Confía en mi

La cena

Ocean 

Ahhh!!! Que aburrido, estoy camino a casa de mis padres para la dichosa cena de negocios de mi madre, llevo puesto una polera blanca, zapatillas del mismo color y un pantalón negro, debía estar presentable pero eso no es lo mío, que me obliguen a ir está bien pero que me obliguen como vestir eso no.

Veo como se abren las rejas, estaciono a Mónica en la entrada de la casa, ésta es blanca y muy grande no venía desde hace cinco meses pensé que no volvería aquí pero ya veo que no, entro observo que sigue igual que antes, en la sala hay tres sillones color marrón oscuro con protector blanco, en la pared está la televisión de cincuenta y dos pulgadas, Gloria la encargada de las funciones de la casa se me acerca. 

Joven Ocean - dice con una sonrisa. 

Gloria - me acerco a ella con los brazos extendidos para abrazarla. 

Me alegra verlo - nos separamos del abrazo, Gloria es la que nos crió a Alec y a mí prácticamente, es como una verdadera madre para mi - la señora y el señor lo están esperando en el comedor. 

Gracias, Gloria - le sonrió y me detengo justo en frente de la puerta que me separa de ellos, justo ahora quiero irme, sin embargo no puedo hacerlo, toco y entro, miro la mesa en la que están mi padre en la cabeza y mi madre a su lado derecho, un señor que aparenta sus cincuenta está al frente de mi madre y una chica de mi edad al costado de éste, mi madre pide disculpas para pararse de la mesa y se me acerca con una sonría más falsa que las estenciones de Sheyla Rojas. 

Por qué no traes puesto el traje que envié para ti - dice disimuladamente mientras toma de mi brazo para dirijirnos de la mesa. 

No estás feliz de verme, madre? - inclino mi cabeza a su oído para que solamente ella me pueda oír. Nos miramos y sonreímos cuando llegamos a la mesa, me siento a su lado. 

Walter el es mi hijo, Ocean - el señor me mira como si estuviera analizandome - Ocean él es el señor Walter - nos damos la mano - y ella es su hija, Stephany - me mira con una sonrisa y yo hago lo mismo... Ufff.

......

Terminamos de cenar y ya me cansé de todo esto lo único que percibo en ésta mesa es hipocresía absoluta, pero no importa porque ya me voy. 

A sido un placer señor Walter, señorita Stephany - dejo mi servilleta en la mesa - pero es hora de irme. 

En serio? Creía que te irías más rato - toma de su copa de vino - por qué no mejor vas y le muestras la casa a Stephany - sonríe maliciosa pero disimulamente, mierda.

Claro - trago saliva - será un placer - la miro penetrante y luego a la chica que está esperando - vamos? - le extiendo mi brazo, lo toma y salimos al jardín de atrás. 

Ya puedes dejar de hacerte el caballero, se perfectamente que no deseas estar aquí - vaya acertó, parece que a ella tampoco le agrada todo esto. 

Soy un caballero señorita - tomo asiento en una banca que está junto a un árbol - pero no soporto aparentar alguien que no soy - toma asiento a mi lado. 

Púes no eres el único que está harto - mira hacia la luna - yo he venido aquí por obligación al igual que tú... Tengo a alguien que quiero esperándome para hacer una vida juntos, sé que suena loco porque aún tengo diecisiete pero.... quiero ser libre, donaría todo el dinero que poseo contad de ser feliz un día - asiento con la cabeza, yo donaría todo el dinero que tengo contad de ver esa sonrisa, que hace que mi corazón se acelere - y tú? - la miró con cierta incredulidad. 

Hay alguien - me mira atenta - es inteligente, divertida, hermosa, tiene los ojos mas bellos que he visto y una sonrisa espectacular, ella es diferente.... Es especial - se ríe - de qué te ríes? - 

Púes es que estás enamorado - sonríe - vaya suerte tienes, lo mío es más complicado, pero me alegro que aunque sea uno de los dos pueda estar con la persona que quiere - su mirada se pierde 

Por qué dices eso? - mi sueño se frunce - si de verdad lo quieres lucha por él, por tus ideales, por lo que te hace feliz, no por lo que los demás esperan y quieren de ti sino por lo que te mereces - me mira - dijiste que donarias todo el dinero que tienes para ser feliz, ve y hazlo por qué esperar - hablo metafóricamente y creo que ella me entendió. 

Espero que ella te sepa valorar... - mira de nuevo a la luna - tienes razón le diré a mi padre que no seguiré con esto - se para y me mira - Ocean.. - la miro - gracias - sonríe y se va. 

.... 

Llego a casa y me tiro en la cama, como extrañaba esta suavidad, se siente tan bien, me pongo boca arriba y pienso en lo que me dijo Stephany.... Acaso estoy... Creo que hora de ir a dormir fue una noche muy pesada. 

 



#18400 en Otros

En el texto hay: amor, amistad, amigos

Editado: 23.09.2020

Añadir a la biblioteca


Reportar




Uso de Cookies
Con el fin de proporcionar una mejor experiencia de usuario, recopilamos y utilizamos cookies. Si continúa navegando por nuestro sitio web, acepta la recopilación y el uso de cookies.