Cresendia

1. Chica en las nubes

Arrastro mis alas por las calles de la cuidad. No hay nadie fuera, después de todo son las 3am, las calles están teñidas de un azul marino de seguro que otra vez Aztri hizo un capricho. Otra vez me he quedado sin sueño, ya se esta haciendo común verme a esta hora por las calles, los últimos 60 años me he preguntado para que soy capaz, digo todos mis amigos de La Guardería saben para que sirven sus poderes, ¡es algo que descubres a las 45 años por dios! ¿por qué soy incapaz de usar los mio? Digo, tengo alas se supone que debo volar como lo hace Meize. Pero no lo hago, son sólo unas extremidades de mi cuerpo que no siento, bueno si siento cuando alguien la pisa o cuando se están mojando pero no puedo moverlas. Es una tortura el ser una inútil. Lo bueno es que casi nadie lo sabe. Aquí en el Borde está prohibido preguntar sobre los poderes de los demás, es visto como algo de mala educación. Al ser yo una Imponente con unas alas muy notables los demas asumen que puedo volar, y yo no les llevo la contraria.
Si tan sólo pudiera mover una pequeña pluma marrón de mis grandes alas parecidas a las de un halcón. Pero no puedo, solo son un lindo accesorio decorativo. En realidad son un muy bonito objeto decorativo, mis alas son grandes, más altas que yo como por 8cm con afilados cuernos en la cima; son tan largas que las arrastro en el suelo al caminar, sus plumas marrones y doradas brillan a la luz del sol de la mañana, lo bueno es que a pesar de su tamaño no le estorban a nadie, puedo caminar y ellas se mantienen muy juntas a mi cuerpo, casi parece como si las tuviera pegadas. Son simplemente hermosas.
Alzó la vista del suelo y la fijo en la torre de Miserati. El reloj marca las 3 y tres cuartos, será mejor que vuelva a casa antes de que mis padres se enteren de que me fui a mis "andadas nocturnas" como le dice la señorita Esther. Es mi vecina y la muy chismosa se ocupa de la vida de todos en el pueblo, la señorita sin vida puede ver a través de las paredes u objetos, y le gusta ver lo que los demás hacen desde la comodidad de su casa. 
Se que dije que es de mala educación preguntar por los poderes de los demás, pero el poder de esa señora lo sabe todo el mundo. Es que es bien chismosa la señorita perfecta. O al menos así le dice Meize. 
Doy media vuelta para volver a casa y quedo pasmada ante la imagen que ven mis ojos. Es una sombra, una gran sombra de más metro y medio que me observaba a distancia, o al menos eso parecía.  No muevo ni un músculo del cuerpo, siento la adrenalina que provoca el miedo correr por mis venas y ese cosquilleo el mis alas que me da cada que tengo miedo. Esa cosa no se mueve, yo tampoco lo hago, aprieto los ojos con fuerza por al menos cinco minutos con la esperanza de que al abrirlos la sombra ya no este; cuando los vuelvo a abrir la sombra está mas cerca, ¡joder!. Doy un leve brinco acompañado de un ruido de sorpresa. Llevo mis manos a la boca para evitar hacer ruido, cuando de repente esa sombra empieza a caminar en mi dirección. No me muevo, ni siquiera respiro. Cuando pasa por mi lado siento un leve hormigueo en en mi lateral izquierdo, que fue por donde paso la sombra. Y luego eso, eso que hizo que terminara de asustarme al 100%, le escuche susurra. Pero no cualquier susurro.
-Cressy- era mi nombre en un leve susurro. Uno tan leve que fue casi imperceptible.
Siento los pelos de mi nuca erizarse, mis pies me tiemble. Con desenfreno ¿es esto real? Mi cuerpo reacciona por si solo he hizo que corriera, que lo hiciera con todas mis fuerzas.
Corrí. Corrí sin importar que de vez en cuando me tropezara al pisar mis alas, corrí sin importar que nadie me siguiera, yo solo corrí. Corrí sola, en medio de la noche, en medio me aquella locura, yo solo corrí.

 

 

