Carta para el magnate

Capítulo 25

Ella suspiró al encontrarse con su mirada. ¿Por qué diablos haría eso? ¿Acaso había olvidado el ucraniano o venía con la intención de llevársela por la fuerza? Aunque, siendo honestos, esa no parecía una actitud propia de Gleb. Demasiado honrado, amable y nunca la había herido. Probablemente había venido a suplicarle que volviera con él. Pero no iba a suceder, querido. Se había prometido a sí misma no estar con alguien que no la amara. Y ahora su corazón estaba decididamente inclinado hacia otra persona.

Desvió la mirada hacia el suelo y se dirigió hacia la puerta de la residencia estudiantil.

— ¡Solomía! ¡Espera!

Hizo como si no lo oyera y apresuró el paso tanto como pudo.

— ¡Solomía!

Al alcanzarla, Gleb la tomó del brazo e hizo que se detuviera.

— Lo siento, ¿nos conocemos? — se giró, fingiendo sorpresa.

¿Qué más podía hacer? Sentía una culpa mordaz en su corazón. Ese mismo corazón que quería estar con otro.

— Solomía, detén tus juegos. Sé que haces esto cuando estás mal. ¡Y yo también estoy mal ahora! ¡Te extraño!

La mirada de sus ojos esmeralda contenía tanto dolor que la culpa incluso le estrangulaba la garganta. Al ver sus ojos bondadosos y siempre sinceros, se sentía como una monstruosidad. ¡Cuánto había hecho él por ella! La conocía mejor que a sí mismo. Y ella... nunca había logrado amarlo como se debe. En cambio, había caído por alguien con quien no podía estar.

— ¿Para qué quieres seguir así? — los ojos se le llenaron de lágrimas y el contacto de sus cálidas manos le quemaba la piel. — ¡Nunca podré amarte! Simplemente encuentra a otra que pueda amarte.

Él la abrazó, hundiéndose en su cabello, y ella... le permitió hacerlo, sin empujarlo.

— No necesito a otra — tirando de ella para que lo mirara a los ojos, dijo —, sueño contigo cada día. Solo tú ocupas mis pensamientos, Solomía. No importa lo que sientas por mí. Solo deseo que estés cerca. ¿Acaso has estado mal conmigo? Te ruego...

Gleb empezó a besar su rostro con desesperación. Mejillas, frente, nariz, cejas, párpados, labios. Con los ojos cerrados, ella se mantuvo inmóvil, mientras las lágrimas fluían incesantemente. Nadie le había resultado tan difícil rechazar como a Gleb y, sin embargo, nadie le provocaba tanta repulsión como él.

— Solo déjame ir, Gleb — logró decir entre sollozos que brotaban desde lo más profundo de su ser. — Nunca podré pagarte por todo lo que has hecho por mí. Ni aunque me convierta en tu esposa. Ni siquiera si tengo hijos — él dejó de besarla, pero no soltó su rostro. — Mi corazón moriría contigo, y yo también moriría. Y yo quiero vivir, Gleb. Tengo tantas ganas de vivir que dejé a mi propia madre. Aunque, si deseas verme perecer, entonces no me dejes ir. Mantenme a tu lado y seré un muerto viviente. ¿Es eso lo que quieres? ¿Estás dispuesto a despreciar mis sentimientos y deseos por ti mismo? Dime que eso no es así, porque sé que tú no eres ese monstruo que me retendría solo porque así lo desea.

Hubo un silencio, pero él seguía sosteniendo su rostro entre sus manos. No dejaba de llorar, como si todo el dolor acumulado durante dieciocho años se saliera.

— De todas formas, te esperaré, mi amor.

La última palabra le retorció el estómago, que no había visto comida ese día, como si se hubiera revuelto del revés. Tras besar de nuevo sus labios, Gleb soltó su rostro y se fue. Ella no abrió los ojos hasta que no escuchó que su coche se alejaba. Llorando, regresó a su habitación y se metió en la cama con ropa y todo. Lina dormía como si estuviera muerta. Cubriéndose la cabeza, se durmió con lágrimas en los ojos, soñando con tener a alguien en su vida que pudiera sostenerla y protegerla y que nunca le hiciera sentirse culpable...

***

Durante toda una semana, Lina y yo sufrimos de enfermedad. El tratamiento apenas aliviaba los síntomas. Pero más allá del resfriado, sufríamos por los Tarnovsky. Durante los primeros tres días después de encontrarse con Artem, Lina esperó su llamada; al cuarto día, perdió las esperanzas y se dio cuenta de que nunca había tenido intención de llamarla. Yo intenté calmarla diciendo que tal vez el hombre simplemente estaba enfermo y tenía otras preocupaciones, aunque yo misma tenía pocas esperanzas en mis palabras. Ella simplemente se había convertido en su pasatiempo.

No quise compartir mis propias angustias con mi amiga para que no pensara que solo me preocupaba por mí misma. Además, compartirlo con alguien más parecía que podría arruinar la magia de mis sentimientos.

Extrañaba al Humanoide, tantas veces estuve a punto de llamarlo, pero siempre me detenía antes de buscar en mi bolso el pequeño papel con su número. ¿Qué podría decirle? Que aún estaba viva y poco a poco luchaba con mi proyecto de curso. Y que realmente quería verlo, incluso de lejos, aunque solo fuera por un breve instante. Solo sonreírle.

Parecía que la carta había llegado a las manos correctas. Dudo que pudiera haberme enamorado de Vadik tan rápido. ¿Y acaso podría haberlo hecho?

Antes de dormir era cuando más difícil se tornaba todo. Me revolvía en la cama de un lado a otro, intentando dormirme, pero solo podía pensar en Tarnovsky. Deseaba poder aparecer mágicamente a su lado. Mirar esos ojos oscuros para siempre, disfrutar su seriedad e inaccesibilidad y sentir en mi corazón la bondad escondida detrás de todo ello.

Lo más probable era que yo no le atraía como mujer. Demasiado simple, demasiado joven, a veces hasta decía tonterías. Con el tiempo, encontraría a alguien que fuera perfecto para él, y yo seguiría siendo solo una estudiante que le escribió una carta bastante atrevida. Tal vez me olvidaría el próximo año académico. O incluso antes. Quizás ni siquiera pensaba en mí cuando no estaba cerca. Y en cuanto me veía en clase, solo deseaba que terminara. Pero nada podía cambiar lo que sentía en mi corazón…Con tales pensamientos melancólicos solía quedarme dormida mientras estaba enferma. De vez en cuando él aparecía en mis sueños, pero solo como un estricto profesor, un Humanoide que incansablemente me obligaba a estudiar...




Reportar suscripción




Uso de Cookies
Con el fin de proporcionar una mejor experiencia de usuario, recopilamos y utilizamos cookies. Si continúa navegando por nuestro sitio web, acepta la recopilación y el uso de cookies.