Dejarte Ir...

Pink promise

.

Tenia todo lo que quería en mi vida.

Dios.

Familia.

Amigos.

Y mi razón de vida.

Tenia a mi lado a la mujer de mi vida, cuanto la amaba, la amaba demasiado.

Amaba mucho a esa chica, para mi era una niña que hacia muchas monerías con la cara, su sonrisa, y su carita hermosa.

Tenia aquella mirada que dejaba pasmado a cualquiera, porque era una carita llena de luz y de vida. Tenia las mejores palabras para los peores momentos

Teníamos dos años de noviazgo, dos años en los cuales estuve sumamente feliz, dos años en los que aprendí que, la vida es una sola y no se puede desperdiciar para nada y hay que, vivirla a cada momento.

La encontré cuando menos me lo esperaba, cuando estaba más perdido que nunca, en los que solamente me escondía detrás de un disfraz que nunca quise aportar en mi, pero lo hacia por cobardía.

A ella la vi un día que iba en la calle en mi moto, cuando vi aquella chica hermosa que iba con la mirada perdida y con sus audífonos puestos.

¡Dios! quede encantado por tanta belleza.

Me acerque a ella con la moto y me detuve a su lado.

 

-Hola- salude andando en la moto mientras caminaba.

-Hola- volví a decir y note que me estaba ignorando, reí.

-Hola-siguió caminando.

-Ho...- se paro en seco y me miro con fastidio.

-Si piensas que te voy a caer en tu encanto de chico malo y te voy a saludar con una sonrisa solo porque te haces el chico malo con una moto, pues te diré que estás equivocado, así que te puedes ir por donde viniste- se volteo y siguió su camino. Quede sorprendido, pero a la vez encantado.

-¿Y cual es ese "Juego" que tú dices según que juego?- la mire con gracia, ella se paro y me miró con unos ojos marrones intensos como el café.

-En el juego que dices que crees que con tu lindo cabello y tu hermosa carita de chico malo, voy a caer rendida a tus pies, porque ya sé como son los de tu tipo. Primero juegas con mis sentimientos y después te largas dejándome con un corazón roto y llorando- hizo una mueca de dolor en su cara y se puso la mano en su pecho simulando que le dolía para después mirarme con obviedad- Ese juego.

 

La vi caminar siguiendo su camino, y solo pude sonreír e irme.

Paso una semana y pensaba en esa chica loca y divertida. 

La volví a ver en la calle, y no dude en pararme para saludarla, o bueno para que me insultara de nuevo.

 

-Hola- está vez deje la moto estacionada y camine a su lado- Hola- sonreí.

-¡Uffff!- resoplo volteando los ojos- ¿Qué quieres?- se paro mirándome con fastidio.

-Conocerte- levante los hombros como restando le importancia, pero de verdad que me importaba y mucho.

-Por eso es que no te presto atención- me señalo.

-¿Qué? ¿Por esto?- volví a levantar los hombros y reí, se echo el cabello hacia atrás y siguió caminando.

-Oye, ok- la tome del brazo  me miro sin ninguna expresión- Perdón, pero de verdad te quiero conocer- sonreí y la solté- Te quiero conocer- volví a recalcar.

-Ok, pero después me dejas tranquila- me miro y levante el meñique me miro extraño y sin entender

-¿Pink promise?- río.

-Pink promise- entrelazo su meñique con el mio, reímos los dos.



#37424 en Novela romántica
#24410 en Otros
#7485 en Relatos cortos

En el texto hay: muerte, promesadeamor, drama amor

Editado: 05.11.2021

Añadir a la biblioteca


Reportar




Uso de Cookies
Con el fin de proporcionar una mejor experiencia de usuario, recopilamos y utilizamos cookies. Si continúa navegando por nuestro sitio web, acepta la recopilación y el uso de cookies.