Cazador de Maldad

17- Castigo y Enfermedad

Nate

Nick se ha desmayado en el suelo, gritando “Valentine, Sangris, Rosi”, no creo poder curarlo, convulsiona tanto que es imposible encajarle las garras en el pecho para el ritual, he oído el nombre de Valentine, lo relacionan a un vampiro por la conexión de Catherine, la vampiresa de la mansión.

— No me contestan, me manda a buzón de voz —me alerta Leon a punto de salir de sus casillas, no somos los únicos en problemas, si su clarividencia le permite encontrar a otros míticos, lo que esté sucediendo en la mansión disparó su colapso físico.

— Sangris Rosi, ¿reconoces esas palabras? —detengo su caminata en círculos en busca de un indicio, Valentine es un vampiro del consejo, necesito encontrar su relación con Sangris Rosi.

— Es un bar, lo he visto algunas veces.

— Llévame a ese bar, el líder de los vampiros vive ahí —le ordeno levantando el cuerpo aún convulsionante de Nick. Me veré obligado a conducir siguiendo las indicaciones.

En diez minutos llegamos al bar, cerrado por no ser el horario nocturno, tiene sentido, a muchos vampiros les daña la luz. Su estacionamiento vacío me da la oportunidad de estacionarme sin cuidado cerca de la puerta principal, si tengo suerte a Valentine no le afecta la luz solar.

— ¡Valentine, necesito tu ayuda! —grito tocando ligeramente la puerta, y por ligeramente es casi reventarla para que nos abran más rápido—. ¡Nick necesita tu ayuda! —el silencio reina detrás de la puerta, me ven como un depredador, la relación entre vampiros y hombres lobo mejora poco que en la ficción—. ¡Nick está convulsionando, es urgente, me indicó que fuera contigo!

La puerta se abre ese mismo instante, ese Vampiro Valentine usa un pijama del siglo XV, su cabello oscuro está despeinado y su barba necesita terminar de ser afeitada, está dispareja.

— Tráiganlo a mi laboratorio, de inmediato —nos guía por un sistema de pasillos cerrando puertas abiertas, había visto este lugar, pero no tenía idea de lo que ocultaba detrás de pista de baile y habitaciones privadas—. Describan lo que pasó, solo accede a mi laboratorio en emergencias.

— Nos dijo que le dolía la cabeza, pasó de estar pálido a vomitar en el baño, miraba a los lados como si estuviera viendo algo que nosotros no. Lo más raro fue verlo caer al suelo, no se caía de forma normal, es como si alguien invisible lo abofeteara, conté dos veces, antes de desmayarse cayó hacia atrás diciendo tu nombre y el del bar —le cuento todos los detalles incluidos los movimientos raros de Nick, debió ser algo horrible para dejarlo en ese estado.

Su laboratorio es una gran combinación de un invernadero y un sótano antiguo de la segunda guerra mundial, lleno de plantas y botellas con líquidos de colores diferentes, la mesa principal está llena de tubos, huesos, máquinas especializadas en mezclar productos o machacar gente, lo digo por el colador manual de carne con pedazos podridos de carne sin limpiar.

— Su clarividencia ha de haberlo causado, es capaz de ver cosas que nosotros no, su alcance es ilimitado y sin ninguna criatura fuera de su dominio —nos explica la habilidad de Nick, ve las auras y dice colores relacionados, eso ya se sabe—. Descubrimos hace unos años el peligro que conlleva ver el aura de un demonio, los débiles son como cucarachas, por más asquerosos que sean no te dañan, en cambio, entre más poderoso más afecta a su amigo.

— No ha tenido ningún cambio negativo desde que llegó el marcado, no tendría sentido que lo afecte hasta ahora —Leon explica mi misma duda, si lleva tanto tiempo debería haber sido afectado hace tiempo, no hoy.

— Debe de haber sido una coincidencia dentro de una coincidencia —nos confunde con esa explicación tan banal y difusa, está más enfocado en mezclar líquidos en un recipiente enorme lleno de burbujas cafés—. Ya teníamos a un demonio mayor como posible huésped del marcado, si afectó tanto a Nick debe ser por una conexión doble.

— ¿A qué se refiere con una con una conexión doble? —le interrogo en busca de seguirle el paso, Leon y yo no sabemos todo de Nick, solo sus poderes y su conexión con el cazador marcado, Treen.

— Digamos que estás mezclando pintura fresca antes de hacer un cuadro, al chocar cada color se ve afectado cada uno de estos, aun así, siguen teniendo una relación fuera de ser colores combinados. Eso le está pasando a Nick, él fue amenazado de muerte por Treen al ser arrestado por sus padres, Treen fue arrestado por abrir una grieta dimensional para sacar a Taemodeo al plano físico, Taemodeo es el demonio dominante de Josh, Josh es el amigo de Nick. Están conectados entre todos ellos, si son conexiones idóneas como Nick y Josh o Treen y Taemodeo no se ven afectados en lo absoluto, sin embargo, al chocar un grupo contra el otro o uno de los buenos con uno de los malos todos se ven afectados. Nick tiene cierta debilidad al ver el aura de los demonios mayores, las describe como oscuridad pura, nada que describir o ver, un simple vacío; le causa una gripe o un dolor de cabeza. Si casi mata a Nick fue por un choque, si no estaba el marcado con ustedes, estaba con otro conectado, Josh pudo haber sido atacado por Taemodeo en el cuerpo de Treen, hiriéndolo gravemente y afectando indirectamente a Nick.

Valentine nos explica sin llorar o tener miedo, me recuerda a esa serie en un hotel donde el sádico inventor del hotel no sentía nada al matar o traer de vuelta recuerdos impactantes. Saca una jeringa nueva del empaque y la llena de la fórmula resultante de mezclar tantos ingredientes, un líquido amarillo.



#5837 en Fantasía
#2761 en Thriller
#1477 en Misterio

En el texto hay: venganza, demonio, cazademonios

Editado: 02.03.2024

Añadir a la biblioteca


Reportar




Uso de Cookies
Con el fin de proporcionar una mejor experiencia de usuario, recopilamos y utilizamos cookies. Si continúa navegando por nuestro sitio web, acepta la recopilación y el uso de cookies.