Cupido Otra Vez

Capítulo 1

La regla general dice: nuevo año, nuevas oportunidades, o algo así. En realidad, no me fío mucho de los dichos populares, en especial de los optimistas.

Pero sí, hoy empezaba un nuevo semestre, así que podría decirse que estaba a punto de conocer las asignaturas que me harían llorar por seis meses, sin piedad ni descanso.

Aunque claro, después de haberme visto envuelta en una vieja discordia entre dioses griegos cualquiera pensaría que estaba preparada para todo, incluyendo...

-De todas tus ideas, sin duda, ésta es la peor -mascullé.

Fran me devolvió una sonrisa cargada de confianza.

-Te aseguro que algún día me lo agradecerás -respondió.

Sí, algún día, cuando estemos en el Inframundo esperando que Caronte se lleve nuestras almas. Aunque claro, la casa de Hades estaba en nuestra lista de destinos favoritos, desde que yo ya había estado dos veces ahí, y ella una. 

Llegamos al salón donde se impartiría la cátedra de mitología griega, una absurda asignatura complementaria que mi amiga insistió en tomar, tan pronto vio el nombre entre las clases elegibles. 

-Si la carrera no exigiera un ramo complementario, créeme que jamás habría aceptado -reclamé.

Abrimos la puerta y conocimos a nuestros nuevos compañeros, seguramente la mayoría provenía de facultades más ligadas a las humanidades y las ciencias sociales, donde éstos temas realmente eran discutidos y despertaban el interés de los estudiantes. Asimismo, la mayoría de los alumnos de nuestra carrera se había decantado por opciones más ligada a la biología y los animales. Agus y Nick se inscribieron en un taller de rescate animal, Sandra tomó una lección de parásitos, y Ann escogió una sobre tenencia responsable de mascotas. La única especial fue Agnes, quien prefirió tomar literatura, aunque su gusto por la literatura no era un secreto. Y finalmente, estábamos Fran y yo, con una clase que parecía más penitencia que decisión personal. 

Busqué el lado positivo y tuve que reconocer que Fran podía tener razón al decir que saber más de mitología clásica podía ser de utilidad, aunque preferiblemente, no quería volver a verme envuelta en una batalla entre divinidades inescrupulosas.

Aunque así, mi optimismo duró exactamente lo mismo que tardó el profesor en entrar en el salón, sacando varios suspiros hormonales. 

-No otra vez -gemí, golpeando mi frente contra el pupitre. 

A mi lado, la mente brillante de la dupla se había quedado en blanco.

-Buenos días, mi nombre es Apolo Dáskalos y seré su profesor de mitología este semestre. Vamos a pasarlo muy bien juntos. -Esa última afirmación la pronunció mirando en nuestra dirección-. Sí, el amor por Grecia viene de familia -agregó, respondiendo a las sutiles risas que se habían dejado oír luego de decir su nombre. 

-Ya lo noté -murmuré, mirando a Fran. 

Sí, tomemos una clase de mitología clásica, será divertido. 

Nuevamente los dioses se estaban riendo en mi cara. 

-Comenzaremos pasando lista a los dioses olímpicos -anunció Apolo-. ¿Quién puede enumerarlos? -Fingió echar un vistazo a la lista de clases-. Elizabeth Sagarra, ¿quién es? 

Sin duda, íbamos a pasarla de maravilla. 

-Soy yo -dije, levantando la mano. Me abstuve de completar la frase con un: "Estúpido, no actúes como si no me conocieras después que tu hermana por poco me mata", porque mantener las apariencias me pareció más importante-. En el Olimpo hay muchos dioses, no me acuerdo de todos. 

-Apuesto a que sí te suena el nombre de alguno. -Insistió. 

-Zeus, Hera, Afrodita, Ares, Atenea, Artemisa, Apolo... -Casi escupí los últimos dos nombres. 

-Sí, te faltaron algunos, pero nombraste a mi favorito -convino él, haciendo alusión a si mismo-. En este semestre vamos a repasar uno a uno las divinidades más importantes del Olimpo, van a ver que hay algunos permanentes y otros variables, dependiendo de la época y la perspectiva con que se mire. También conoceremos algunas leyendas, hablaremos de los héroes, el destino, entre otros temas que veremos en su oportunidad. 

En ese momento, la puerta volvió a abrirse y otra vieja conocida entró en el salón. 

-Lo siento, profesor -dijo Ada, quedándose sin palabras apenas vio a Apolo. 

-No importa, es el primer día. 

Definitivamente, esto no podía ponerse peor, pero lo hizo, apenas mi compañera tomó asiento en el espacio que quedaba disponible junto a Fran, por suerte yo había escogido la esquina. 

Los siguientes cuarenta y cinco minutos de tortura, fueron para que Apolo nos hablara del Olimpo y las generaciones de dioses. Voy a reconocer que la materia era interesante, pero me costaba trabajo concentrarme por culpa del profesor. 

-Para la primera calificación les voy a asignar a cada uno un dios para que hagan un informe al respecto -anunció al finalizar la clase. Acto seguido, tomó la lista de asistencia y a cada nombre le otorgó una divinidad-. Eric Adams, Zeus. Amelia Bailey, Hera. Louis Cole, Poseidon... Elizabeth Sagarra, Afrodita -No podía tocarme nadie mejor-... Francisca Sanz, Apolo... 



#21327 en Fantasía
#12176 en Joven Adulto

En el texto hay: mitologia, amor, cupido

Editado: 30.05.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar




Uso de Cookies
Con el fin de proporcionar una mejor experiencia de usuario, recopilamos y utilizamos cookies. Si continúa navegando por nuestro sitio web, acepta la recopilación y el uso de cookies.