Corazón

Destino

Soren

Todas y cada una de las personas a mi alrededor desaperecieron, solo una frase repitiendose varias veces en mi cabeza, esas palabras que me han ausado el dolor mas grande en toda mi vida y que eran mi mayor temor.

Blake ya no despertará

"sus organos pueden ser donados si ustedes lo autorizan", es lo siguiente que escucho y es lo suficiente para que yo reaccione. "¡no!, ¡nadie tocará el cuerpo de mi hermano y mucho menos tendrá sus órganos!", "hijo calmate", mi madre trata de calmarme entre lágrimas, "piensa en que podemos salvarle la vida a alguien", "¿sacrificando la vida de mi hermano?, es tu hijo de quien estamos hablando", "lo sé, pero el ya no depertará, aunque nos duela tenemos que desconectarlo y tu tienes que aceptarlo, tenerlo así solo nos hará daño, principalmente a ti", sé que tiene razón pero el solo pensar en que abriran el cuerpo de mi hermano y que una persona extraña tenga parte de él causa enojo en mi interior, "entonces no cuenten conmigo para esto". salgo del hospital lo mas rapido que puedo ignorando el que mi madre me esté llamando.

No puedo ser parte de eso, simplemente no puedo... 

No se cómo, pero me encuentro en mi departamento y lo primero que hago es sentarme en el sofá y tomar la foto en la que nos econtramos mi hermano y yo, él tiene un brazo sobre mis hombros y ambos sonreimos a la cámara. Hace tres meses mi hermano gemelo tuvo un accidente automovilístico, lo llevaron al hospital rapidamente pero desafortunadamene entro en un coma profundo del cual y según el doctor, ya no despertaría. Siento mis lagrimas correr por mis mejillas pero no hago nada para detenerlas, necesito desahogarme, necesito sacar este dolor que llevo dentro porque siento que una parte de mi se ha ido con él.

************

Escuho un espantoso ruido a lo lejos,  no quiero levantarme, no quiero enfrentar la triste realidad que me invade todos los días y mucho menos hablar con alguien, porque sé perfectamente que ese ruido proviene de mi celular. pero aun así me levanto para contestar y enviar al carajo a la persona que ha desidido arruinar mi sueño. "¿que demonios quieres?, no estoy para nadie", " ¿qué es esa forma de hablarle a tu madre?", mi madre practicamente grita al otro lado, "lo siento mamá, yo... no vi que eras tú", "¿vendras para la cena?", y esa es la misma pregunta que me hace desde hace tres meses, desde el funeral de mi hermano cuando decidí aislarme de mi familia y dedicarme solo a mi trabajo con el unico propósito de distraerme.

"lo siento, no puedo", escucho como suspira, ella sabe que trato de evitar ir a su casa, " no puedes evitarnos todo el tiempo hijo, me duele y me preocupa que lo hagas", " lo sé madre, pero no puedo llegar al lugar en el que viví toda mi infancia con mi hermano, tienes que entenderme", " y lo hago, pero es momento de que lo dejes ir y seguir con tu vida, eres muy joven y yo quiero nietos", otra vez con lo mismo, "de eso se encargará Lauren", "yo quiero nietos de ti tambien, y quiero que vengas mañana por la tarde a casa, esta cena puedes sartartela pero lo de mañana no, así que te quiero aquí a las tres de la tarde", no pude responderle nada ya que mi tierna y cariñosa madre colgó antes de que puediera decir algo. No tengo ni la menor idea de por qué es necesaria mi prescencia mañana en su casa, pero si no quiero que mi madre despues aparezca en mi puerta será mejor que vaya. 

Hago la rutina de todas mis mañanas, ducharme, cambiarme, desayunar y salir al trabajo. Al llegar mi asistente lee toda mi agenda de hoy, cumplo con la reunion de la mañana y el resto del día y como de costumbre, me encierro en mi oficina a ahogarme en trabajo. No es hasta que mi asistente llama a la puerta para preguntarme si necesito algo mas o si ya se puede retirar que me doy cuenta de que son las seis de la tarde. "solo agregue a mi agenda que mañana tengo que salir a las tres de la tarde por favor", "esta bien señor", "gracias, puede retirarse", hace un asentimiento de cabeza junto con una sonrisa que deja ver sus intensiones de coquetearme y sale contoneando sus caderas, si no fuera eficiente en su trabajo ya la habría despedido. 

Recuerdos del pasado intentan agobiar mi mente pero rapidamente los evito reemplazandolos por la corta conversasion que tuve con mi madre esta mañana, ¿que es lo que tiene planeado que necesita que yo esté presente?, solo espero que no sea un plan para presentarme a una de las hijas de sus amigas, me enojaría mucho con ella si hiciera eso, aunque creo que la perdonaría al siguinete día. Sin nada mas que hacer en mi oficina, apago la computadora y me voy a mi departamento; todo era diferente cuando estaba mi hermano, todas las noches saliamos juntos, ya sea  a un bar o simplemente a cenar a un restaurante o a casa de mi madre.

*************

Aria

"mamá, basta, estoy perfectamente bien", "lo se hija, es solo que desde la operación siento que tengo que cuidarte más", amo a mi madre pero me molesta un poco el que se haya vuelto un poco sobreprotectora, "escuchaste a los medicos, ya no hay nada de qué preocuparse, mi acuerpo por fin acepto este corazón", puedo ver miedo aun en sus hojos, y la entiendo, estuvo a punto de perder a su unica hija. Me levanto de la cama, (en la que estuve casi tres meses debatiendome entre la vida o la muerte), para abrazar a mi madre y ella inmediatamente comienza a llorar, "lo siento", dice entre sollozos, "mamá, no me gusta verte llorar, mejor quiero que me regales una sonrisa y nos vayamos a casa", "no tan rapido, primero tengo darles las recomendaciones", sip, el que acaba de entrar es mi cardiologo acompañado de mi cirujano cardiovascular, ambos han estado muy pendiente de mi salud, ya que mi cuerpo no aceptadaba del todo el nuevo corazón. "hola cardi y ciru", ambos rien por los sobrenombres que les he puesto desde que entre al hospital, el primero es un hombre de cincuenta años, bastante apuesto debo decir, es de esos hombres que se ponen mas buenos con la edad, tiene el cabello color negro azabache pero con unas cuantas canas que comienzan a salir y ojos color café oscuro, el segundo es su hijo y se puediera decir que es su viva imagen, si no fuera porque su cabello es castaño oscuro y sus ojos son de un café mas claro, y a excepcion de su padre, él si mantiene su barba y su bigote, tiene 27 años y es considerado un genio ya que es uno de los pocos que a su edad ya es cirujano cardiovascular, uno muy guapo por cierto.



Eilsel Martz

#17899 en Novela romántica

En el texto hay: celos, amor, odio dolor

Editado: 16.06.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar