Carta para el magnate

Capítulo 16

Mientras todos hablaban de un tal hombre, yo me aburría. Observaba la habitación, escuchaba la música y comía deliciosos canapés con queso azul y salmón rojo, terminándome el champán. Artem, como buen anfitrión, inmediatamente quiso rellenar mi copa, pero el Humanoide se la arrebató con destreza y la puso al otro lado de la mesa. Ese gesto no pasó desapercibido. Todos notaron cómo Tarnovsky decidió avergonzarme. Janina, que acababa de entrar, me miraba con un odio desmedido, lo que me hizo sentir mal. ¿Dónde me había metido? ¿Cómo iba a terminar todo esto?

Janina se encargará de Soliya, pensé, en algún lugar cerca de la universidad. Por un hombre que ni siquiera es el mío.

– Artur, Nazar pidió que fueras a verlo; quiere hablar contigo – anunció Janina, sentándose junto a Artem y uniéndose a la conversación general sin esperar respuesta de Tarnovsky.

– Artem, cuida de ella. Volveré enseguida – dijo Tarnovsky, acariciando el dorso de mi mano antes de irse. Lo miré irse, sin aliento, sin entender por qué me tocaba. ¿Quería demostrarle a todos que estábamos juntos o simplemente lo deseaba?

Si era lo segundo, entonces…

– Toma – me pusieron una copa en la mano –, necesitas relajarte un poco.

Chocamos las copas y el hombre tomó un par de sorbos. El hermano menor de Tarnovsky parecía tan amable que toda la tensión de mi cuerpo se disipó.

Después de tomar un sorbo, recuperé mi respiración aunque mi corazón seguía latiendo muy rápido.

– Odio esta bebida – dijo Artem, dando otro sorbo mientras giraba la copa en sus manos –, pero a Artur no le gusta que beba algo más fuerte.

A pesar de que sus palabras me sorprendieron, solo asentí, sin querer meterme en sus asuntos familiares. Ya tenía bastantes problemas propios.

– Tienen un bonito apartamento – dije más tarde, tratando de hacer un cumplido. Pero, por alguna razón, a Artem le dio un ataque de tos con mis palabras.

– Oh, no-no – dijo en voz baja, acercándose a mi oído –, tú jugarás a los juegos de rol de "profesor y alumna" con mi hermanito, pero a mí me puedes tratar de tú. No quiero sentirme como un viejo a los treinta años.

Me puse roja como un tomate. No sabía si era por los juegos de rol, por cómo me había dirigido a Artem o por que ni siquiera había felicitado al cumpleañero...

– Lo siento, yo… Mejor tarde que nunca. Feliz cumpleaños. Que la vida te traiga felicidad.

Nunca fui buena con los brindis o felicitaciones, pero esta vez, pensé que no estuvo mal.

– Oh, no te preocupes, no tengo tiempo para aburrirme – me guiñó un ojo antes de terminarse su espumoso y añadir –, vuelvo en un minuto.

No bien se había ido, la viperina (ja, apodo perfecto para la rubia) me lanzó una mirada punzante.

– ¿Cuánto te pagó?

Me sentí mal de repente. Seguro que soy una pésima actriz, ni siquiera digna de una calificación en cristaloquímica.

Yanina sonreía, pero sus ojos ardían de odio. Todos callaban, esperando mi respuesta. Nadie intentó detener esa conversación.

¿A dónde diablos me había llevado?

– ¿Qué? – fingí indignación.

– Eres una escort, ¿no es así? Artur es demasiado correcto para tener algo con dos al mismo tiempo. Entonces, ¿cuánto cuesta una velada con una joven hermosa esta noche? ¿O te contrataron para toda la noche?

Mis manos temblaban y un nudo doloroso se formaba en mi garganta. Quería irme de allí. No responder, solo irme. Y antes, tirarle el champán a la cara. Directamente en sus ojos enloquecidos.

Pero me detuvieron.

– Yanina, cállate.

Un tono extremadamente frío y amenazante que nunca había escuchado antes. Ni siquiera en clase cuando los estudiantes interrumpían la lección. En esos casos, solo les pedía que se retiraran.

Pero ahora Tarnovsky parecía una tormenta que se acercaba en el horizonte. Estaba de pie en la entrada, con los brazos cruzados sobre el pecho, y mirando a la mujer con una mirada mortal. Sus ojos se oscurecieron y sus pómulos se tiñeron de enojo.

Yanina miraba sus manos, perfectamente colocadas en su regazo.

– Soliya es mi chica.

– Nunca te gustaron las chicas demasiado ingenuas, por eso pensé...

– Pide disculpas - cortó Tarnovsky sin dejarle terminar.

Con la boca abierta de sorpresa, Yanina aún así miró al Humanoide, quizás esperando que todo fuera una broma.

– Lo siento.

– ¡No a mí, Yanina!

Después de lanzarme una mirada asesina, la amiga de Tarnovsky murmuró una disculpa y, levantándose, se fue hacia la salida. Pero el profesor le bloqueó el paso con su brazo.

– ¡No te atrevas! – dijo amenazadoramente, mirándola a los ojos. Y no entendí a qué se refería con eso...

– ¡Vas a venir gateando a mis pies! – empujando su mano, Yanina desapareció en el corredor, y unos segundos después se escuchó el portazo.

¿Había hablado hoy sobre situaciones incómodas? Esta las superaba a todas.

Me sentí fuera de lugar entre toda esa gente, además tenía un dolor de cabeza terrible.

La gota que colmó el vaso fue Tarnovsky quitándome la copa de la mano.

– Aburrido – comentó el hermano menor de Tarnovsky, que se había acercado.

– ¿Por qué la dejaste sola, Artem?

Parecía que el Humanoide estaba hirviendo de ira. Al menos, su mirada letal así lo decía. Artem también frunció el ceño como si estuviera listo para enfrentarse a su hermano.– ¿Puedo decir algo? – incapaz de soportar más esa tensión, alzó la mano inocentemente, sin siquiera esperar ser escuchada.

Sin embargo, ambos hombres de inmediato dirigieron su atención hacia ella.

Con un sonido nervioso que se asemejaba a una risa, intentó sonreír cálidamente.

– No hay necesidad de discutir por mi culpa... No lo merezco.

Mientras Artem respondió con una sonrisa amistosa, Artur frunció el ceño aún más, lo que me hizo rodar los ojos.

– Vamos, chicos, hoy es un día maravilloso. Hablen mañana.

Parece que mi cara dulce tuvo efecto en los Tarnovskis, porque ambos, como si se hubieran puesto de acuerdo, se sentaron a cada lado de mí.

– ¿Yanina? – preguntó Artem en voz baja, cuando la atención se desplazó hacia Nazar, que volvía al grupo.

– Sí, – respondí impasible, aunque todavía un poso de malestar envenenaba mi alma.

– Ni siquiera la invité. Es una mulita testaruda.

Conteniendo apenas la risa, tomé un canapé y lo metí en mi boca, intentando mitigar el estrés con algo de comida.

Pero el Humanoide decidió rematarme –hablando con los invitados, como por costumbre, encontró mi mano y entrelazó nuestros dedos.

El canapé se quedó atorado en mi garganta.




Reportar suscripción




Uso de Cookies
Con el fin de proporcionar una mejor experiencia de usuario, recopilamos y utilizamos cookies. Si continúa navegando por nuestro sitio web, acepta la recopilación y el uso de cookies.