Carta para el magnate

Capítulo 18

Me encantaba jugar al billar. Cada vez que tomaba el taco, me invadía tal entusiasmo que no me percataba de nada a mi alrededor. Jugaba como si fuera la última vez. Como si mi vida dependiera de ello.

Y vencí a todos, embocando la mayor cantidad de bolas. Mientras bailaba de alegría con los brazos en alto, Artem aplaudía con aprobación, sus invitados reían y el Humanoide... bueno, él era un Humanoide, impasible como siempre. Pero eso no debería importarme, no estaba allí por él.

No pude disfrutar por completo de mi victoria debido al teléfono que sonó estridentemente por toda la habitación bastante grande.

– Lina –me extendió el dispositivo Artem, mirando curioso la foto de una amiga. Así que tal vez había una oportunidad de reciprocidad.

– ¿Pasó algo? –pregunté, saliendo de la habitación.

– ¿Dónde estás?

– ¡Aquí!

Llegué a la cocina y me detuve junto a la ventana, en la oscuridad y relativa tranquilidad.

– ¿Hoy está Semenivna en la portería, la viste?

– La vi, todavía alcanzo... –miré la pantalla y fruncí el ceño. Eran las doce y media. – ¡Diablos!

¿Pasar la noche en la estación o pedir quedarme en casa de Artem? No me apetecía pasar la noche en una fría sala de espera.

– Quizás podrías ir con Semenivna e intentar convencerla de que te abra la puerta.

– ¿Para que después me entregue a la conserje junto contigo? Mejor me quedo aquí.

– ¿El guapetón ese es su hermano? –preguntó Lina tras una pausa, provocando mi sonrisa.

– Sí, su hermano. Y el otro, un amigo. Y también el hermano de la novia. Bueno, necesito encontrar una solución para pasar la noche. Regresaré por la mañana.

– ¡Mantente en contacto! ¡Me preocupa!

Tras colgar, tamborileé pensativa sobre la pantalla del teléfono con mis uñas. ¿Cómo pude distraerme tanto que perdí la noción del tiempo? Debí decirle al Humanoide que tenía que regresar antes de las doce, como Cenicienta, o la malvada madrastra no me dejaría entrar a casa. Tarnowski, con su puntualidad, seguro no lo habría olvidado. Pero apenas lo vi al bajar del taxi, hasta olvidé mi propio nombre. No se diga nada más.

– ¿Cómo estás? –sonó detrás de mí. Era Artem y, al entrar, encendió las luces. – ¿Te escondes de mi aburrido hermano?

– Bueno, no es tan aburrido –dije cruzándome de brazos y girando hacia él. Su amable sonrisa me hizo responder con otra. – Simplemente es un poco...

– No es un poco. Es demasiado "correcto”. Obsesionado con controlar su vida. Y la mía también.

Artem sacó una botella de un armario superior y luego un vaso, sirvió un poco de whisky y tomó un sorbo.

– No te recomendaría beber eso después del champán –me quejé.

– Hoy se puede todo.

Él sonrió aún más ampliamente, me guiñó un ojo e hizo que riera.

– ¿Te apuntas?

– ¿Para que luego me mate? No estoy tan deseosa de diversión.

– A Arthur se le permitiría –rió Artem y, asintiendo, volvió a llenar su vaso.

Un malestar me recorrió. Por lo visto, no era en vano que el Humanoide estuviera en contra de que su hermano bebiera alcohol fuerte. Tal vez Artem tenía un problema con eso.

Estoy de acuerdo con mi profesor en ese asunto. Yo misma he visto a dónde lleva esa porquería.

– Me parece que desde tu piso se ve casi toda la capital.

– Sí, la vista desde el balcón del dormitorio es bastante buena.

– ¿Me la mostrarás?

– Por supuesto –terminando su bebida, Artem colocó la botella en su lugar, el vaso en el lavavajillas y, agitando su mano para que lo siguiera, se dirigió por el pasillo hacia la derecha. Cruzamos la sala del billar, llena de voces y golpes de bolas, y entramos en una amplia y luminosa habitación con solo una gran cama, un armario empotrado y mesitas de noche, todo en tonos marrones claros. Minimalista, pero bonito y claramente caro.

Me pregunto si la habitación de Tarnowski mayor es igual. Seguro que no. Probablemente sea aún más austera. Paredes blancas como la nieve y una sola cama en el centro. Perfectamente hecha, sin una sola arruga.

Artem fue al armario y sacó una manta suave.

– Puede hacer un poco de frío afuera, así que podría ser útil.

En cuanto salí al balcón, me quedé pegada a la vista de la ciudad nocturna. La vista era realmente impresionante: una avenida iluminada por la noche, rascacielos, edificios, todos iluminados con luces de colores. A pesar de la hora avanzada, la ciudad estaba viva y no mostraba señales de querer descansar.

– Es hermoso –fue todo lo que pude decir, abrazándome. Realmente hacía demasiado frío, aunque la puerta que llevaba a la habitación estaba abierta de par en par.

– Toma –Artem me envolvió con la manta y se quedó a mi lado–. Arthur me arrancará la cabeza si te pasa algo.

– Ah, no exageres –le sonreí tímidamente–. ¿Acaso él es tan temible?

– Es insufriblemente responsable.

– Pero es tu hermano. Yo soy hija única. Y siempre me sentí sola.

No dijo nada, pero suspiró profundamente. Apartándome de la vista nocturna, lo miré de reojo. Frunciendo el ceño, no parecía en absoluto el animado de antes.De repente, todo cobró sentido. Él actuaba igual que yo, escondiendo su dolor detrás de una broma y una sonrisa. Así que decidí hacer como si no notara los cambios en su estado de ánimo, para no invadir su espacio personal. Después de todo, si Artem quisiera, él mismo compartiría lo que le pesaba en su corazón.




Reportar suscripción




Uso de Cookies
Con el fin de proporcionar una mejor experiencia de usuario, recopilamos y utilizamos cookies. Si continúa navegando por nuestro sitio web, acepta la recopilación y el uso de cookies.