city jungle

Capítulo 1: city jungle

Olivia

Gritos y más gritos, fuego y más fuego. En conclusión. Caos, el pueblo solo son esas quemaduras que jamás cierran, a pesar de que trates de apagarlas con un balde de agua. No sanan, ni siquiera cause apacigua tal miseria.

Pero, una chispa de esperanza surge de mi interior y me dice: «Vas a salir» «vas a respirar un aire puro y sin lamentos», si, en ocasiones suelo ser una niña ilusa, una niña que aún sueña por cumplir unas metas.

De nuevos los lamentos, la sangre y edificios destruidos. Las personas caminando intentando salvarla a sus seres queridos y solo muertos.

—Maldición. —Respiro hondo, mis pensamientos siempre ganando sobre mi cordura. Un espejo es lo que tengo al frente, un espejo que refleja todo lo que soy. Una guerrera de city jungle.

Comienzo a toser y es sangre. La mancha queda impregnada en toda la palma, duele, arde y quema.

—No te has ido—Digo para mí misma, dejo a un lado las desgracias y me lavo la mano con toda tranquila. Abro el grifo y solo se desploman cascadas ínfimas en el lavamanos, con esta cantidad la sangre desaparece.

Tengo la costumbre de vislumbrar mis facciones en el espejo, desde que inició la desgracia de City jungle. No lo hago para observar que tan bella soy o porque mi cabello rubio se va desgastando constantemente. Lo hago por mi pasado y por mi pueblo: «Defiende tu patria Olivia, tu mente guarda eso».

—Lo haré, te lo prometo, mamá—Salgo del baño y desciendo al primer piso. La escala rechina, otro daño.

El primer piso tiene lo básico, una sala, un comedor y una cocina, pero lo que capta mi atención son mis hermanos. Desde que tengo uso de razón. Nuestro hermano mayor, Alec. Nos ha protegido a mí y a Mike. La fortaleza del peligro.

Sonrío de lado al ver a Alec prepara el desayuno para todos. Mis ojos prosiguen con la búsqueda de Mike, Mike no esta, suspiro. Siempre tardar años en arreglarse.

—Hola, ¿Necesitas colaboración? — Profiero mientras me aferro un pedazo de pan. Está frío.

—No, todo ya ésta listo—El tono de voz del mayor es seria. Es su personalidad.

—De acuerdo— Retomo mi camino al comedor. Entretanto que el desayuno llegue a mi mano; saco un tapabocas y juego con el. Con el símbolo de un tigre, el tigre simboliza la extinción de city jungle. El tapabocas tiene muchas interpretaciones y una de esta es. Vitalidad

Alec entrega unos Sándwiches en unas servilletas y un juego de naranja. Este pan si está caliente, comemos en silencio profundo. Cada quién en sus ideas, no sé qué piensa Alec, pero espero que sea sobre que las cosas cambien en esta pocilga.

Mike baja y se sienta en la silla, muerde un trozo de pan y sonríe.

—¿Esto lo hiciste tú, chico, zanahoria? —Mike emite en tono burlón y yo también me burlo de mi hermano mayor.

—Come rápido, tienen que ir a la escuela—Lo dice para esquivar el buen apodo que ha concedido.

—Como digas, capitán— Mike sigue comiendo y sonrío de lado. No sé qué haría sin mis hermanos. Ellos vieron como me tropezaba constantemente con la tierra y me levantaron.

Después del desayuno, Mike y yo salimos de nuestra casa y sobre todo seguros. Los tapa bocas nos protegen del virus de City jungle. ¿Por qué? Nadie la sabe, ¿Cómo? Yo lo sé, fue un plan del alcalde.

Camino junto con Mike, viendo el poco césped que queda y las casas con matices negros por los incendios y el genuino ruido que proviene es de los pájaros.

—¡Por favor, ayúdenme! —Una mano me sostiene con fuerza. Una chica de cabello rojo, que ahora es oscuro por la mugre y con cicatrices por todo su cuerpo. Tose en mi pie. Sangre.

—Tengo medicamento, solo aguarda...—Desesperada algunas cosas se desploman de mi maleta y los medicamentos salen rodando a un sendero sin fin. Esto es pavoroso.

La chica gatea con vigor para alcanzar las pastillas, es inútil. Eran las últimas que habitaban en mi bolso.

—Como lo siento—Lágrimas siendo la señal de mi dolor. Su dolor es el mismo que el mío, le sostengo las manos sucias de la joven—Eres fuerte, vas a salir de esta.

—Por favor, tiene que tener otras, estoy...—La chica empieza a convulsionar frente de nosotros y no sé qué hacer. Quiero ayudarte, quiero ser tu esperanza en la noche. Mike se aferra a mi mano y me saca de la infausta escena.

—¡No! —El cuerpo sigue botando sangre y lloro con más fuerzas. Que ese Dios al que tanto le glorifica, escuche mi aflicción—¡Mike, suéltame! —Trato de zafarme, pero es absurdo.

—Olivia, tú no puedes hacer nada por ella ni por nadie. ¡Todos aquí estamos muriendo de ese virus, maldita sea! ¿Quieres hacerte la guerrera? Si sigues en ese juego, tú serás la siguiente en morir, además, ¿Por qué sientes su tormento? Acostúmbrate a esto— Los ojos azules de mi hermano expresaban furia y antipatía, al igual que su cabello rubio un desorden, ya que el tapa bocas no permitía ver los movimientos de los labios. Mike ha cambiado, el dolor lo hizo indiferente, ¿tiene razón? No, esto no es un juego. Esta es la realidad y lidiaré con esto hasta derramar la última gota de sudor.

Mike se adelanta sin decir nada más, me quedo estática, oscilando con dificultad a la chica de cabello rojo. Ya está... su ciclo de vida ha concluido en una tortura enfermedad.

Camino con Mike sin hablarnos, estoy algo enojada con él. ¿Por qué nadie ver la unión? Esos miles de razones que me hacen quedarme aquí, quiero salvarlos, a todos, incluso a ti Mike.

El trayecto al colegio es tedioso, minutos caminando por la vía roca y uno que otro árbol con hojas o sin hojas. La escuela de City jungle es un edificio viejo, con algunos vidrios rotos, quedaron fragmentos de hojas pegadas en los edificios, los salones son un espacio con una silla sucia a punto de colapsar. Todo es así, escasez y no coexiste una hora de descanso para nosotros en este pueblo.

Mike y yo estamos observando la entrada. En las bancas están Maya y Peter hablando, también con sus respectivos tapa bocas. No todos tienen esa capacidad de tener la seguridad y bienestar. Este caos fue una sorpresa para todos.



Valentina

#5332 en Fantasía
#1050 en Magia

En el texto hay: poderes virus y distopias

Editado: 05.05.2021

Añadir a la biblioteca


Reportar