Dejarte Ir...

La vida no importa sin ti

​Un año después...

Planeamos para nuestro segundo aniversario ir a la playa. Y así lo hicimos.

En medio del camino dirigiéndonos a la playa, había empezado a  llover y un carro se nos atravesó en medio y...

 

-¡Clara! ¡Despierta, por favor!- decía llorando y gritando.

-¡Amor, no me dejes!- decía al lado de ella.

 

No me había dado cuenta de que, de su cabeza salia mucha sangre al igual que de su nariz, me asuste demasiado y supe que había matado a mi propia vida.

Yo estaba con una lesión las piernas y rasguños en la cara con sangre. Eso no me importa, solo veía a mi Clara allí tirada.

 

-¡Mi amor, por favor no me dejes!- la tome en mis brazos y me aferre a ella- Tú no, tú no, por favor.

 

En el cementerio veía como bajaban su ataúd poco a poco y sentía que mi vida se iba uniendo poco a poco junto a ella.

Caí, caí donde juré que nunca más volvería a caer.

Cinco meses después fue al cementerio.

 

-Perdoname, mi vida- dije con una botella de ron en mis manos al frente de su lapida- Te necesito y te extraño. Tu familia cree que soy el culpable de tu muerte, y creo que si es verdad.

La vida se me había acabado sin ella a mi lado.

Sin ella no era nadie. Me quería ir con ella.

-Te escribí una carta, mi vida, te la voy a leer- dije limpiando mis lágrimas.

 

"Mi amor, mi vida. Nos sabes la falta que me haces, tus sonrisas, alegrías, tus locuras, todo de ti me hace falta todo.

Dios mio, que dolor tan grande siento en estos momentos, perdón.

Necesito tus abrazos, palabras, y que me digas que me amas.

Necesito tu carita en mis mañanas y para toda la vida.

Cada vez que veo tu foto rompo en llanto.

Y me duele, porque yo fui el culpable de todo, de que perdieras tu vida y que yo perdiera mi razón de vida.

Te extraño, y no me cansaré de hacerlo.

Aún nos faltaba vivir muchos a los dos.

Ojala yo hubiera sido él que estuviera en ese ataúd y no tú.

Te escribo está carta con lágrimas en mis ojos.

Me cuesta aceptarlo, pero...

Poco a poco entenderé que nuca volverás.

Pido al cielo que me escuche y te devuelva a mi lado.

Pido que vuelvas junto a mi corazón .

Te amo y, aunque que no estés te seguiré amando.

Si me hubieran dicho que se iba a derrumbar cada pedazo de mi vida, de mi mundo con tú partida también te seguiría amando.

La vida no importa, sin ti.

No me salen las palabras para expresarte lo mucho que te amo.

Aún recuerdo cuando estuvimos la primera vez conociéndonos.

Y todavía no creo que tú pudiste ver algo que yo ni pude ver, tú eras la que hacías que fuera diferente. Gracias a ti pude ver que no hacía falta aparentar ser alguien más, sino que tenía que ser yo mismo y ya.

No sé como ser yo mismo, sin ti a mi lado.

Te amo por siempre, mi vida"

 

Todos los días iba al lugar del accidente, y con mi botella en mano, aquella botella que me quitaba la vida poco a poco. Sinceramente ya no me importaba nada en ese momento, solo ver a la mujer de mi vida.

Un día fui a ese lugar, y me pare en la orilla del barranco predispuesto a lanzarme y no volver a mi dolorosa vida, vi por ultima vez el sol brillante junto a los arboles y de repente...

Me tomaron de la mano y me abrazaron unos brazos delgados y delicados.



#37559 en Novela romántica
#24500 en Otros
#7510 en Relatos cortos

En el texto hay: muerte, promesadeamor, drama amor

Editado: 05.11.2021

Añadir a la biblioteca


Reportar




Uso de Cookies
Con el fin de proporcionar una mejor experiencia de usuario, recopilamos y utilizamos cookies. Si continúa navegando por nuestro sitio web, acepta la recopilación y el uso de cookies.