¿crees que los muertos pueden regresar?

Canta cuando me vaya

El auto tenía que desaparecer, si, le había visto, ¿Pero es mejor prevenir no? se dirigió ansiosamente a la carretera, de lado a lado cubierta por tierras pantanosas y rezando a todo lo divino porque fueran lo suficientemente hondas, se detuvo y empujó el automovil al interior del primero que vió.

Prontó llegó a su habitual cuarto rentado, se dirigió directamente a la ducha y un vendaval de pensamientos lo inundaron mientras el agua fresca le hacía estremecer el cuerpo, un rostro y un nombre iban y venían por su mente sin descanso ´Laura, Laura, Laura´ pero, ¿Qué era aquello para él? era variable, ¿Ahora? no lo sabía, un enorme ardor en el pecho le inundaba, quería repetir recuerdos y al segundo quería destruirlos, ¿Por qué? Se visitó entonces y encendió su teléfono para escuchar canciones con sabor a nostalgia, se tumbó en el futón que usaba por cama para cerrar sus ojos finalmente. La noche dio paso al día o más bien, la madrugada, con un excepcional buen humor se levantó apurado, tomó su teléfono y otros más que tal vez no debería tener, pero, ¿Qué más daba? los abrió y de inmediato los registró con excrutinio hasta encontrar su objetivo, pulsó y casi de inmediato el tono de espera del móvil, sonó, una, dos, tres, cuatro y listo, no tenía la paciencia para esto, el día es bastante bello ya, pensó, buscó un poco más abajo hasta la ¨M¨ en la lista de contactos, repitió acción y ahora todo fue más rápido. 

-André, estoy ocupada ¿Qué quieres?- la voz de Mariana se escuchaba agitada, tragaba saliva con continuidad y parecía nerviosa mientras que en el fondo las discretas risillas de su novio se hacían audibles, perfecto, pensó él- No tengo tiempo para tus bromas, Adios.- Había colgado.

Caminó, tomó un par de taxis y finalmente sonrió para sí al llegar a su destino, con bastante paciencia se quedó inherte por al menos ¿media hora? no importaba, pronto notó que no divisaba nada, ni una luz, ni movimiento, nada, una mezla de hartazgo y preocupación volvió a invadirlo, podía decir con certeza que odiaba esa sensación. Entró al edificio finjiendo tranquilidad, apenas haciendo contacto visual con el portero y dirigiendose por las escaleras, no eran muchos pisos y sus piernas estaban entumidas por su posicion anterior, caminar le vendría bien, subió con cierta prisa hasta llegar a su destino y miró a su alrededor un par de veces antes de sacar una pequeña llave de su bolsillo ¿Cómo la había conseguido? No fue difícil , solo necesitó que Laura le diese una llave de repuesto a alguien de confianza, y solo hizo falta atracar a ese alguien. Antes de eso debía conformarse con subir por la ventana, no se encontraba en un punto muy alto de cualquier modo.

Entró, solo para encontrarse con la habitación vacía y su silencio absoluto, cerró la puerta tras de si y al entrar analizó la escena a su alrededor, había una taza vacía en la mesita de la pequeña sala y los cojines del sofá estaban desordenados, no pensó mucho en ello y caminó hasta la habitación de Laura, se sentó en la cama con tranquilidad y miró un punto fijo por bastante tiempo, de pronto y sin razón aparente la sangre le comenzó a hervir, un tremendo enojo se instaló en su estomago y su respiración se aceleró. Pateó cada mueble y arrojó todo lo que en su camino encontró, gritaba y sudaba violentamente hasta desplomarse exhausto, rendido. 

El piso estaba frio, frio, frio, hacía frio, la noche había llegado y seguía tendido en el piso, había llorado por tanto que sus ojos parecían vencerse ante el sueño y escalofrios lo hacían temblar suavemente, pensaba en su entumecedor letargo en el hecho de que Laura no había llegado,¿Por qué? no estaba con Mariana quien tenía... Sus propios asuntos, entonces, ¿Dónde estaba? Laura, se fue... 

 

 

 

 

 

 



#30910 en Otros
#4294 en Aventura
#9995 en Relatos cortos

En el texto hay: redacción amateur, predecible

Editado: 20.05.2020

Añadir a la biblioteca


Reportar




Uso de Cookies
Con el fin de proporcionar una mejor experiencia de usuario, recopilamos y utilizamos cookies. Si continúa navegando por nuestro sitio web, acepta la recopilación y el uso de cookies.