Carta para el magnate

Capítulo 26

Cuando finalmente la enfermedad pasó, dejando solo una leve tos, el siguiente lunes, después de clases, fui a visitar a Tarnovski.

Mi corazón, anticipando el encuentro, latía de alegría en mi pecho. Deseaba que él me dirigiera una sonrisa. Aunque fuera escasa y fría, con solo las comisuras de los labios. Por lo menos durante una fracción de segundo. Para poder mantenerme con esa sonrisa hasta nuestro próximo encuentro.

Deteniéndome frente a la puerta de su oficina, tomé una respiración profunda y toqué. La puerta se abrió de inmediato, sorprendiéndome hasta hacer temblar mis rodillas.

Tarnovski se detuvo en el umbral con su abrigo negro, con su característico desaliño, y me miró con detenimiento. Paralizada, con la boca abierta de la sorpresa, me quedé mirando sus ojos marrones. No había ni un asomo de sonrisa en su rostro. Sin embargo, aún sentía calor en mi pecho, un calor tan intenso que solo la conmoción me mantenía en mi lugar. De lo contrario, simplemente lo habría abrazado. Con mucha, mucha fuerza.

- "Buenos días, Solomía. Me alegra que hayas venido. ¿Podrías esperar en mi oficina unos diez minutos? Tengo algo muy importante que pedirte".

- "Esperaré", asentí, sin apartar la vista de su rostro atractivo.

- "¿Me permites pasar?"

Solo después de su pregunta me di cuenta de que le estaba bloqueando el paso.

- "Por supuesto", dije asustada y me hice a un lado.

- "Vuelvo enseguida", dijo Tarnovski, revisando sus bolsillos para asegurarse de tener su smartphone y se fue.

Mirando la oficina vacía, parpadeé varias veces, incrédula de que me hubiera confiado tanto, y luego entré y cerré la puerta.

No tenía intención de hurgar en sus cosas, así que simplemente me senté en una silla, colocando mi bolso en mi regazo. A mi lado, la computadora zumbaba suavemente, calmando mi nerviosismo.

¿Y qué sería esa nueva petición tan importante? ¿Acaso Artem tiene complicaciones de salud? ¿Debo preparar algún informe? ¿O quiere saber mi opinión sobre algo personal? ¿Y si su hermano perdió el número de Lina? Suena increíble, pero aún así...

De repente, de la computadora sonó un aviso de nuevo correo electrónico.

No quería espiar. ¡Eso estaría mal! El Humanoide confiaba en mí. Me había permitido quedarme ahí para no tener que esperar afuera de su puerta. ¿Cómo podía entrometerme en su vida privada? Simplemente no tenía derecho.

Pero la curiosidad ganó. Me levanté silenciosamente, escuchando los latidos de mi propio corazón, rodeé el escritorio y me senté lentamente en la cómoda silla. El correo estaba abierto y, efectivamente, había un mensaje sin leer de "Una fanática loca". Al principio esto me sorprendió y unos segundos después, también me enojó. ¿Qué fanática loca era esa? ¡Él es mío!

Después de memorizar la posición del cursor y asegurarme de poder marcar el mensaje como no leído después de abrirlo, hice clic en la línea y comencé a leer.

“Querido Artur Olegovich! Lástima que encontraste tan rápido a una nueva chica. Pero no importa, he esperado tres años, puedo esperar un poco más.
Tu A”

¡Increíble! ¿Quién es esa que le escribe cartas de amor a mi Tarnovski? ¡Solo yo puedo!

Buscando rápidamente su correspondencia, empecé a leer el primer mensaje, el cual había llegado dos días después de que el Humanoide rompiera con Ruslana.

"Felicitaciones. Lamento mucho tu ruptura con tu prometida. ¿Quieres distraerte?

A."

Ya la odiaba y estaba lista para arrancarle cada pelo de la cabeza. ¿Qué tipo de broma es esa? ¡Él asusta a todos, no tiene emociones! Incluso a veces le llaman de manera despectiva. Y ahora... una sugerencia abierta... eh... ¡de distraerse!

Pero tan pronto como leí la respuesta de Tarnovski, me quedé atónita aún más.

"¿Cómo son tus ojos?

Con profunda admiración, Tarnovski A."

Esa... era mi firma. De mi carta. ¿Me estaba chequeando a mí? ¿Preguntando si yo había enviado eso?

“Son iguales a los tuyos, Artur Olegovich. Oscuro y marrón. Sin duda te gustarán.

A."

"Lo siento, pero no. Definitivamente no es lo que necesito."

Me habría encantado seguir husmeando en su correo, pero oí voces en el pasillo. Marqué rápidamente el correo como no leído y regresé el cursor a su posición original, y me lancé hacia la silla. Mi corazón saltaba fuera de mi pecho, loco.

Detrás de la puerta resonaban dos voces masculinas, una de Tarnovski y la otra de Vadik.

- "... ingresa en media hora, estoy ocupado ahora".

- "De acuerdo, hasta luego!"

Con esas palabras, la puerta se abrió y Tarnovski entró. Estaba tan nerviosa que me tambaleaba de un lado a otro.

Podría haber notado algo. La posición del ratón, por ejemplo. O la silla calentada por mi trasero. O quizás...

- "Solomía, realmente disfruté tu trabajo de curso. Es exactamente como debe ser, aunque hay algunas observaciones. Pero hablaremos de eso más tarde", sentándose frente a mí, Tarnovski comenzó a estudiar mi rostro. Sí, ¡está rojo! ¡Lo sé! Pero ¿qué más podía esperar después de leer su correo personal?! Por suerte no me pilló justo enfrente del monitor. Si no hubiera sido por Vadik... - "Necesito que finjas ser mi novia otra vez".

La inesperada solicitud provocó una explosión de emociones dentro de mí. Entusiasmo, alegría, un torrente de energía y éxtasis. Pero todavía no podía creer que fuera verdad. No podía creer que me lo estaba pidiendo otra vez...

 

¡Muchas gracias por el apoyo! Los siguientes capítulos pasarán a suscripción. Las actualizaciones seguirán siendo tan regulares como hasta ahora, sin falta.

¡Disfrutad de este bonito libro!




Reportar suscripción




Uso de Cookies
Con el fin de proporcionar una mejor experiencia de usuario, recopilamos y utilizamos cookies. Si continúa navegando por nuestro sitio web, acepta la recopilación y el uso de cookies.