Desearía ser tu amigo

12-¿Todo es así?

— ¿Por qué Miranda, por qué haces esto? —preguntaba mi madre.
—Yo no hago nada, es sólo que... Quiero disculparme con Julio. Le he hecho mucho daño.
—Pero Miranda, él ya murió. El daño ya está hecho.
—Pero tiene que descansar. Aún en muerte él está sufriendo.

Mamá miraba la calle oscura, a Diana y su mamá conversando. Evitando el mismo escándalo, mamá quería irse. Les ofreció a Diana y su madre llevarlas a su casa, ambas aceptaron.
Las cuatro, sin mencionar ninguna palabra. Extrañados, la mamá de Diana empezó a llorar, algo me decía que tenía una razón.
—Señora, ¿Se encuentra bien? —preguntó mi madre.
—No. Nunca he estado bien. Hace años que mi hijo murió, y aun así no le tienen respeto. Su padre me golpeaba, me humillaba, me torturaba, era su juguete. Pero el que recibía peor los castigos eran mis hijos... En especial Julio —explicaba la señora. Diana lloraba pero no quería que la vieran. En compañía, tomé su mano como símbolo de apoyo. Ella me miraba con sus lágrimas de amarga melancolía —; él era humillado mil veces por sus palabras, como si fueran balas. No le compraba ropa, le gustaba que estuviera en miseria. Lo mandaba al sótano, ignoraba sus caricias, incluso llegó un día en que casi lo mataba a golpes...
— ¿Y entonces? —pregunté aún con el dolor que me pesaba.
—Se acobardó. Nos abandonó sin dejar rastro. Diana apenas tenía cinco años, yo no sabía qué hacer, en ese tiempo era inútil, no terminé la preparatoria, las oportunidades no estaban en mis manos. Pero gracias a Dios tuve mucho apoyo de mi familia y mi mejor amigo, gracias a ellos tengo un buen empleo, mi casa ha mejorado y por fin mi hija no le falta nada... Pero no puedo superar esto, sin mi hijo... Julio...

La mamá de Diana lloraba con mucho suspiro, lágrimas de más. Llegamos a su casa, mamá le abría la puerta, de la tristeza, la mamá de Diana caminaba lentamente. Se dirigió a su recámara, Diana la acompañó. Apenas duró cinco minutos y Diana bajó de las escaleras.

—Querida Diana. ¿Cómo está tu madre? —preguntó mi mamá.
—Dormida. La tristeza acabó.
—Bueno. Sí necesitas algo, puedes acudir con nosotras.
—Gracias.
Una noche larga, todo terminado en escándalo. Escapar de los problemas no será nada fácil, y menos si todo lo que nos domina es miedo.
Día siguiente, las nubes grises se retiraban, el cielo claro feliz lucía, del calor el sol repartía, y ya no tenía ganas de vivir, algo no me dejaba ser libre y feliz.

Bajé de las escaleras y la abuela estaba en la cocina. La puerta principal estaba abierta, sin pensarlo dos veces salí de la casa, en la calle esperaba a los mismos chicos pero una soledad permanecía. A lo lejos aparecía Diana, acercándose cada segundo.
— ¿Miranda?, ¿Qué no éstas castigada?
—La verdad no lo sé, simplemente decidí salir de mi casa.
— Bueno, ¿Y te ha servido de algo la caja que te di?
—Algo, no encuentro la información que necesito. Algo no está en esa caja.
—Pero si te dije todo lo que sé, todos los objetos te los di.
—Pero no lo sé, creo que necesito algo para solucionar esto.
— ¿Solucionar? Pero es algo...
—No lo sé, pero necesito... —vi la aparición sangrienta de Julio, su frase "¿Quieres ser mi amigo?" me volvía loca cada vez que lo veía y lo escuchaba. Gritaba con desesperación y caminaba por detrás hasta caerme. Diana me ayudaba a reaccionar y recuperé la cordura gracias a ella.

Me volví sería, todo era extraño pero rutinario. Diana me abrazaba como si fuera su hermana; y sin invocar a nadie, unos individuos encapuchados nos lastimaban. Tomaron a Diana por detrás y la durmieron con un trapo, solamente grité pero al igual que ella, también fui dormida con el mismo objeto. Los ojos dejaban de parpadear, trataba de mirar a los sujetos pero la vista me cansaba tanto que sólo miré oscuridad.

¿A caso seré castigada, moriré, seré torturada? ¿Qué es lo que sufriré, un Infierno, o algo peor? Todo terminará, todo llega a su fin. Porque todo es así.




Reportar




Uso de Cookies
Con el fin de proporcionar una mejor experiencia de usuario, recopilamos y utilizamos cookies. Si continúa navegando por nuestro sitio web, acepta la recopilación y el uso de cookies.