Desde las sombras

Desde las sombras(Capitulo Unico)

Se escuchaban los pájaros cantar, el sol ya hace tiempo se había dejado ver, brillando con fuerza, sobre todo el lugar. Las hojas de los árboles estaban quietas, parecían congeladas, no se veía ni un pequeño rastro de viento. 

_Cariño, es hora de despertar. Ya son las 2 p.m. - Marta, la madre de la querida protagonista, abría las cortinas dejando entrar el sol por completo a la habitación. 

_Mamá no... - Bianca, usaba una almohada para cubrir su cara, recibir tanta luz de repente era molesto.- solo un ratito más.. por favor - suplicaba acurrucándose en la cama. 

_Es la tercera vez que lo dices. Ya debes levantarte, hoy te toca limpiar y organizar tu habitación, aparte de lavar esa pila de ropa sucia que tienes acumulada - tiró de la sábana buscando que así se levantara, pero la joven se quedó en la misma posición.

_No quiero, hazlo por mi ¿si? - sacó su cabeza de la almohada y acostumbrándose a la luz buscó  con los ojos a su bella madre para usar los ojitos de perrito que tanto hacía. 

_Lamento decirte que esta vez no va a funcionar - tomó su nariz y la apretó suavemente - anda, levántate, ya debo irme al trabajo y no quiero que te quedes dormida hasta la noche cuando llegue y encontrarme este desorden. 

_Ay... bueno, esta bien, ya me levanto y limpio - Se fue levantando lentamente mientras se estiraba.

_Mas te vale. Nos vemos luego linda - le dió un beso en la mejilla y despeinó más sus cabellos, para luego dirigirse a la puerta. - también te lavas el cabello, está muy sucio ya, cochina. - le sacó la lengua antes de cerrar la puerta rápido antes de recibir una queja. 

_Que madre más infantil tengo - se quedó viendo la puerta con una sonrisa. 

Decidió  levantarse de la cama y dirigirse al baño para despertar por completo, esquivaba toda la ropa, papeles, lápices, y demás cosas que había en el suelo. Antes de entrar al baño observó su habitación. 

_Uy... si qué hay mucha ropa que lavar.. - hizo una mueca de cansancio luego de un suspiro y terminó por entrar al baño. 

Mientras dejaba que el agua cayera por su cabeza, escucho algo caerse que hizo que diera un pequeño brinco del susto. 

_¿Será que mamá aún no se ha ido? - aún con algo de miedo, decidió no darle tanta importancia y seguir bañándose. - o puede ser algún vecino. 

Luego de salir del baño, fue a buscar una ropa cómoda para ponerse a limpiar encontrando su celular en el suelo. 

_Que raro... creí que lo había dejado cargando - lo recogió y lo puso sobre la mesa de noche - seguro se cayó con la almohada y no me di cuenta. 

Empezó a recoger toda la ropa sucia para llevarla a lavar. Cuando terminó se dirigió a la cocina para comer algo antes de limpiar y estuvo a punto de cortarse los pies. En el suelo se encontraban vidrios esparcidos por casi todo el lugar, algún vaso se debió de haber caído. 

_¿¡Pero que rayos!? - revisó su pie pues había sentido un pinchazo, pero no se había clavado nada, respiró algo aliviada, aunque no dejaba de sentirse asustada. ¿Por qué había un vaso roto en el suelo? ¿Habría sido mamá?... Aunque si hubiera sido ella de seguro lo hubiera recogido. Mmm... Tal vez estaba mal puesto y por eso se cayó y se rompió. Pensó. - si, de seguro fue eso.- Recogió todo y se comió unos sándwiches que habían en la encimera.  

[''']

_Bueno, manos a la obra. - empezó cambiándole las sabanas a la cama, y las usadas las puso en el cesto de ropa sucia. Tomó todos los papeles y los tiró a la basura, los lápices que se encontraban en el suelo los guardo en un estuche y los puso en el escritorio, las bolsas de papas que habia en todos lados tambien los puso en la basura. 

Mientras seguia organizando el desastre, escucho algo cayéndose. Decidió detenerse e investigar, las manos le temblaban levemente, tenia miedo, quería salir corriendo o incluso ocultarse bajo su mantita... bah, para nada, ya tenia 16 años, había madurado... no?.

Miró por el pasillo, pero no se encontró nada, entró a la habitación de su madre y todo estaba en orden, revisó el baño, la habitación de invitados, la sala, la cocina, todo estaba como lo había dejado. 

Ya eran las 6 p.m. y aún le faltaba organizar el armario, volvió a la habitación ya mas calmada. Al llegar se puso pálida, sentía como si su corazón se fuera a salir de su pecho de lo rápido que latía, estaba paralizada, no sabia que hacer. 

La puerta de su armario se estaba moviendo y de allí algunas prendas de ropa se cayeron al suelo. Quería salir corriendo, pero no podia moverse. No era que creyera en fantasmas, pero luego de haber visto eso estaba empezando a verlo como una posibilidad. Otra puerta de su armario se abrió, sentía que sus mejillas se mojaban rápidamente, estaba llorando del miedo. 

_Por favor no me hagas daño - suplicaba al "fantasma" mientras se desplomaba en el suelo arrodillada, sus piernas habían estado temblando, casi no tenia fuerzas. El llanto aumentó, pensó que iba a ser su fin.- no se que hice, pero lo siento. - decía entre llanto y llanto, sus ojos estaban cerrados con fuerza, tenia miedo de abrirlos y encontrarse un espíritu maligno seguramente desfigurado, de solo pensarlo se asustaba más. 

_Miau 

_¿Eh? - abrió los ojos y se encontró con un gato blanco con manchas amarillas y negras usando una de sus blusas mirándole fijamente - así que tu eres "el fantasma" - rió un poco y limpio sus lagrimas sintiéndose tonta por haber hecho tal escenita, menos mal solo estaba ella... y el gato. - ¿como entraste aquí pequeño fantasma? - le quito  la blusa al gato para luego intentar acariciarlo, sorprendentemente el se dejó. Pudo observar que el gato tenia collar, decidió mirar la placa. "Manchas",  decía. 

_Asi que te llamas Manchas, que nombre tan... peculiar ¿no? - rió un poco y revisó detrás de la placa. "De los Smirnov"- vaya, los vecinos de al lado, creo debería de llevarte rápido para que no se preocupen. 



#7131 en Thriller
#2780 en Suspenso
#1481 en Terror

En el texto hay: miedo, espritus, final tragico

Editado: 03.10.2020

Añadir a la biblioteca


Reportar




Uso de Cookies
Con el fin de proporcionar una mejor experiencia de usuario, recopilamos y utilizamos cookies. Si continúa navegando por nuestro sitio web, acepta la recopilación y el uso de cookies.