¿de quién es el bebé?

32. Celoso por ti.

Después del almuerzo en familia, Derek fue a recoger a su novia y mamá Lucy fue a comprar unos dulces mientras tanto. Álvaro se ofreció a ir con ella y dejó a Camilo con Rubén en casa. 

En el camino de regreso de la pastelería, mamá Lucy sonrió mirando a Álvaro hasta el punto que él se vio obligado a preguntar. 

— ¿Quieres decir algo, tía Lucy? 

— No puedo... — Lucy negó llevándose una mano a la cara. — Mi hijo me ha pedido que no te agobie. 

Álvaro agradeció eso por parte de Rubén. 

— No se lo diremos. — Le permitió desahogarse y se paró cuando vio que llegaban a la casa de sus padres. 

— Solo quería decirte lo mismo que le he dicho a él. Que tienes todo mi apoyo siempre y que lo único importante es ser feliz haciendo feliz a la persona con la que estés. 

Álvaro le sonrió y se quedó con esa frase. Lo importante era ser feliz haciendo feliz a la persona con la que estuviera. 

Al entrar en la casa, Camilo se le acercó gateando y perseguido por Sara que lo grababa con su teléfono móvil. 

— Deja de grabarlo para sacar dinero. — Le prohibió Álvaro. 

— Si quisiera sacar dinero te grababa a ti, no a Camilo. — Le respondió Sara, enfocando a su hermano con el teléfono. 

Álvaro le tapó la cámara y Sara se quejó. 

— Dejad de pelear. — Les regañó mamá Margaret, que le quitó a su hijo la bandeja que traía de la pastelería. — Le sacas siete años, deja de comportarte como un niño. 

Álvaro se sintió avergonzado mientras Sara se rió de él. 

— ¿Dónde está Rubén? — Preguntó Álvaro, que cargó con Camilo y lo besó en la cabeza. 

— Ah. — Sara se aseguró de que su madre y su tía estuvieran lejos y le contó a su hermano. — Rubén ha ido a pelearse con el hermano mayor del niño que molesta a Dalton. 

— ¿Cómo qué a pelearse? 

Sara asintió. 

— Han ido al parque. 

Álvaro frunció el ceño e hizo después a su hermana cargar con Camilo. 

— No le digas nada a los tíos. — Le pidió y se marchó corriendo de la casa de sus padres. 

Sara sonrió mirando al niño. 

— Se va a liar. 

Camilo la miraba con la carita feliz y Sara lo achuchó por parecerle adorable. 

Álvaro llegó al parque corriendo y se paró respirando fuerte. Rubén y Dalton estaban en mitad del parque frente a un chico de la edad de ellos y un niño de la edad de Dalton. 

— Rubén. — Lo llamó y caminó hasta allí. 

— ¿Amenazaste a mi hermanito? — Le preguntó el chico a Rubén. 

— ¡Dijo que me iba a empujar! — Gritó el niño y su hermano elevó una ceja mirando a Rubén. 

— ¿Quién te crees que eres para decir que lo vas a empujar? 

— El hermano de Dalton. — Contestó Rubén con las manos dentro de los bolsillos de su pantalón. — Tu hermano y sus amigos se la pasan molestando a mi hermano, lo empujan y lo insultan. 

El hermano mayor miró al menor. 

— ¿Haces eso? 

El pequeño agitó la cabeza. 

— ¡No, está mintiendo! — Le dijo y señaló a Dalton. — Solo le hemos dicho que es lento y si se cae es porque no tiene equilibrio. — Cruzó los brazos y elevó el mentón. — No nos cae bien y nos molesta verlo cerca. 

Su hermano le dio un tortazo en la nuca y el niño se quejó con él. 

— Lo que dices es igual a molestarlo. — Le reclamó y le ordenó. — Pídele perdón y no vuelvas a meterte con él o a empujarlo. 

— Pero… 

— Pero nada. Quieres que le diga a mamá que te ríes de otros niños. 

— ¡No, a mamá no! — Imploró el menor a su hermano mayor y miró a Dalton. — Perdón por empujarte. 

Rubén y Álvaro miraron a Dalton que dio un paso al frente. 

— Te perdono. — Dijo Dalton y Rubén, orgulloso de él, lo rodeó con sus brazos por encima de los hombros. 

— ¿Por qué no lo dejáis jugar a fútbol con vosotros? — Le pidió Rubén al otro niño. 

— No quiero, es lento y nos hará perder. — Respondió el niño y su hermano amenazó con darle otro golpe en la nuca. — ¡Lo dejaremos jugar con nosotros! 

El hermano mayor sonrió y frotó el cabello de su hermano. 

— Lo siento mucho. Pido también perdón en su nombre. — Se disculpó con Rubén y él asintió. 

— Asegúrate de que no vuelve a portarse mal. — Habló Álvaro con los brazos cruzados y Rubén reparó en él. 

— Por supuesto. 

Cuando los dos hermanos se marcharon, Rubén se acercó a Álvaro. 

— ¿Qué haces aquí? — Le preguntó. 

— Creí que te estabas pegando y venía a ayudarte. — Contestó Álvaro y sonrió a Dalton. — Si te sigue molestando después de esto, nos avisas, ¿de acuerdo? 

Dalton asintió y Rubén agarró a su hermano acercándolo a él. 

— Voy a enseñarte muchas técnicas de fútbol para que les des una lección. 

Dalton levantó la cabeza hasta su hermano. 

— No es necesario. No me gusta jugar a fútbol. 

— No seas así. Me hace ilusión. — Insistió Rubén, que lo hizo caminar con él hacia fuera del parque y Álvaro fue con ellos. 

En casa de los padres de Álvaro encontraron también a Derek con su novia. Todos sentados alrededor de la mesa del comedor con café y dulces. 

Álvaro se sentó al lado de su hermana Sara y de mamá Lucy que cargaba con Camilo. El niño se quiso ir con él en cuanto lo vio y lo cargó con gusto. 

— Mira esa boca. — Le dijo y le limpió algo de nata de su boca. — La abuela Lucy te ha estado dando dulces. 

— Hay que dejarlos probar de todo. — Dijo Lucy y Álvaro sonrió pareciéndole bien. 

— ¿Es cierto que no es hijo de ninguno y que lo váis a adoptar? — Preguntó Tamara, la novia de Derek. 

— ¿Cómo sabes tanto? — Le preguntó Rubén a su cuñada. 

— Mato a tu hermano si me oculta cosas. — Sonrió divertida y Derek asintió con la boca llena de un bocado de hojaldre con merengues. 

— No hay secretos. — Dijo Derek y miró en especial a Álvaro. — ¿Espero que no os moleste? 

— Es de la familia, no molesta. — Opinó Rubén y preguntó a Álvaro. — ¿Verdad? 



#828 en Novela romántica
#317 en Chick lit

En el texto hay: romance, drama, gay

Editado: 17.05.2024

Añadir a la biblioteca


Reportar




Uso de Cookies
Con el fin de proporcionar una mejor experiencia de usuario, recopilamos y utilizamos cookies. Si continúa navegando por nuestro sitio web, acepta la recopilación y el uso de cookies.