¿crees que los muertos pueden regresar?

Dime quién eres

El día llego igual que la noche, no podía quejarse, ésta solo era una de las piedras en el camino para cumplir sus objetivos con ya prometedores resultados, no se preocupó demasiado por su apariencia y fue hasta la puerta mirando por todas direcciones esperando no olvidar nada, se miró en el espejo de la entrada a media sonrisa, al verse su expresión cambió y se centró en el reflejo frente a ella, hizo un mohín al darse cuenta de las ojeras que surcaban sus ojos, y lejos de preocuparse de lo que su habitual insomnio le estaba causando se preocupó por no tener una excusa para justificarlas, y entonces a su mente vino los reclamos de sus amigos en clase y el examen que se avecinaba. "¡Ahí está!" se dijo Laura, ¿Acaso había mejor excusa que un examen? Le sonrió de nuevo a su reflejo y se fue.

Tomó el autobús y no pasó mucho tiempo antes de que su celular vibrase, pensando que sería algún vecino diciéndole que había olvidado apagar una luz lo sacó con sumo disimulo, no estaba en condiciones para que se lo robasen, y al momento el corazón le dio un vuelco que le resultó incluso nauseabundo y sobre todo doloroso, colgó, cerró los ojos y conectó sus auriculares para olvidar el mal rato. De canción en canción se iba relajando y de un momento a otro estaba dentro del inter del sueño y la lucidez, su mente olvidaba todo, sin embargo no disfrutó mucho más de su música antes de que el estridente ruido de su ringtone volviese a sonar, en su modorra y algo molesta Laura lo tomó y como si se acabase de caer de bruces al suelo unas imperiosas ganas de llorar se apoderaron de ella, ya no sabía que hacer y sus ojos amenazaban con soltar un torrente de lágrimas en cualquier momento, no por tristeza sino por puro y completo pánico, ahora se arrepentía de no haber aprendido a bloquear un número cuando tuvo la oportunidad de hacerlo, volvió a colgar con un nudo en la garganta y con el corazón saliendosele del pecho, ésto era como una fiebre, se encontraba en un mar de angustia sin saber ya que hacer y resignándose a ceder en favor de la marea pensó "¿Hubiese sido mejor contestar?" la pregunta la rondó por unos minutos y antes de hacer algo de lo que arrepentirse bloqueó el celular recibiendo al instante un mensaje de texto, más nerviosa que antes lo abrió.

"Creí haber dicho que el autobús no es transporte para ti, no importa ¡Mañana me encargaré de eso!"

Atónita miró por la ventanilla con el afán de encontrar algo menos terrible de lo que ésto ya le parecía sin mucho resultado, allí fuera no había nada que indicase acoso. Cuando el autobús la dejó frente al campus miró atrás con un dejo de angustia y entró, se sentó en los jardines y encendió un cigarrillo a la par que miraba la explanada con los ojos ligeramente fruncidos por el humo de éste.

-¡Hola!- Benjamín tomo asiento a su lado acompañado por Mariana, su novia.

-Y luego porque me dicen que soy el mal tercio- Los tres se soltaron a reír imparables.

-Así te queremos- dijo graciosa Mariana, Laura lo sabía pero ¿Qué tenía que ver con lo incomodo que es estar con una pareja siendo soltera? 

-Oigan ¿hicieron la investigación de toxicología?- Las jóvenes lo miraron aterrorizadas, Benjamín las miraba conteniéndose para no explotar en risas.

-No se preocupen es para la próxima semana-

-¡Eres un idiota!- Antes de recibir un golpe se alejó levemente de su novia mientras reía.

Cuando entraron a clases tuvieron que ir directo al anfiteatro, aún seguían sin explicarse como no habían reprobado si siempre omitían la primer hora, vistieron sus batas y empezó la clase, mientras trataban de diseccionar las vísceras de un cerdo, el teléfono de Laura sonó una vez más sobresaltándola, recordó que no lo había apagado y se reprendió interiormente, la profesora le solicitó ponerlo en vibrador y eso mismo hizo, una hora se vio obligada a sentir el continuo vibrar del aparato y los truculentos sucesos de hacía unos meses le daban una ligera idea de quien podría molestarla con exagerado asedio. A unos minutos de acabar la clase Benjamín pidió retirarse al baño y como si de mal augurio se tratara el móvil de Laura timbró nuevamente, y ella desazonada por el hecho se dirigió al buró de su profesora para poder contestar.

Una vez afuera respiró muy hondo preparándose para lo que sucedería a continuación.

"-¿Hola?-"

"-¡Milagro! No creí que fueras a contestar-"

Con el corazón en la mano y ánimos de colgar y correr, tomó toda la fuerza interior que fue capaz de reunir e intentó continuar con la conversación.

  "-Me hubiese vuelto loca si no lo hacía de una vez-"

Tal vez esa fue una respuesta demasiado directa o mejor dicho sincera, no obstante su histerismo no le consentía fingir y el corazón le daba espasmos que le amedrentaban al hablar.

"-Es sin duda un lujo poder causar ese tipo de sensaciones en ti-"

Tal altanería no podía ser permitida si viniese de un completo desconocido y ésto le causó el vigor necesario para dar una contestación que parecía poder aclarar todo. Sin advertir la llegada de su mejor amigo quien se encontraba parado junto a ella.

"-Me parece que se ha equivocado usted de número-" 

"-A mí me parece todo lo contrario Laura, sostengo que éste es justo el número al que quiero llamar-"

El corazón le dio un retortijón certero, si no era un número equívoco ¿Qué quería ese hombre entonces?

"-¿Qué lo hace garantizarlo?-"

Ya no quería seguir con la conversación, la congoja la estaba abatiendo y sin embargo pensar en hablar con formalidades le distraía un poco.

"-Dime una cosa, ¿Crees que los muertos pueden regresar?-"

Y sencillamente colgó, se hubiese desternillado por la pregunta si no fuese por la situación, aún así se acotó a analizarla, ¡Claro que no, los muertos no pueden regresar! ella lo sabía mejor que nadie, estaba estudiando para ser forense y hasta ahora nunca había visto a los cerdos de practica reanimar e intentar devorarla. Miro al muchacho junto a ella dandose cuenta de que éste había estado ahí parado desde un momento atrás, la miraba caviloso como adivinando lo que pasaba y Laura le dijo.



#30845 en Otros
#4279 en Aventura
#9976 en Relatos cortos

En el texto hay: redacción amateur, predecible

Editado: 20.05.2020

Añadir a la biblioteca


Reportar




Uso de Cookies
Con el fin de proporcionar una mejor experiencia de usuario, recopilamos y utilizamos cookies. Si continúa navegando por nuestro sitio web, acepta la recopilación y el uso de cookies.