Carta para el magnate

Capítulo 14

Se escuchó el pitido del interfono y el profesor abrió la puerta, permitiéndome pasar primero.

Mi sexto sentido me decía que sería mejor dar media vuelta y escapar mientras pudiera. Pero mi corazón anhelaba esa nota fácil, así que una vez más puse mi mano en el codo de Humanoide, tan pronto como él entró.

Diciendo hola a la adorable anciana que se encontraba en la recepción, Humanoide me llevó al ascensor y presionó el botón de llamada.-No hay razón para preocuparte. Nadie te hará daño mientras yo esté contigo.

¿Por qué tenía que decir tal cosa? Lo único que faltaba para mi plena felicidad era que decidiera...

-... y vamos a tutearnos, -declaró inesperadamente, algo en lo que ni siquiera había pensado.

-¿Pero solo por esta noche? -pregunté con una intención más amenazadora que inquisitiva desde mi parte.

-Claro.

Sus palabras no me tranquilizaron. Por algún motivo, empecé a ponerme nerviosa.

Las puertas del ascensor se abrieron y entramos. El profesor presionó el botón del séptimo piso y el ascensor comenzó a subir suavemente.

-¿Podrías dejar de morderte los labios?

Al principio no me di cuenta de que se dirigía a mí. Miré su perfil, que estaba relajadamente observando la puerta, para asegurarme de que no estaba llamando a alguien con su teléfono.

-¿Estás... hablándome a mí?

-¿Ves a alguien más aquí? -el profesor se dio la vuelta hacia mí y me miró a los ojos como si pudiera ver dentro de mi alma-. Y habíamos quedado en tutearnos.

Después de esa mirada intensa, ya me había olvidado de su petición anterior.

-Por favor, deja de morderte los labios.

Es cierto. Los labios. Los solté inmediatamente y aparté la vista. Mi cerebro simplemente no podía funcionar correctamente cerca de él. ¿Cómo iba a sobrevivir la noche?

Las puertas del ascensor se abrieron y salimos.

-¿Vives aquí?

-No, aquí vive mi hermano.

-Ah, el hermano.

¿Por qué me estaba comportando como una entrometida? ¿Por qué no podía mantener la boca cerrada?

Al llegar al apartamento número treinta y nueve, él tocó el timbre, se colocó frente a mí y, tomándome de los hombros, me miró seriamente a los ojos.

-No es necesario que te preocupes. Simplemente sé tú misma. Estoy aquí, Solomía. Allí, -señaló la puerta-, vive el hermano de mi ex prometida. Es para él esta farsa. Lo lograrás.

-Ajá, -asentí insegura, sintiendo cómo sus palabras se desvanecían de mi mente. ¡Esos ojos!

De repente, la puerta se abrió liberando música bastante alta. En el umbral había un hombre que le gustaba a mi amiga.

-Pasen, llegaron justo a tiempo. -sonrió amablemente, mirándome de tal manera que me sentí avergonzada. ¿Cómo pueden dos hermanos ser tan similares y al mismo tiempo tan diferentes? -Soy Artem.

Aún con una sonrisa radiante, me tendió la mano.

-Solomía, -la estreché y asentí con la cabeza.

-Un hermoso nombre.

Artem continuó desconcertándome con su mirada. Incluso el profesor nunca me había mirado así a los ojos -con una admiración tan evidente y una sonrisa encantadora en su rostro.

-Basta, -Tarnovski tomó mi mano y la colocó en su codo-. No vas a seducir a mis estudiantes. Encuentra a alguien de tu edad.

El profesor me ayudó a quitarme el abrigo y se despojó del suyo.

-Él es un aburrido, -Artem arrugó la nariz en broma y luego dijo a su hermano: -Vamos, quiero ver sus caras cuando aparezcas y no sea con Ruslana. Ja.

Ruslana. Así que ella realmente existe. En algún lugar, ella está caminando y traicionándolo. O mordiéndose los codos de arrepentimiento. Yo, por ejemplo, no iría con otro si tuviera un hombre así...

-No menciones su nombre delante de mí, -pidió el profesor sin emoción, caminando hacia el fondo del pasillo seguido por su hermano y llevándome consigo.

-No lo haré.

Caminamos por el pasillo hasta casi llegar al lugar de donde provenía la música.

-Entonces, él sabe que nosotros no...

-No me trates de usted, Solomía, o suspenderás el examen. Y sí, Artem está al tanto.

-Entendido, no trataré de usted.

Tan pronto como llegamos a una sala bastante grande, más de diez pares de ojos se fijaron en nosotros de inmediato. Me quedé inmóvil y me aferré a la manga de la camisa de Tarnovski.

Todos eran mayores que yo. Seis mujeres y cinco hombres, sin contar a Artem.

¿Y cuál de ellos era el hermano de Ruslana? Por su expresión insatisfecha, debía ser aquel tercer hombre que estaba con el profesor en el club. Un poco mayor, pero no se parecía en nada a los Tarnovski, aunque también tenía cabello oscuro. Sentado en el sofá, me miraba sombríamente y sentía un escalofrío en la piel.

-Conozcan a Solomía, mi novia, -anunció el profesor mientras Artem bajaba un poco el volumen en su sofisticado equipo de música.

-¿Qué demonios, Arturo? -el hermano de Ruslana se puso de pie y se acercó a nosotros, plantándose con las manos en la cadera. Tenía una expresión tan hostil que incluso dudé si el profesor recibiría un golpe en ese momento.

-¿Hay algún problema?

-¿Dónde está Ruslana? ¿Por qué no estás con ella sino con esta...? -me midió con la mirada y se acercó a Tarnovski-. ...niña?

Me asusté. Imágenes del pasado acudieron a mi memoria, cuando los "compañeros de copas" de mi padrastro venían a casa, se emborrachaban y resolvían sus disputas a golpes. En esos días solía colocar un cómoda detrás de la puerta para que nadie pudiera entrar en mi habitación. Aunque nadie realmente lo intentaba, yo todavía tenía miedo, escuchando sus gritos y el sonido de la vajilla al romperse. Siempre temblaba, cubriéndome con una manta.

Y ahora, deseaba huir y encerrarme detrás de una puerta masiva. O mejor aún, regresar al dormitorio, donde Lina, que destrozaría a cualquiera que se atreviera a ofenderme, me estaría esperando.




Reportar suscripción




Uso de Cookies
Con el fin de proporcionar una mejor experiencia de usuario, recopilamos y utilizamos cookies. Si continúa navegando por nuestro sitio web, acepta la recopilación y el uso de cookies.