Confía en mi

Nuestras apariencias

 

El el mundo existen dos tipos de personas los fieles y los leales, las personas fieles son aquellas personas que no te engañan, pero que en algún momento se irán y te traicionarán y por el otro lado están las personas leales que te ponen por sobre todas la cosas, jamás te abandonarían y mucho menos te traicionarian. Lamentablemente las del segundo tipo están en peligro de extinción. 

Pipo y yo nos vamos como todos los días al parque, hoy es un día tranquilo (me encanta cuando no hay casi nadie, se disfruta más de la buena compañía). 

Siempre juego con él, le lanzo la pelota para que la traiga me encanta como corre hacia la pelota y me la trae llena de baba, es la mejor parte, pero si que domora mucho ésta vez. 

Han pasado unos minutos, será mejor que vaya a buscarlo, la pelota cayó atrás de un arbusto pero no es obstáculo para él siempre vuelve y no se tarda más de un minuto. 

Pipo - lo llamo - Pipo dónde estás? Pipo ven!! 

Escucho un ladrido como respuesta y me dirijo hacia atrás del jardín y veo como mi perro estaba encima de un chico al cual conozco, vaya coincidencia. 

Hola - dice aún debajo de Pipo.

Lo miro pero no digo nada, la verdad es que se me hace graciosa esta escena. 

Es tu perro? - me mira con súplica para que lo saque de encima. 

Existen dos posibilidades en este momento que Pipo que lama la cara o que le gruña más, aunque no me sorprendería que sea la segunda ya que para él es un extraño. 

Bueno no pasó ni la prime ni la segunda lo que hizo fue salirse y sentarse a su lado (eso solo lo hace conmigo) ahora estoy confundida. 

Parece que le caigo bien - dice con esa voz tan gratificante y una sonrisa. 

Sí... bueno eso pasa casi siempre - miento - vamos Pipo - cogo la pelota y me sigue. 

Espera - se para y me sigue, Pipo está en medio - quería saber si... Bueno si te gustaría salir conmigo alguna vez. 

Escucha, gracias por lo de ayer pero será mejor que te alejes de mi ¿bien? - digo mientras me paro 

Por qué? - frunce el ceño 

Porque sí - le lanzó la pelota a Pipo, cae un poco lejos 

Esa no es una respuesta lógica - se cruza de brazos. 

Cuál sería una respuesta lógica? - digo mientras me siento en el césped delante de un árbol gigante. 

Qué me digas que sí - se sienta a mí lado. 

Esa sí no es una respuesta lógica - sonreímos. 

Pipo regresa con la pelota y la deja, parece que se ha cansado y se recuesta en medio de ambos, apoyando su cabeza en sus piernas. 

Parece que en verdad le caíste bien - acaricio su pelaje - no se acostumbra a los extraños fácilmente - al igual que yo, digo para mi misma -

Pero dijiste que... - 

Mentí - me encojo de hombros 

Bueno... Y si al perro le agrado por qué no a la dueña? - sonrío 

La dueña quiere saber por qué no dejas de insistir - lo miro 

Yo pregunté primero - inclina su cabeza sin dejar de mirarme , que ojos tan lindos. 

No es que me desagrades, solo no suelo salir con gente que no conozco eso es todo - vuelo mi mirada al frente - ahora tú. 

Justamente porque me parece que no sueles salir a menudo - qué? Acaso está insinuando me veo como una persona aburrida? - además siempre hay una primera vez para todo y que mejor que con un experto - tiene una sonrisa plasmada en su rostro, que por cierto es muy bonita. 

Ajá, sí claro, un experto, y dígame señor experto si es que por algún motivo, razón o circunstancia decido salir con usted a dónde me llevaría? - digo con gracia. 

Eso señorita lo sabrá si acepta mi propuesta - responde de la misma forma en que lo dije. 

Mmmm.... - asiento con la cabeza - vaya forma de hacer que las chicas acepten sus invitaciones - lo miro. 

Acaso me veo como un mujeriego? - pregunta con una mano en el pecho haciéndose el indignado. 

No, todo lo contrario de hecho, pero las apariencias engañan - de pronto su expresión cambia a una simple sonrisa. 

Vaya señorita todo lo que diga lo va utilizar en mi contra? - reímos 

Está bien - digo de repente 

Qué? Creo que no escuché bien podrías repetirlo por favor - dice burlón mientras se pone una mano en su oreja. 

Pipo es hora de irnos - digo sin hacerle caso y me paro. 

Oye.... - se quedó sentado 

Que sí, dije que sí - volteo para verle y está sonriendo, sigo caminado con Pipo, no sé por qué acepté pero no se sintió mal en realidad, de hecho ahora tengo una cita con un chico muy guapo que es un completo extraño y que después de esto no lo veré mas que en clase, sí Vea así será mejor. 

 

 

 

 

 



#18400 en Otros

En el texto hay: amor, amistad, amigos

Editado: 23.09.2020

Añadir a la biblioteca


Reportar




Uso de Cookies
Con el fin de proporcionar una mejor experiencia de usuario, recopilamos y utilizamos cookies. Si continúa navegando por nuestro sitio web, acepta la recopilación y el uso de cookies.