Dark Rainbow

Capítulo I

No les pasa que piensan que ya tienen su futuro planeado, se imaginan terminando su carrera universitaria, viajar, conocer personas nuevas, tener amigos, salir a fiestas, disfrutar de la vida y claramente como toda adolecente soñadora imaginar como será su matrimonio junto al hombre que aman, tener una linda familia y un hermoso final feliz.

Pero como no todo en la vida es felicidad y alegría siempre está esa persona que se encarga de coger cada uno de tus sueños pisarlos y escupirlos para luego echarlo todo por la borda sin ningún tipo de remordimiento, te arrebatan todo, te dejan sin nada.

¿No les ha pasado? Porque a mi si.
Y se que la vida no es justa y mucho menos perfecta, Pero también se que nosotros mismos tenemos el poder de cambiar eso, de construir de nuevo nuestros sueños, soñar Con nuestro príncipe perfecto y nuestro final feliz.

Justo eso estoy tratando de hacer.

Miro por la ventana de el auto como poco a poco nos alejamos de ese lugar donde crecí y pase los mejores momentos de mi vida hasta ahora.

Hace aproximadamente una semana mi madre ha decidido que mudarnos seria la mejor opción.

la verdad yo también lo creo, sin embargo no puedo evitar sentir nostalgia de irme y dejar todo atrás, mi infancia y parte de mi adolescencia quedan aquí en este lugar que hoy ya no será más mi hogar.

Estaba entretenida mirando hacia la carretera contando los autos que pasaban al lado nuestro cuando un ligero apretón en mi rodilla me hace voltear y perder la cuenta.

-ya casi llegamos cariño.- dice mi madre con una sonrisa cálida. -se que esto es muy duro para ti mi princesa, también lo es para mi créeme, no es fácil dejar de repente el lugar en donde e vivido toda mi vida, pero necesitamos esto.- dijo para despues  volver su vista a la carretera. -no te preocupes mama, es triste porque aquí tengo muchos recuerdos lindos, y... aquí está papá.

mi voz tiembla al finalizar la oración. Agacho la cabeza para que mi mama no vea que mis ojos de cristalizaron.
Pero rápidamente sonrio y respiro profundamente para no llorar ahora.

Mamá se queda callada mirando fijamente la carretera y apretando el volante con fuerza, decido romper este horrible silencio que se formó.

-aunque tambien tengo que admitir que en verdad estoy muy emocionada, voy a conocer nuevas personas, nuevos amigos y tal vez, sólo tal vez a un chico lindo.- le digo con una sonrisa pícara.

ella me mira y suelta una pequeña risa. - hay mi amor tu sales con unas cosas.- dice aún manteniendo una sonrisa divertida, de pronto todo su rostro cambia a uno completamente diferente al que tenía hace unos segundos.

-sussie, mi amor se que todo esto va a ser difícil para las dos, pero juntas podemos salir adelante y dejar todo lo malo atrás y comenzar de nuevo.

-si mamá, debemos dejar todo atrás, pero, hay cosas que nunca se olvidan.- la voz se me quiebra a mitad de la oración. -solo quiero olvidar todo, dejar todo atrás y comenzar de nuevo, pero es muy dificil, porque siempre hay algo que me lo recuerda.

dije y baje mi vista a mi torso donde retorcia mis dedos con ansiedad.         -tranquila mi amor, se que todo va a salir bien tenemos que salir de esto-. toma mi mano y la aprieta con fuerza. - juntas- sonríe y yo limpio con el torso de mi mano una lágrima rebelde que se me escapo.

-okay mama mucha tristeza por hoy, ahora vamos a hacer de esta nueva vida la mejor.

Le digo sonriendo ampliamente como si no hubiese pasado nada, ella me mira a los ojos unos segundos y después sonrie igual que yo.

- tienes razón mi pequeña, hagamos de este nuevo comienzo una vida mejor.

***

-hemos llegado- dice mama bajando de el auto.

hago lo mismo, cuando llegó al lado de ella se pone frente a mi dándole la espalda a la casa y extiende sus brazos en dirección a esta.

-Bienvenida a nuestro nuevo hogar-. dice con una amplia sonrisa.

Se hace a un lado para que yo pueda ver la casa, es hermosa.

Es blanca con acabados en madera, de dos plantas y tiene un pequeño jardin con rosas color blanco.

Me adentro más al jardín y cuando veo a mi derecha hay una estatua de Cupido disparando una flecha, no puedo evitar soltar una ruidosa carcajada.

-es enserio mama.- le digo señalando la estatua y agarrando mi barriga que ya me duele de tanto reirme.

-Heyy, no te burles- dice tratando de hacer cara de ofendida pero lo que logró hacer fue una cara graciosa que me hizo reirme aún más fuerte. -deja de burlarte del señor cupido, tal vez está estatua.- la señala con el dedo índice. -sea el que te consiga a tu chico lindo. - dice con una sonrisa burlona.

Yo volteo los ojos y me cruzo de brazos como una niña malcriada a la que no le quieren dar su juguete, ella se ríe y niega con la cabeza.

Comienza a caminar y yo corro detrás de ella.

Entramos a la casa, por dentro es aún más linda que por fuera, es blanca y el piso es de madera obscura grisacea.

-¿te gusta?- me mira con cierto nerviosismo esperando a ver mi reacción, su cara se relaja y sonríe, de seguro se me nota lo mucho me me gustó. - no me gusta mama, ¡me encanta!.- digo mientras doy saltitos como una niña pequeña cuando le dan chocolate.

Ella suspira - gracias a Dios, pensé que no te iba a gustar.- yo volteo a mirarla y abro la boca y los ojos dramatizando todo. -¿cómo vas a pensar eso? ¡si es hermosa!-.

ella se ríe -lo pensé porque está casa no se parece en nada a la que teníamos.- dice sin quitar la sonrisa, y es cierto, la casa no se parece en nada. - está es mucho más bonita mamá.- le respondo con obviedad, ella sonríe aún mas y asiente pero se que tanto ella como yo extrañamos nuestra antigua casa, vivimos muchas cosas lindas ahí.

-bueno amor tu habitación es la de la derecha y la mía la de la izquierda.- dice pasandome mi maleta -ves y me dices si te gusta.

dijo con una sonrisa calida para después salir a buscar más cajas.



~Liapses~

#10587 en Otros
#1341 en Acción
#16179 en Novela romántica

En el texto hay: accion, romance, desilucion

Editado: 27.06.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar