Cazador de Maldad

8- El invitado

Son las tres de la mañana cuando tocan la puerta principal. Dejo que el extraño desista, no es una amenaza o un mítico asustado. Otra vez vuelven a tocar. Vuelvo a dejar que desista, no lo hace. Me levanto de la cama alarmado al ver que el sujeto de afuera se rehúsa a dejar de joder, si fuera el marcado ni se hubiera dado el tiempo de tocar la puerta, solo queda un mítico que sabe reprimir sus emociones, un vagabundo o turistas que creen que pueden entrar como si fuera su casa. Evito ponerme mis pantuflas buscando no hacer ruido, caminando por los pasillos sin hacer ruido, Josh y Kevin están dormidos y Catherine está disfrutando el poco tiempo que tiene con las cortinas abiertas al no soportar la luz solar. Todo va bien de momento, bajo las escaleras y me encuentro a Leon y Benjamin durmiendo en la piscina, Leon da una vuelta que me alarma pensando que está despierto y vigilando, pero descarto esa idea al verlo con la cara relajada, se nota mucho cuando alguien está fingiendo dormir, no pueden evitar tener la mandíbula fija en vez de relajarla.

Detrás de la perilla de la puerta no se encuentra Treen, o Zox en una visita nocturna, o un cazador, es un licántropo, veo sus largas y filosas garras salir por sus dedos y sus cuatro colmillos capaces de devorar cualquier tipo de carne asomándose por su boca abierta, moviendo su nariz similar a la de un lobo oliéndome detrás de la puerta. Todo eso se queda atrás al ver las manchas de sangre en sus manos, pero no en sus garras, dientes y parte de su pecho, está en problemas o ya estuvo, no hay indicios de un perseguidor, lo único que quieres en entrar de una vez. Reflexionando unos minutos, le abro la puerta agarrando un cuchillo en el marco de la puerta, si está aliado con el marcado le abriré el cuello sin piedad, es un omega o se escapó de la manda de Sheila. Sin la puerta interponiéndose entre nosotros le apunto con el cuchillo y lo analizo antes de hablar, si vino a este específico lugar es que sabe algo, si se va a quedar aquí debo de comprobar que no sea un maldito psicópata, como si el mundo no tuviera muchos.

— ¿A qué vienes y quién eres? —lo interrogo con el cuchillo a casi un centímetro de su cuello, su aura verde y amarilla muestra que viene confiado, no estamos hablando de un mítico que llegó a este lugar sin saber.

— Nate Walker, licántropo de tribu fuera del sistema, no vine aquí a pelear, más te vale bajar ese cuchillo, no sé si podrás esquivar mis garras, deberíamos probarlo.

— Te pregunté algo, respóndelo o los otros míticos en esta casa no serán tan piadosos como lo soy yo —redirijo su amenaza hacia él, soy el que se la piensa dos veces antes de herir a un mítico (cosas de trabajo), los demás tiene más libertad para hacerle daño.

— Información y hospedaje, esta sangre no es de un inocente, es de aquel que no quieren nombrar —sabe sobre Treen, intentó luchar con él y es una gran suerte que tenga regeneración.

Le llamo a Josh para que me ayude, bajando de inmediato con su pijama verde, le gustan los colores vivos para no sentirse muerto, o eso me dijo una vez. Controlando su lado demoniaco, convierte su mano derecha en una garra tinta tan oscura que se puede confundir con el color negro, no lo suelo forzar a hacerlo por miedo a ya no poder calmarlo, se pone tan furioso al sacar a la luz parte de su esencia más malvada y retorcida, este caso es una excepción al ser de vida o muerto, desconocemos si vino a matarnos, tenemos que averiguarlo con medios inusuales si no coopera.

— Un caído, nunca había visto uno tan hábil —sonríe viendo los ojos negros en su totalidad de Josh.

— Di la información, no estamos en situación de aceptar a cualquiera con esa seguridad que tanto presumes —le repito una vez más lo que quiero, especificando su propósito de visita.

— Soy de la manada del bosque del fauno, soy el único que queda y quiero ayudar con lo que pude observar, vi cómo despedazaba sin piedad a cada hermano, no eran más que trozos de carne para él, voy a obtener mi venganza, —al mencionar el nombre de su manda lo suelto, es una manada del bosque vecino al de la ciudad que viene a la ciudad muy seguido, como si fuera un segundo hogar, se rehúsan a tener un lugar en el consejo, pero no son peligrosos, son pacifistas y saltan a la acción si hay una amenaza en contra de la manda, por más diferentes que sean se tratan como hermanos de sangre, no hay rangos de clase, incluso el que convierte también es considerado como su hermano—. Logré ocultarme entre los cadáveres de mis hermanos, me pareció bien iniciar con ustedes, tiene arsenal muy poderoso que podemos utilizar.

— Una oportunidad, eso te daré, puedes vivir aquí el tiempo que necesites —es un trato justo, sí, es seguro tenerlo aquí, no lo sé, me gusta su entusiasmo por acabar con Treen, está furioso con él y no es tan posible una traición de su parte para ir al bando del malo; lo preocupante son sus capacidades y nivel de control, viniendo de una manada pacifista que se descontrola con una amenaza puede descontrolarse con cualquier mención de Treen—. Tercer piso, cuarta habitación, puedes ducharte y vivir por ahora, está equipado para un licántropo.

El chico se va por las escaleras en busca de su habitación, más le vale, dejándome solo a mí y a Josh, cuya mano ya se ha convertido otra vez en su mano humana, teniendo únicamente la piel del mismo color de la garra, tarda un tiempo en volver a su color original.

— ¿Lo vas a dejar vivir aquí? no sabemos si está diciendo la verdad, ese chico nos cortaría el cuello a la mitad de la noche mientras dormimos —Josh juzga mis palabras, entiendo sus preocupaciones, sin embargo, no lo considero como un amigo o compañero a ese licántropo.



#5834 en Fantasía
#2761 en Thriller
#1477 en Misterio

En el texto hay: venganza, demonio, cazademonios

Editado: 02.03.2024

Añadir a la biblioteca


Reportar




Uso de Cookies
Con el fin de proporcionar una mejor experiencia de usuario, recopilamos y utilizamos cookies. Si continúa navegando por nuestro sitio web, acepta la recopilación y el uso de cookies.