me había pedido que me desvistiera también. Me senté obedientemente en el borde de la silla junto a su escritorio y fijé la vista en mis manos, sosteniendo la bolsa.

– Solomiya – comenzó, sentándose frente a mí – si necesita algo de ayuda…

– No quiero hablar de ello – lo interrumpí rápidamente, colorándome hasta las puntas del cabello.

Él guardó silencio por un tiempo, haciendo que me sintiera nerviosa. ¿Por qué no podía abrirse la tierra y tragarme?

– Esa mujer…

– No, Artur Olegovich, lo siento, pero eso no tiene nada que ver con mis estudios, así que no tengo por qué escucharle.

– ¿Cómo va el trabajo de su proyecto de curso?

¡Eso era aún mejor! Si hubiera sabido que era tan pesado, jamás habría accedido a todo esto.

– Bien, ya tengo algunas páginas. Solo que no he podido encontrar un libro. No está en nuestra biblioteca, ni en venta; aún lo estoy buscando.

– Yo se lo daré – prometió sin siquiera preguntar el título.

– ¿Es todo lo que quería aclarar? – lo miré por un instante y me sentí como si me hubieran echado agua hirviendo, él no apartaba la vista de mí. – Porque tengo un montón de tareas por hacer.

– Es viernes – insinuó, sugiriendo que el fin de semana estaba cerca.

– Así podré hacer todo a tiempo. Y todavía tengo mi proyecto de curso, por si lo olvidó.

Pero no parecía tener prisa por dejarme ir. Con esos ojos negros, haciéndome sentir avergonzada, permaneció en silencio durante un minuto o dos, hasta que volvió a hablar.

– Solomiya, tengo una petición inusual para usted...

Todo mi cuerpo se tensó, esperando escuchar algo... inusual. Miré a Tarnovsky, pero él desvió la mirada hacia la mesa. ¿Algo nuevo? ¿Miedo? ¿Inseguridad? ¿Emociones?

– No sé qué quiere proponer, pero yo no soy de esas.

Después de soltar otra tontería, me sonrojé aún más. Cuántas veces me prometí mantener la compostura en su presencia, pero no... Mi lengua descontrolada, siempre lista para condenarme. Cuando Lina se entere de esta frase, seguramente sentirá vergüenza ajena.

Sin embargo, parece que el Humanoid lo tomó bien.

– No hay nada que exceda los límites de la decencia.

No pude evitar reírme nerviosamente. ¿Por qué no podía simplemente decirme lo que quería?

– Disculpe, ahora mismo me siento muy incómoda.

– Está bien, olvídalo – aceptó demasiado fácilmente, como si esperara esa respuesta de mí. – Eso es todo lo que quería decirle.

– Pero...

La curiosidad me estaba matando. No podía salir de esa oficina sin averiguar qué quería de mí.

– No, es realmente algo demasiado personal y no tiene nada que ver con los estudios, así que le deseo un buen fin de semana.

Tomó el ratón de la computadora y comenzó a mirar la pantalla, haciendo clic de vez en cuando. Y yo seguí sentada, observándolo sigilosamente.

– No se irá de aquí así como así, ¿verdad? – preguntó sin apartar la vista de la pantalla.

– No me iré – asentí, mirándolo con valentía a la cara, esperando encontrar al menos alguna emoción triste. Pero fue inútil, él era inaccesible.

– Quiero que me acompañe a un evento mañana.

¡Dios mío! Seguramente había muerto y estaba en el infierno; de lo contrario, ¿cómo explicar todo esto?

Ni siquiera me di cuenta de cuándo volvió a mirarme. No había emociones en sus oscuros ojos, pero de alguna manera sentí que Tarnovsky estaba nervioso.

Dios, ¿por qué tenía qué ser así? No era un "acompañéme, por favor", sino un "yo quiero".

– ¿Y su prometida? – pregunté lo primero que se me vino a la cabeza.

– Me engañó.

¡No había ni una sola emoción en su cara! Ni una pizca. Me miraba a los ojos tranquilamente, como si no hablara de una persona cercana, su amada, sino de alguien a quien apenas conocía.

– ¿Qué obtendré a cambio?

¿Qué ganaría? Después de todo, ¿cómo iba a hacer todo eso solo por gratitud? Si se trata de soportar al Humanoid, que no habla de cristaloquímica...

– La calificación más alta en el examen.

¡Vaya! Esto era algo que ni siquiera se podía soñar. Pero, como siempre, mi lengua fue más rápida que mi cerebro.– Y la tesis.

– ¡Ni lo sueñes!

– ¡Trato hecho!

No podía dejar pasar una oferta así.
 




Reportar suscripción




Uso de Cookies
Con el fin de proporcionar una mejor experiencia de usuario, recopilamos y utilizamos cookies. Si continúa navegando por nuestro sitio web, acepta la recopilación y el uso de cookies.