Carta para el magnate

Capítulo 20

— ¿Por qué pensaste que me acuesto a las nueve?

Habíamos estado conduciendo en silencio durante unos minutos en el sedán negro de Tarnovski. Acurrucada en el asiento y aferrada del cinturón de seguridad con mis uñas, permanecía inmóvil y respiraba a duras penas. Todo porque el aroma del perfume del profesor se expandía por las venas de mi cuerpo, haciéndome sentir débil y pensando en una sola cosa...Con palabras sencillas: estaba exhausta por ese hombre. Tanto, que incluso me daba algo de miedo.

La idea de estar a solas con él en su propio apartamento me emocionaba y me ponía tensa al mismo tiempo. Que él me interesara no significaba que estuviera lista para algo... serio.

—Usted mismo dijo que no llamara después de las nueve —dije tímidamente, volteando la cara hacia Tarnowski.

Él asintió. Totalmente inexpresivo, como si no entendiera el chiste, o peor aún, como si no le pareciera gracioso.

Observé su rostro durante unos segundos, tratando de discernir alguna emoción en la penumbra, pero no logré detectar ninguna. ¡Vaya humanoide!

Vivía en un complejo de viviendas bastante exclusivo. Un simple profesor no podría permitirse tal casa. Pero todo lo relacionado con Tarnowski, por definición, no podía ser sencillo. El humanoide tenía su propio laboratorio, así que su trabajo en la universidad era más una carga que un medio de ganarse la vida.

—¿Por qué enseña? —me atreví a preguntar cuando Tarnowski apagó el motor en el estacionamiento subterráneo.

Se volvió hacia mí y me miró de tal manera que sentí un escalofrío recorrer mi cuerpo.

—Supongo que el salario de un profesor no le interesa mucho —dije nerviosamente, intentando aliviar la tensión—. A menos que tome sobornos de estudiantes ricos.

Al darme cuenta de lo que había dicho, me tapé la boca con las manos rápidamente.

Tarnowski parecía un tigre furioso a punto de abalanzarse sobre su presa, destrozarla y después disfrutar de su carne fresca. Sus ojos se estrecharon y apretó tanto la mandíbula que me pareció escuchar el crujido de sus dientes. Probablemente era solo mi imaginación, pero aún así me sentí mal.

Negué con la cabeza, esperando que no hubiera castigo por mi lengua suelta.

—¡No quise decir eso! —continué negando con la cabeza, retrocediendo hacia las puertas y alejándome del peligro—. Quiero decir, que usted no es así. ¿Qué sobornos de estudiantes ricos? Si podemos contarlos con los dedos de una mano. Aunque ellos podrían mantener a un profesor. Incluso a uno tan grande como usted. Quiero decir, alto, no...

¡Qué desastre! Cerré los ojos y finalmente me callé, contando ovejas en mi cabeza para calmar mis nervios.

—Eres la única a la que voy a calificar sin basarme en conocimientos. Pero si no fueras una de las mejores en tu curso, Solomiya, nunca habría considerado hacerlo.

—Lo siento, estoy... un poco nerviosa.

Tarnowski estaba a punto de responder cuando una llamada interrumpió. Me alivió poder relajarme un poco, con la esperanza de no tener que retomar esa conversación. ¿Por qué habría preguntado tal cosa?

Sacó su smartphone del bolsillo y se detuvo un momento ante la pantalla. También eché un vistazo para ver quién quería hablar con él a tan altas horas de la noche.

Al ver el nombre de su prometida y la foto de una deslumbrante rubia en un elegante vestido azul, me sentí aturdida. Tenía que ser modelo. ¿Cómo competiría yo con esos estándares? Si estuviéramos juntas frente a una multitud de miles, nadie me notaría junto a su radiante sonrisa y hermosos ojos grises.

Pero, ¿por qué me sorprendía? Tarnowski era un hombre muy atractivo. Hacían una bonita pareja. Y, probablemente, aún se reconciliarían...

Ese último pensamiento me pinchó el corazón desagradablemente.

¿Pero cómo podía esperar que el humanoide fuera contra sus principios y realmente comenzara a salir conmigo? Quizás todo esto era un plan para que Ruslana admitiera su error.

De repente, el profesor deslizó su dedo por la pantalla y acercó el teléfono a su oído.

—Diga.

El auto estaba tan silencioso que pude escuchar cada una de sus palabras.

—Arturo... ¿En serio? ¿Tan rápido encontraste un reemplazo?

—No voy a discutir esto contigo.

Ella guardó silencio por unos diez segundos, y parecía que se oían sollozos al otro lado del teléfono.

—¡Fue solo una vez! Me equivoqué, ¿entiendes? Siempre estabas perdido en tu trabajo. Nos veíamos dos veces por semana, ¡y eso que vivíamos... vivíamos juntos! Reconozco mi error. ¿No me vas a perdonar mi debilidad?

La desesperación en la voz de la mujer incluso llegó a tocarme el corazón. Eso que a Ruslana nunca me había gustado y me causaba una profunda antipatía.

Pero el rostro de Tarnowski seguía inexpresivo.

—No te perdonaré.

—¡Pero íbamos a casarnos en diciembre! —Ruslana sollozó en voz alta.

—¿Balitsky no quiere proponerte matrimonio? Lo siento por ti. Encontrarás otro prometido, solo tienes veintisiete años.

La inmovilidad del humanoide era impresionante.

—¡No vas a estar con ella! —gritó histéricamente la mujer—. ¡Te dejará cuando seas viejo y encontrará a alguien más joven! ¡Eres un idiota, Arturo! ¡Un idiota frío e insensible! ¡Vete al diablo!

La mujer colgó abruptamente, después de lo cual Tarnowski guardó su smartphone en el bolsillo con calma, y perdido en sus pensamientos, se puso a mirar un punto fijo. No estaba triste, ni deprimido ni destrozado por el dolor. Simplemente pensativo. Como si esa conversación lo hiciera trabajar mucho su cerebro.

Una vez más ese día, me sentí extremadamente incómoda. ¿Por qué no había salido del coche para hablar con ella? ¿Acaso pensaba que yo no escucharía nada? ¿O le daba igual?

¿Debería fingir que no escuché? ¿O mostrar mi apoyo? ¿Compasión? ¿Decirle que ella era una estúpida? ¿Debía decir algo, ya que claramente no podía quedarme callada?

—¿Cuánto tiempo estuvieron juntos? —pregunté con una voz que me sonó ajena.

El humanoide permaneció en silencio. Un largo silencio antes de responder con un tono calmado y moderado:

—Diez años.

—Ella es una idiota por haberte engañado. Se castigó a sí misma. No encontrará a otro hombre tan maravilloso como tú en el resto de su vida.

Él no reaccionó a mis palabras. Como si ni siquiera las hubiera escuchado. Y eso me entristeció profundamente.




Reportar suscripción




Uso de Cookies
Con el fin de proporcionar una mejor experiencia de usuario, recopilamos y utilizamos cookies. Si continúa navegando por nuestro sitio web, acepta la recopilación y el uso de cookies.