Cazador de Maldad

16- Conectados

Ya es lunes de ir a la exposición de arte ecológico, es el primer día en no estar en mi cama, entrenando o esperando una respuesta del consejo, no de todo el consejo en su totalidad, a estas alturas ser vetado no me sorprendería nada, Valentine trabaja en la segregación de demonio como forma de superar el ataque, Zox tiene demasiado trabajo con su nuevo recluta y Sheila me manda a la mierda pensando en que el ataque fue orquestado por mí. Para las doce del día estoy listo con los boletos en la mano y comiendo un burrito precalentado procurando no manchar mi ropa. Nate es el segundo en bajar usando una playera de Metálica y shorts de mezclilla, está contando su dinero centavo por centavo, juro que ofrecí pagarle sus gastos del viaje por no llegarle su cheque todavía, al cambiar de dirección los de su trabajo se confundieron con su antiguo departamento embargado, solo para recoger sus cosas debe pagar cincuenta dólares que no tiene todavía porque su cheque sigue en su departamento.

Son las doce y media cuando pienso buscar a Leon, en este punto debería estar listo y sigue aquí, puedo sentir su aura pensativa sin parar, mejor voy a buscarlo en vez de comer lentamente el delicioso burrito. Lo encuentro en dando vueltas por la sala de entrenamiento usando únicamente los shorts que le dio Nate. Si soy realista no tiene nada de ropa, ni zapatos, solo esos shorts de Nate, ni reparé en recuperar la playera tirada por ahí el día que lo recogí para llevarlo a la mansión pensando en que no la volvería a necesitar al vivir en la tribu de Scotia. Como no sería justo ilusionarlo y no ayudarlo, lo dejo ponerse mi ropa que ya no uso en la zona más desastrosa de mi closet, la parte media, llena de ropa mezclada hecha un asco por más limpia que esté, está muy desordenado con objetos que no deberían estar en un closet. En la limpieza/búsqueda de ropa encontramos objetos ajenos, como una camiseta de Blackpink de una exnovia reciente, un látigo que le debo a una pareja de novios que esa misma noche extravié cuando me gustaba experimentar más (lo hacía con protección, no era idiota), lencería de otra exnovia, una sudadera de un exnovio y encuentro el reloj que una exnovia licántropo me regaló por mi cumpleaños. Tardamos veinte minutos en encontrar la ropa perfecta para él, es tanta que nos damos el lujo de ser exigentes con lo que exigimos, si tengo tanta ropa no lo obligaré a usar lo primero que encontremos, debe personalizarla a su gusto. Terminamos convencidos por unos jeans, mi playera “soy ecologista, ¿y qué?” en verde y uso convers negros, perfectos para ir a esa exposición enfocada en la ecología, sabía que le encontraría un buen uso algún día.

No me imaginaba el gran impacto de la exposición de arte ecológico, solo sabía que estaría en el salón de eventos “El Monte Olimpo”, no que ocuparía todos los salones al mismo tiempo, se pueden combinar para eventos grandes como esa feria de libros que se hace en México, en un viaje un amigo de ahí me invitó a ir dos días seguidos y fue un milagro no perderme en ese lugar tan grande, también un puesto de libros judíos me hicieron tomar tres libros gratis en una hora sin saberlo, caí fácilmente. También la seguridad es la misma, dejar los cinturones y desodorantes en lata, pasar por un detector de metal, comprobar mi boleto tres veces; yo ni planeo robarles, solo quiero pasar un rato tranquilo y arreglar las cosas con Leon. En cuanto a las pinturas hechas con materiales orgánicos, tal y como imaginaba, o esculturas hechas con cartón o ropa con agujeros enormes, son muy hermosas y casi a todas les tomo una foto, solo por si se me llegan a olvidar. Es cuestión de casi una hora para iniciar a sentirme mal, no es un dolor de estómago o migraña, es una sensación de martilleo constante sin parar.

— ¿Te sientes bien? —Leon me pregunta al notar que algo anda mal—. Estás muy pálido.

— Estoy bien, una pequeña migraña, no dejemos que arruine el viaje.

Trato de calmarlo sintiéndome aún peor, los colores me azotan la mente cambiando tan rápido, esto no me ha pasado, esto debe de ser grave, y lo es al sentir nauseas. Los convenzo para ir al baño para sacar ese burrito, los colores me vuelven a azotar una y otra vez, llegando con sonidos fuertes.

— Necesito aire fresco —les aviso cuando el dolor es insoportable, no quiero levantar sospechas y el único

sanador que podría entender esto es Valentine, experto en la anatomía humana y su funcionamiento.

— Lo que necesitas es descansar, no puedes más —sugiere Nate, tocando mis manos con poca fuerza, estoy cerca de desmayarme.

No necesitaba aire o un descanso, en el estacionamiento me siento cinco veces peor, los colores van oscureciéndose con rapidez, significan emociones negativas o destructivas. Entonces dos flashes blancos me azotan con tanta fuerza que me tiran al suelo cual dos cachetadas, solo puede significar una cosa y me aterra mucho, la muerte. Temblando sin parar, asustado y con dolores fuertes insoportables al punto de ya no poder ocultarlo, me acerco a Leon y Nate bebiendo sus malteadas tranquilamente. Ellos se acercan a mí preocupadas. Un color oscuro llena mi mente tumbándome en el suelo, no es una emoción negativa, es más que eso, es un vacío peligroso digno de un demonio.

— Valentine…Sangris…Rosi —les susurro antes de desmayarme muerto de dolor.

 

 

Josh, 1 hora antes

Los tres se han ido a esa exposición tan felizmente, siendo el mayor logro limpiar el closet de Nick, eso sí fue un milagro. Miro a la piscina ahora vacía, Leon la sigue usando de vez en cuando para hidratarse, es su responsabilidad de tritón seguir hidratado todo el tiempo. Si ese marcado no hubiera aparecido, en parte gracias a mi gran boca, estuviera a rebosar y con Zox nadando con los marinos uno que otro día, hablando de él, ha recibido muchos golpes y cortadas, lo que usaba no tapaba algunas marcas con sangre, en estos momentos han puesto una lona grande de plástico mientras el agua se purifica, eso es bueno, podré acercarme sin obtener una quemadura. Catherine sigue en su habitación, nuestra charla de hoy ha sido breve, me contó sobre ser consentida por Valentine injustamente, la obsesión de Nick con obtener venganza y sobre cómo está llevando el día de hoy, ni bueno ni malo. El timbre de la casa suena una sola vez, no ha de ser un mítico o alguien del consejo, tocan muchas veces o se limitan a llamar a Nick, quien me contacta si no está aquí. Ha de ser Leon, es el típico chico responsable que antes se asustaba con sus propias pisadas y tras la transformación solo conserva lo responsable (o no en todos los casos). Abro la puerta tomándome mi tiempo al ser solo él, no es como que ocurra una emergencia, solo es… Es el marcado, es Treen. Su cabello es negro hasta la quijada, con su nariz casi inexistente, usando un traje sacado de la nación de fuego de Avatar, siendo lo resaltante las mangas gigantes, los pantalones abultados con lo que parecen ser relleno mal usado y el símbolo característico de Treen, una daga manchada de sangre. 



#5945 en Fantasía
#2794 en Thriller
#1493 en Misterio

En el texto hay: venganza, demonio, cazademonios

Editado: 02.03.2024

Añadir a la biblioteca


Reportar




Uso de Cookies
Con el fin de proporcionar una mejor experiencia de usuario, recopilamos y utilizamos cookies. Si continúa navegando por nuestro sitio web, acepta la recopilación y el uso de cookies.