Dos Lirios

Capítulo III

Luego de todo lo que sucedió con Akane en las escaleras, todo el mundo se disipo y cada uno se dirigió a sus aulas y las clases comenzaron...Durante toda la hora de la clase estuve muy preocupada por el estado de Akane, casi no presté mucha atención a la clase. La hora parecía nunca terminarse. Cuando finalmente terminó, decidí ir a ver a Akane.

—Chicas voy a ir a ver a Akane, ¿Alguna quiere acompañarme?

—Estamos preocupadas por ella por eso iremos más tarde, tu encárgate de calentar la frialdad de la bestia.

—¿A qué te refieres con eso Honoka?

—Nada, no me hagas caso, tú solo ve a ver como ésta

—Entonces nos vemos más tarde, quiero decir cuando acabe el descanso.

«A que se refería Honoka con "tu encárgate de calentar la frialdad de la bestia", bueno seguramente debe ser alguna tontería de ella, no le prestare mucha importancia»

—¿Enfermera se encuentra?... ¿Qué raro, creí que estaría en este momento? Bueno, supongo que entrare.

—Akane, ¿Estás aquí? ¿Tal vez está durmiendo?

Me dirigí a las camas de la enfermería, para ver si Akane estaba en ellas, al acercarme a la cama cerca de la ventana vi una sombra a través de la cortina de la cama, cuando abrí la cortina resulto que era Akane.

—Akane, ¿Estas bien?, me tenías muy preocupada.

—Estoy bien, no tenías por qué preocuparte

—¿Cómo puedes decir que no tenía que preocuparme?, en fin, que fue lo que sucedió para que te colapsaras.

—Nada. Solo estoy cansada.

—No te creeré hasta que la misma enfermera me lo diga.

Mientras seguía "hablando" con Akane, bueno es una manera de decirlo, porque ella solamente estaba escuchando, permanecía en silencio y nunca hablaba. La puerta de la enfermería se abre y quien abría la puerta era la enfermera.

—Ah, enfermera, ¿qué fue lo que hizo que Akane colapsara de repente?

—En pocas palabras, fatiga, lo que provocó que tú amiga se desmayara de repente fue por cansancio y por sobreexceder su cuerpo al límite.

—Izumi, en otras palabras, cansancio.

— Lamento haber dudado de ti Akane, es que estaba muy preocupada por ti.

Akane y Izumi se mantuvieron en silencio, ninguna de las dos sabía que decir. Ambas estaban muy incomodas con ese silencio.

—¿Puedes acompañar a Akane mientras voy a llevar unos documentos a la sala de profesores?

—Claro, no hay problema

La enfermera se marchó de la enfermería dejándonos a Akane y a mi solas. Ninguna de las dos estaba hablando, por algún motivo en la habitación había un silencio incómodo.

—Sabes, no es necesario que me hagas compañía, ya estoy bien, no tienes que preocuparte, no es necesario pierdas el tiempo haciéndome compañía.

—¿Acaso te molesta mi compañía? — Akane se quedó en silencio no quería y tampoco sabía cómo responder a esa pregunta.

—Akane contéstame, ¿te molesta mi compañía o no?

—No me molesta tu compañía, así que no te preocupes por eso, solo quiero estar sola.

—¿Hay algo que te esté molestando?, sabe que somos amiga, puedes contarme todo lo que sea.

«Lo único que me está molestando es el hecho que tienes novio, sé que no puedo hacer nada contra ese hecho, pero porque tuvo que lastimarme tanto, al estar cerca de ti un gran dolor invade todo mi pecho»

—¿Akane, me escuchas?

—Eh, me había quedado pensando en algo ¿En verdad estas dispuesta a saber por qué estoy así?

—¡Claro! Somos amigas después de todo

—Pero yo creo que deberíamos de dejar de ser amigas

—¡Eh!, porque, ¿acaso hice algo para que te molestaras?

—Es lo mejor para ambas

—Eso no es una justificación para terminar nuestra amistad, ¿Cuál es la verdadera razón para que quieras hacer eso?

—Esta es la verdadera razón...No hay ninguna otra.

—Estás mintiendo

—No estoy mintiendo

—¡Si lo haces, ¿puedes por favor dejar de mentir?, nos conocemos desde que tenemos memoria, y sabemos cuándo una está mintiendo, así que intenta decirme la verdad, ¡una amistad no se termina sin motivo alguno!

Akane no sabía si decirle la verdadera razón a Izumi, no sabía cómo reaccionaría ante la verdadera razón por la cual quería terminar su amistad-

—¡Akane por favor dime la verdad ¡

«Conozco a Izumi desde que tenemos memoria y sé que cuando algo se le mete en la cabeza nadie va a poder quitárselo y evitar que logre su objetivo, en este momento estoy entre la espada y la pared»

—¡No te dejare en paz hasta que me digas la razón para terminar con nuestra amistad!

—Está bien, te diré la verdadera razón...Pero promete que luego de escucharme te olvidaras de mí y nunca más volverás a hablarme seremos unas desconocidas.

—Está bien, lo prometo

—La verdadera razón por la cual quiero que nuestra amistad termine es que yo ya no soporto estar a tu lado, cada vez que estoy a tu lado mi pecho duele, y ya estoy cansada de eso, no tengo la oportunidad de tenerte a mi lado, no como amigas sino como algo más. Solo quiero olvidar que alguna vez tuve estos sentimientos por ti, solo quiero olvidarme que te amo con todo mi ser, si no entiendes a lo qué me refiero te lo pondré simple, Izumi me gustas, estoy enamorada de ti, te pido disculpas. Solo tienes que rechazarme para que pueda olvidarte completamente, y nunca más volveré aparecer ante ti.

Izumi quedó en silencio ante mi declaración, sé que esto es lo peor que podía haber hecho, pero si me rechaza y dice que me odia todo estará completamente bien, porque no tendríamos ningún motivo por el cual volver a vernos o hablar.

—Izumi, veo que necesitas algo de tiempo para plantearte como rechazarme, así que te dejaré sola, y hasta entonces no volveremos a vernos o hablar la una con la otra, lamento haberte ocasionado estos problemas. Entonces me marcho.

Akane se marchó de la enfermería dejando a Izumi sentada en la cama donde ella se encontraba, al marcharse una lagrima recorrió su mejilla, esa lagrima era dulce, dulce como un primer amor.



#14741 en Novela romántica
#2781 en Joven Adulto

En el texto hay: romance

Editado: 16.05.2022

Añadir a la biblioteca


Reportar




Uso de Cookies
Con el fin de proporcionar una mejor experiencia de usuario, recopilamos y utilizamos cookies. Si continúa navegando por nuestro sitio web, acepta la recopilación y el uso de cookies.