Salgo de la casa con pasó medio apresurado, voy tarde a La Guardería, todo sería más fácil si pudiera volar. Pero no me reprocho el no poder hacerlo, algún día podré mover mis alas, después de todo ¿para que las tengo sino es para usarlas? 
Camino por las calles del pueblo y veo a Meize a lo lejos. Esta volando a lo lejos con sus hermosas alas. 
-Mei- grito su nombre entre la multitud- Meize- vuelvo a gritar cuando noto que se da la vuelta. Agito mis manos en el aire para que note de donde proviene mi voz, y lo hace.
-Cress, hola cariño- dice llegando a mi lado dándome un fuertemente abrazo. 
Meize y yo tenemos algo en común: Alas. Ambas tenemos alas, pero son diferentes, ella tiene unas hermosas alas de paloma, con un blanco inmaculado, son redondas en la cima, muy opuestas a las mías y las de ella le llegan hasta las caderas, son pequeñas, pero al menos puede volar con ellas. 
Ella sabe que yo no puedo hacerlo, así que casi nunca hablamos de eso.
-¿Oye hiciste la tarea de la señorita Valastro? - pregunté un poco avergonzada de no haberla hecho.
-Cress- dice Meize un un poco incrédula y reprochona- ¿se te olvido la tarea de nuevo? 
-Pues qué te puedo decir, mamá necesita ayuda con el negocio de costura.-miento para defenderme por no hacer la tarea.
- Pues esta bien, te la pasare, pero mejor nos damos prisa, porque llegaremos tarde.
Yo asiento con la cabeza y sigo a mi gran amiga. La verdad es que ella podría ser mi mejor amiga, pero ese lugar siempre lo ocupará Aztri, la cual fue alejada de nosotras hace años. Aztri es una Veltro y como tal tiene que estudiar en La Penitenciaria. Es un lugar diferente a La Guardería. 
En La Guardería te enseñan a usar tus poderes de forma fisica, y también te dan educación física útil para un combate cuerpo a cuerpo. Pero en La Penitenciaria te ayudan a desarrollar tu poder mental, ayudarte a controlarlo o expandirlo. Existen Veltros de todo tipo. 
Elementales, como Aztri: pueden dominar los diferentes tipos de elementos terrestres: agua, fuego, tierra y aire. No Todos los elementales dominan mas de 2 elementos.
Magnof: puedes hacer hechizos para casi todo. Mi favorito es uno de fuegos artificiales que hacen anualmente a fin de año. Es simplemente hermoso.
Los videntes: que no les engañe el nombre, solo se han registrado tres que han podido ver el futuro, pero son aquellos que pueden usar sus ojos para algo, puede ser visión láser o ver a través de las cosas, como mi amada vecina la señorita perfecta. Durante años se debatió y eran Veltros o Imponentes ya que los ojos forman parte del cuerpo. Pero no se como llegaron a la conclusión de que son Veltros.
Y los telepatas: ellos puedes mover cualquier objeto dependiendo su peso, me explico, según dicen lo más que pueden hacer es mover 6 veces su peso, no importa si son más de un objeto a la vez, pero el que mas peso a levantado a sido Jhony Vulson, el cual levantó 10 veces su peso sólo con su mente. Obviamente le costó años de entrenamiento y dedicación pero eso no le resta méritos. 
Por nuestro lado los Imponente sólo nos dividimos en dos: los Inrras y los Extre.
Los Inrras son los que sus poderes incluyen una parte interna del cuerpo.
Y los Extre son más como yo y Mei, con algo externo al cuerpo.
Cuanto me hubiera gustado nacer siendo una Veltro, estaría con mi mejor amiga y tendría clases particulares, no digo que me moleste mi estilo de vida, pero aunque intenten ocultarlo ellos viven en mejores condiciones. Si tus habilidades son útiles tienes los mejores trabajos, y por ende puedes vivir en casas más grandes. Aunque existen Imponentes con buenos trabajos porque sus habilidades le ayudan o porque hacen un gran esfuerzo por conseguirlos, pero no es lo mismo. También existen Veltros que son pueblerinos, pero ya esos son porque quieren y no porque les toca. 
No es por denigrar a mi raza, pero me hubiese gustado ser Veltra, ellos viven mejor, aunque intentes negarlo.
-¿Cress?- dice Mei frenando de golpe. Mierda, seguro estaba hablando de algo importante.
-¿Qué?- digo algo inocente
-¿Otra vez en la luna? - dice Mei con indignación fingida, yo asiento levemente con la cabeza y ella me observa con una mirada acusatoria- y yo aquí gastando saliva, hablando de lo espectacular que me veré en mi vestido rojo cobrizo.- dice mientras seguimos caminando.
-¿Vestido para que? -pregunto aún más en el aire.
-¡Para mi cumpleaños! -dice con sus ojos amarillos bien abiertos- en serio ¿alguna vez escuchas lo que te digo? 
-Lo siento Mei- digo encogiendome de hombros- es solo que sabes como soy.
-Sí, lo sé,  eres una chica de que a pesar de que no vuela vive más en el aire que cualquiera.
-¡Oye!- digo con un leve tono molesto- eso me dolió -en realidad no, ella siempre hace comentarios así, ya estoy acostumbrada. 
-Pues que bueno, a ver su así bajas de tu nube- ambas reímos y entramos al plantel donde nos espera un largo día.



RoxanC30

#715 en Fantasía
#526 en Personajes sobrenaturales
#100 en Magia

En el texto hay: poderes, alas, hermanos con poderes

Editado: 28.08.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar