Déjate llevar

Capitulo uno: Él ogro

Alexandra prov

mi jefe esta mañana a pedido verme a las 7:00 oficina, seguro es para pedir que le ayude con alguna de sus tantas citas, o algunos papeles que se han atrasado, el a veces puede ser muy despistado u olvidar las cosas importantes.

cuando llego a la oficina son las 7:15 de la mañana, ojala no se enoje por llegar 15 minutos tarde, dejo mis cosas en mi escritorio agarro mi libreta de anotaciones y salgo corriendo a su oficina, toco la puerta antes de entrar.

-señor Deutsch disculpe la tardanza es que...- el muy patán me interrumpió.

- a ver señorita Bahuman, no me interesa que haya pasado, yo le di una hora y lo menos que usted podía hacer era cumplir con eso, no la despido por que la verdad usted si es buena en lo que hace, y por qué le tengo una propuesta.

Que patán no me despide por qué hago bien mi trabajo, pues claro soy la única que no le pongo trabas con los otras cosas que me manda a hacer, mi trabajo es ser su asistente no también ser su cupido y la encargada de romperle el corazón de tantas estúpidas ilusas que se comen el cuento que él les dice.

- dígame en que le puedo servir señor Deutsch.

- primero que todo los papeles de la constructora deberían a verme enviado, no están en mi escritorio, segundo le pido que esté lista a las 7:00 de la noche que saldremos a una cena, tiene a partir de las 4:00 de la tarde libre para que se ponga presentable, mi chófer para por usted.

Estoy escuchando bien o medio a entender que me visto mal, respira Lex no pierdas a paciencia aguanta esto es por tu madre y Mastani.

- señor los papeles se los envié ayer por correo porque usted tenía prisa en salir, y sobre la salida no podre debo estar en casa de mi madre, por eso no podré ir a la cena. - dije con los dientes apretados

- señorita Bahuman yo no le estoy preguntando si puede, le estoy avisando, a las 7:00 de la noche pasaran por usted, se puede retirar.- dijo con desinterés.

Salgo de la oficina para sentarme en mi escritorio, pensando cómo le diré a la terca de mi madre que no puedo ir a su casa, como es de exagerada me dirá que soy yo la que no quiere verla más, que como ya esta vieja los padres le estorban a los hijos, como lo tomara Mastani, ella es muy apegada a mí sé que se pondrá triste porque no la iré a visitar, pero no es mi culpa es d mi estúpido jefe!

Luego de terminar de explicarle a mi madre el por qué no puedo ir a visitarlas, decidimos dejarlo para este fin de semana, voy a imprimir los documentos que le envié a el despistado de mi jefe a su correo.



Belljordan

#22370 en Novela romántica
#3718 en Chick lit

En el texto hay: romance, drama, enganos

Editado: 20.08.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar