Cazador de Maldad

20- La Leyenda

Por eso mis padres jamás me confirmaban la veracidad de esa leyenda, realmente es cierta, esa vieja mansión que se sigue cayendo a pedazos desde hace 20 largos años para Treen y mis padres es donde Taemodeo quiere hacer de las suyas, ahí debe estar el libro de los demonios, sino no tendría tanto sentido regar por todas partes lo que necesitas para un ritual, sería como hacer una hamburguesa teniendo cada ingrediente en diferentes partes de la casa, muy complicado y estúpido. Si incendiamos o explotamos la mansión Sanobi nos desharemos del libro de los demonios y dejaremos Taemodeo sin recursos, el incendio es fácil, con encender las vigas de madera o las pocas alfombras que siguen enteras podríamos provocar el incendio, con explotarla serán necesarias las runas, solo que tendríamos que correr antes de que Taemodeo llegue a donde están, tienen una gran onda expansiva.

— Mismo lugar, me parece curioso —Valentine sigue con mis mismas dudas relacionado a porqué el mismo sitio a pesar de ser para terminar con ese ritual.

— La leyenda —resuena en mi cabeza la leyenda entre los jóvenes cazadores, la que te debías saber al cumplir los 12 en mi generación—. Había una leyenda entre los cazadores, decían que al arrestar a Treen no pudieron deshacer las marcas y velas usadas para el ritual, las velas no se despegaban del suelo y las manchas siempre dejaban un rastro. Siguen ahí por no terminar con el ritual original, el que Treen hizo hace diez años.

— Es cierto, mi predecesor me decía sobre lo peligroso del ritual, una vez iniciado no puede ser destruido hasta completarse, es tenerlo vigilado o matar al responsable —Sheila me apoya contando su versión de la leyenda, que resultó ser cierta.

— Ustedes prepárense, traigan comida, armamento, información necesaria y sus posesiones valiosas si quieren. Informaré al resto del consejo, nos veremos mañana a las seis con quince minutos en la mansión Starkthorne, así llegaremos a tiempo para las siete con seis minutos, la hora del demonio.

A la hora de salir me veo obligado a atarme los zapatos bien, el nudo se deshizo por ser pisado por Nate. Cuando Valentine empieza a hablar mejor me quedo unos cuantos minutos más por curiosidad, descubriendo que no les dio la dirección exacta de esa mansión destartalada, les dio el área no tan grande, solo les dijo que vi el área de casas abandonadas y la mansión Sanobi. Decido quedarme con esa valiosa información, Valentine ha hecho muchas cosas raras últimamente, jamás mentiría al consejo, ni hablar de sacar a relucir tratos que lo pueden afectaren algún sentido, debo averiguar qué trama.

Dos horas antes del viaje ya he empacado la mitad de mi arsenal, dos arcos, la mitad de dagas y cuchillos regados por la casa y mi uniforme está intacto y completo, incluso me doy el beneficio de ayudar a los otros. Como supongo que KnamGam estará ahí asistiéndolo, decidí prepararle unas cuantas armas especiales para él, aunque ahora tengo que reportar el daño de una espada de oro. Pasé toda la noche haciéndole a Josh y a Nate sus respectivos uniformes, el de Josh de color azul marino similar al mío, solo que con una capucha y sin guantes, mientras que el de Nate es más sencillo, un bodysuit negro con mangas hasta el codo con botas resistentes, al ser un licántropo necesita más libertad de movimiento que protección. A escondidas vuelvo a leer mi libro de invocaciones, nadie ha notado esa perdida y no lo harán, todos están tan ocupados por servir de ayuda que no se han dado el tiempo de revisar los miles de cosas confiscadas de mi casa. Dentro del libro hay muchas más invocaciones que dejan las otras, la mejor de las invocaciones, una de última opción es la invocación de dar la energía para matar al demonio, marcado o enemigo, cumple muy bien su trabajo, tiene una efectividad de 100%, pero a cambio tienes que dar todo lo que te hace un cazador, pasando a ser un humano normal, no un mítico, un marcado o un demonio, solo pierdes tus habilidades de cazador.

Si fuera necesario lo usaría, pero lo guardaré por si mi primer plan falla o mi pelea con el demonio me agota demasiado, mis padres no se molestarían en lo absoluto, me felicitarían por cumplir con mi misión sin importar lo que pueda perder, me mantendrían como miembro honorifico de los Starkthorne por ser el primero en acabar con un marcado, le pondría un fin al legado de la familia cazadora, pero lo haría por un bien mayor. A escondidas oculto el libro en el forro de mi chaqueta, si no lo uso me serviría de protección extra, no quiero que nadie lo sepa, los sermones convenciéndome de no usar el libro me dejarían cansado como para hacer algo.

— Falta media hora para que lleguen todos, necesito su presencia aquí —les aviso a todos siendo lo más puntual posible, en una misión de este tipo mantenerse ocupado todo el tiempo es bueno como forma de distracción—. Voy a inspeccionar el arsenal.

Nate y Josh bajan con sus maletas mal cerradas haciendo movimientos aleatorios para probar sus uniformes, el poco tiempo no me dejó comprobar su utilidad y elasticidad. Así que ellos lo hacen a propósito, saben que podría remendar sus trajes con aguja e hilo en el viaje, ya si lo rompen a media batalla tendrán que enseñar sus encantos a los cazadores, los del consejo y al marcado. Me toca revisar su maleta sin tocar sus objetos personales, previamente señalados con cinta adhesiva roja, y tengo la suerte de ser el encargado de registrar para llevarme ese libro de invocaciones a escondidas de todos, debo ganar a cualquier precio y tengo muchas oportunidades nuevas gracias al libro, todo un capítulo de invocaciones me podría servir muy bien, sobre todo el capítulo de defensa sagrada, llena de tantas invocaciones para salir intacto de una batalla.



#5945 en Fantasía
#2794 en Thriller
#1493 en Misterio

En el texto hay: venganza, demonio, cazademonios

Editado: 02.03.2024

Añadir a la biblioteca


Reportar




Uso de Cookies
Con el fin de proporcionar una mejor experiencia de usuario, recopilamos y utilizamos cookies. Si continúa navegando por nuestro sitio web, acepta la recopilación y el uso de cookies.