¡déjame en paz! ¡asesino!

¡K.O!

Demond

¡Por el amor a Dios! Esto sería todo un reto, sin duda alguna. Estas chicas no se separaban ni por un segundo ni se estaban quietas en un solo lugar, para poder conseguir el dichoso papel -sin exagerar- tendría que esperar a que se durmieran o al menos cortaran aquel cordón invisible al irse cada una a su casa.

¡Nunca había tenido que ser niñero de nadie!

Rodé los ojos mientras dejaba nuevamente el auto escondido entre unas pencas de palmas secas, el motor quedó encendido así como el aire acondicionado para evitar que Hades se achicharrara con aquel calor del demonio.

Bajé y paseé la mirada por todo el residencial playero, nada mal para unos pobres salvavidas.

En eso un tipo se me acercó sin que me diera cuenta, sonrió de forma amable y me ofreció su mano; estreché esta de forma segura y firme. Cómo un simple apretón de manos podía dar a entender un mensaje tal claro "Soy alguien importante y peligroso, si no quieres problemas no te cruces en mi camino" Sonreí de forma natural y maliciosa a la vez. El chico notó la indirecta y bajó la barbilla, atento a mis movimientos y a cualquier indicio de agresividad. Ridículo.

Ehhhh... ¿Puedo ayudar en algo? este es un residencial privado y exclusivo, únicamente para integrantes del cuerpo de salvavidas —esto último lo dijo orgulloso, agitando el silbato rojo que llevaba al cuello.

Asentí y me di la vuelta, ya tenía lo que quería.

—Creo que me he perdido, gracias por la información. —dije apenas sin volverme, haciendo ademán de retirarme.

Así que allí vivía Nicole por lo que entendí, por consiguiente su casa estaría completamente a mi disposición. Según fuentes confiables de mi padre la evidencia de nuestra dirección estaba en algún bolsillo de la ropa que llevaba puesta el cadáver para su funeral. Al parecer esto sería mucho más fácil en realidad, las chicas podrían hacer lo que se les viniera en gana y no se interpondrían en mis planes. Con estos pensamientos, saqué mi móvil y escribí un mensaje a mi padre.

Demond: Viejo, esto es pan comido. Para esta noche tendrás ese papel asegurado sobre tu escritorio.

Al instante recibí un mensaje de aprobación seguido de uno que me solicitaba el monitoreo de Nicole Williams por un periodo de 24 horas por lo menos, solo para estar seguros.

Rodé los ojos ante esta última petición ¿acaso no tenía suficiente con que le garantizara la obtención del papel de mierda? Tal parecía que no.

Bufé y rodeé la propiedad intentando identificar cuál era la cabaña de mi objetivo, al final por una puerta-cortina trasera salió Nicole vestida únicamente con un bañador rojo completo.

Me oculté entre unos matorrales que daban un perímetro perfecto a mi objeto. Nicole. Esta paseaba de arriba a abajo por la playa, recogiendo conchas, corriendo tras una ola, sintiendo el agua contra sus pies, al instante hallé en ella a una soñadora, una persona alegre y optimista, que ve el mundo y no observa lo que es, sino lo que podría llegar a ser.

¿Lo ven? ¡¿Qué amenaza podría suponer esa chica para que tuviera que perder mi tiempo vigilándola 24 horas?!

Yo por mi parte tenía cierta habilidad en cuanto a descifrar la personalidad de una persona por medio de sus ojos, acciones y movimientos; asimismo fue con su amiga, observé en ella a una persona tímida e introvertida, además de vulnerable, a pesar de no ver bien su rostro sus movimientos lo decían todo.

Débil...

Dejando de lado el pequeño e irregular brillo que advertí en sus ojos minutos antes, nada de ella supondría algún riesgo.

Un sonoro grito me sacó de mis pensamientos y me hizo desviar la mirada nuevamente hacia Nicole, esta estaba agazapada en un principio para luego pegar un salto y correr hacia ningún sitio en específico, agitando frenéticamente su mano.

Y ¿a qué venía eso? ¿le había picado algo?

Pude atisbar un pequeño cangrejo que se negaba a soltar uno de sus finos de dedos.

¡Oh vamos! solo es una pequeña pinza no duele tanto.

¿En serio tenía que ver eso?

En ese momento, escuché como alguien pateaba la puerta delantera y la abría de golpe ¡Maldición! esta chica quería llamar la atención o qué le sucedía, ¡nada más era sentir una ligera presión en el dedo! Si no se callaba, había probabilidades de que alguien viniera en su ayuda y sin saber de mi posición me descubriera.

Me agaché un poco más y seguí observando lo que pasaba. El cangrejo había soltado a Nicole y esta jugaba con él.

¡Ah que lindo!

Pero qué... ¿Estaba mal de la cabeza? o simplemente las chicas adolescentes de Los Ángeles eran así de raras, hace menos de 5 segundos estaba gritando y pataleando como una cría.

Dentro de la cabaña alguien la llamaba "Nikki" y esta se encontraba lo suficientemente lejos para no escucharla. De inmediato divisé una larga melena roja brillando bajo la luz del sol.

¡¿Qué carajos?! ¡No me jodan! ¡No puede ser!

La amiga de Nicole, la... la "débil, tímida y vulnerable" o al menos eso creía estaba...
¡Diferente! ¡Wow! Casi podía sentir mi mandíbula rozar la arena del estupor.

Esta corría hacia ella como si su vida dependiera de ello. ¿Quién era ella? y ¿qué había pasado con la chica de hace rato? esta no era para nada lo que había visto en la carretera.

¡K.O.!

¡Por Dios! esta chica quería comerse el mundo en un bocado lo veía en su mirada, sus ojos... ¡Joder! sus ojos transmitían confianza, agresividad, coquetería, además de eso, combinaba un poco de inocencia e ingenuidad en su iris.

Sabía que ese brillo no traería nada bueno.

Eso era algo nuevo, caminaba diferente, miraba diferente, incluso movía su cabello de forma diferente ¡¿qué era aquello?! esta chica era la viva definición de doble cara y no solo eso ¡¿Cómo demonios había podido ocultar ese cuerpazo con su uniforme?! llevaba un bañador idéntico al de Nicole pero a diferencia de ella, este le quedaba al dedillo acentuando cada una de sus curvas, dando una vista privilegiada de sus grandes caderas.



#14683 en Novela romántica
#8891 en Otros
#1361 en Humor

En el texto hay: risas, amorodio, complicidad

Editado: 26.04.2023

Añadir a la biblioteca


Reportar




Uso de Cookies
Con el fin de proporcionar una mejor experiencia de usuario, recopilamos y utilizamos cookies. Si continúa navegando por nuestro sitio web, acepta la recopilación y el uso de cookies.