como agua y aceite

1

-orden 5 y 6 lista!.- grite al mesero mientras me volteaba de nuevo a la estufa.

-Dios mio Nadine apurate la mesa 8 quiere su orden ya!.- dijo mi insportable jefe.

-Mira...- dije respirando ondo mientras me ocntenia de no aventarle el sarten en la cabeza. - en vez de estarme precionando deberias de ayudarme.- 

-no, soy tu jefe no asistente.- dijo mientras  examinaba los platillos.

me voltee y lo apunte con mi espatula. -Entonces largate de mi area de trabajo y dejame cocinar a gusto.- saque el Omelette del sarten, le verti las verduras encima al estilo Español mientras del otro terminaba de cocinar el ultimo hot-cake de cocholate. tome la crema batida y por encima de cada hot-cake le puse una ligera capa y luego las frutas asi consecutivamente hasta formar una pequeña torre de hot-cakes, tome el batido de fresa-banano en yogurt y lo verti en un baso, le coloque una fresa de decoracion y lo puse junto con lo demas.

-orden 8 lista!- grite mientras miraba al mesero, me quite mi gorro.

-¿contento jefe?- me diriji hacia el, el solo rio. -si fueras mas rapida estaria contento.- 

yo solo voltee los ojos y rei. -¿ya puedo tomar mi descanso?- 

-claro, mandar es un trabajo duro.- se incorporo y se acerco a mi. -¿nos vamos?

yo solo rei -vamos-

mire a Emily y con señas le indique que me cubriera, solo sonrio y (aparte de hacerme señas como cualquier amiga haria cuando vas a salir con un muchacho guapo) me dijo ¨esta bien¨.

Es muy gracioso como ella insinua que el y yo tenemos ¨algo¨ el es como una hermano para mi, apesar de no recordar parte de mi vida, se que el a estado ahi siempre y aunque no me lo diga, se que el siempre lo estara.

subimos el sugundo piso y despues el tercero, llegamos al cuarto de servicio y subimos las escaleras, el abrio la puerta y salimos.

el aire recorre mi cara es fresco y reconfortante, el cielo esta intensamente azul claro, soleado y despejado, el ruido de la ciudad de Mexico se escucha en todas partes, me dirijo al barandal, desde aqui se alcanza a ver el Angel de la independencia y toda la ciudad.

-Por esto me encanta trabajar en este restaurante.- dije repsirando hondo.

-yo creia que era porque tus dos mejores amigos de hace no se...- se quedo pensando, mientras finjia estar dolido- unos 15 años trabajan aqui, pero las cosas no son como uno piensa.- dijo mientras se cruzaba de brazos y se recargaba en el barandal. 

-Lo se, que lastima ¿no lo crees?.- dije mientras me recargaba en el barandal.

el volteo a verme indignado apunto de decirme algun sermon melodramatico, pero yo lo interrumpi con una risa.

-solo por eso te rebajare tu sueldo.- 

-al paso que vas me dejaras sin un peso.- dije mientras reia.

-ese es el punto señorita Dumont.- 

yo solo rode los ojos.

-mejor cambiemos de tema antes de que me dejes sin dinero.- dije mientras volteaba a verlo -¿como vas con Samantha?- 

-Pues.- dijo mientras se rascaba la cabeza, como si estuviera nervioso podia ser un rompe corazones y un chico rudo, pero cuando se enamoraba de verdad, era como un colegialo.

-me acaba de invitar a una cena social que hara su familia por la boda de plata de sus padres.-

-woauw ¿cuantos años llevan de casados?- le pregunte asombrada-

-25 años- 

-es mucho, que lindo- dije mientras sonreia. -pero porque te invito a la fiesta donde sus padres van a celebrar sus 25 aniversario, acaso ella... - dije asombrada.

-si, ella me quiere presentar con sus padres, ya llebamos un año saliendo y dice ella que ya es hora que conozca su familia.-

-y como te sientes al respecto?- dije mientras lo miraba a los ojos.

-Es ahora o nunca, me gusta mucho como nunca antes me habia gustado y me gustaria ir mas serio con ella.-

sonrei a las palabras que el dijo, pero en el fondo senti como si algo en mi se rompiera; ella siempre fue el amor de su infancia, siempre quizo algo con ella y  ahora eso es posible, pero hay algo en mi que se rompe.

el levanto mi menton y me miro a los ojos.

sus ojos eran color miel, su tez era morena clara, su cabello negro con rizos muy ligeros, su mandibula cuadrada y barba.

el estaba perdido en mis ojos, miro mis labios y se comenzo acercar, mi corazon casi estallaba, mi piel se erizaba y mi sangre ervia de los nervios.

-dios mio, asi que ella te presentara con tu familia, eso es maravilloso Jason.- dije mientras bruscamente me alejaba de el y caminaba hacia el barandal recargandome en el.

-el solo agito su cabeza y me miro, sonrio y me contesto.

-lo se, de hecho Samantha me dijo que las invitara, a ti y a Emily, no se si...-

no deje que terminara la palabra por la emocion. -claro que si! eso no se pregunta tarado, queremos ver como conquistas a toda la familia de Samantha con tus encantos Don Juan.- dije mientras le guiñaba el ojo y le daba una mirada tipo ¨Jhonny Bravo.¨

-estas loca.- se rio ampliamente.

-esas son las consecuencias de hacerme trabajar tan arduamente.- dije mientras finjia estar dolida.

-hablando de trabajar...- hizo una pausa y empezo a caminar hacia la puerta.

rodee los ojos.

-pareces adolescente cuando haces eso.-

-¿hacer que?- dije confundida.

-rodar los ojos.- abrio la puerta y bajo las escaleras.

-¿tienes poderes o que?- dije impresionada.

-no, pero soy tu jefe, y te conozco.-

solo rei y segui caminando, pero una fuerte punzada en mi cabeza me detuvo, me agarre de los barandales de las escaleras y me toque la cabeza.



Mabel

#15721 en Otros
#23803 en Novela romántica

En el texto hay: amor intriga pasado mentiras

Editado: 27.04.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar