Dejarte Ir...

Dejarte ir...

Me tomaron de la mano y me abrazaron unos brazos delgados y delicados, eran los brazos de mi niña.

Llore como nunca mientras ella solo me abrazaba y me susurraba "Estoy contigo, mi vida" y me acariciaba el cabello.

Caí a sus pies, ella se agacho y me hizo verla a la cara, estaba igual de bella como siempre, sus ojos oscuros, su cabello cedoso y brillante y esa sonrisa llena de vida.

La volvía a abrazar llorando a todo pulmón.

Llore y llore como un niño.

 

-Te dije que siempre estaría contigo- la mire y estaba llorando de igual manera.

-Yo fui el culpable, perdón. Te quite tu futuro y la vida- 

-No tengo nada que perdonarte, mi amor. No me quitaste nada, por algo pasan las cosas, y no es tu culpa, mi amor, te doi las gracias por llegar a mi vida y hacerme feliz durante dos años hermosos- me sonrío- Yo siempre voy a estar contigo aquí- señalo mi cabeza- Y sobre todo aquí- puso su mano en mi pecho- A lo largo de tu vida.

Baje la mirada a su mano que estaba en mi pecho y puse la mía sobre la de ella.

-No me dejes, por favor, no quiero vivir sin ti, no puedo vivir sin ti- decía con lágrimas en mis mejillas.

-Mi amor, mirame. Vas a estar bien, vas a volver a encontrar el amor, tendrás un futuro exitoso y vas a vivir tu vida llena de felicidad- decía con su voz dulce y delicada , con sus manos limpiaba mis mejillas llenas de dolor con cada lagrima que bajaba.

-Nadie es como tú, nadie me va a poder volver a hacer sonreí como tú lo hacías, nadie me va a calmar en mis tristezas, nadie me a abrazar como tú lo hacías, nadie me va a besar como tu lo hacías, nadie me a va a amar como tú lo hacías. Nadie es como tú- dije aferrandome a sus brazos.

-Si lo va a haber, mi amor- dijo llorando- Porque tu corazón es muy grande y allí tienes espacio para dos personas y más. Eres un gran hombre, y te aseguró que esto lo vas a superar, mi amor, eres fuerte, valiente, inteligente, ingenioso y interesante. Fuiste capaz de salir de aquello que te hacía mal, porque tú sabias que eso estaba mal desde un principio y no porque te obligaron, eres un hombre increíble y capaz de lograr lo que se propone- dijo y me dio un beso cálido en los labios.

-Prometeme algo- asentí- Sigue tu vida no te dejes guiar por el dolor, encuentra el amor, porque no quiero que te quedes solo y desperdicies tu vida por mi, yo no me voy a a molestar, más bien voy a estar feliz de que lo hagas. Encuentra el amor, pero el amor de verdad y no por solo jugar y ya- sollozo- Sé que lo harás, mi vida, pero para eso tienes que soltarme y empezar a vivir. Siempre voy a estar contigo, nunca te voy a dejar.

 

La mire con la vista borrosa por las lágrimas acumuladas.

-Ok, lo prometo- dije viendola a los ojos.

-¿Pink promise?- inquirió y reímos.

-Pink promise- entrelazamos nuestros meñiques.

-¿Me vas a esperar?- le dije y sonrío.

-Siempre te voy a esperar.- me dio el último beso tierno y dulce.

 



#37510 en Novela romántica
#24479 en Otros
#7499 en Relatos cortos

En el texto hay: muerte, promesadeamor, drama amor

Editado: 05.11.2021

Añadir a la biblioteca


Reportar




Uso de Cookies
Con el fin de proporcionar una mejor experiencia de usuario, recopilamos y utilizamos cookies. Si continúa navegando por nuestro sitio web, acepta la recopilación y el uso de cookies.