Death's Diary

Prólogo

Una vez más, la oscuridad se ha convertido en mi acompañante, durante muchos años ha sido ella mi mejor amiga, sin embargo, ésta noche he rezagado mi llegada intentando darles un poco de tiempo para que puedan despedirse. En ocasiones esa chispa de solidaridad se convierte en tortura para ellos, pero en este caso es inútil prorrogar su descenso, puesto que el frio ha posado y el ambiente se ha tornado sombrío. La verdad es que no me gusta hacer esto, pero simplemente es mi deber, yo no tuve lugar a elección, fui creado para existir en la oscuridad y convertirme en lo más miserable del universo.


Atravieso la primera planta de la pequeña casa en donde me encuentro, avanzo hasta llegar a la habitación y encontrarme con el rostro triste de una mujer, diagonal a ella se encuentra el cuerpo desencajado y la mirada pérdida de quien está postrado en el lecho. Los años han sido duros para él y su esposa, su situación me hace recordar que hay enfermedades que carcomen el cuerpo rápidamente, pero hay otras que desmoronan la esperanza al transcurrir el tiempo. Me acerco como de costumbre, sé que ella no quiere que muera y aunque él no desea verla sufrir, sabe que su tiempo ha llegado. Mis trapos pasan al lado de la mujer, ella se paraliza un instante como si supiera que estoy aquí, sus ojos se llenan de lágrimas y mi vacío espíritu se comprime ante su mirada. Intento realzar mi labor apresuradamente, no quiero que ella observe la escena, pero leo en sus movimientos que está decidida a quedarse con él. Observo su rostro enfermo, la palidez y la resequedad en sus labios me hace saber que fue un auténtico guerrero, luchó hasta donde pudo, pero lastimosamente todo está escrito. Un solo movimiento de mi hoz basta para iniciar el proceso, su cuerpo se tensiona ante la separación y los bruscos espasmos diluyen la fuerza que sus músculos aun mantenían, siento los latidos feroces de su corazón que en este momento inician la batalla, los segundos transcurren y el musculo central se detiene sin poder lograr su objetivo, su vida como mortal ha terminado y su alma se dirige junto conmigo a la morada de los muertos.

El alma de John F. se une al de millones de personas, la luz que emiten es linda, es como ver luciérnagas en un lugar completamente oscuro, muchos piensan que al morir se reúnen con el todopoderoso o con el diablo, pero la verdad es que solo reposan aquí, en la nada, esperando a que el día del juicio final llegue y puedan ser juzgados por sus actos. No pueden repudiarme por llegar a sus hogares, no pueden hacerme responsable de sus penas, no pueden solo odiarme... yo no pude escoger.

La muerte no tiene amigos, no tiene familia, la muerte está sola, yo... estoy completamente solo. 
 



Marelcy

#2180 en Ciencia ficción

En el texto hay: ficciongeneral, violencia, fantasia

Editado: 01.04.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar