Dos Lirios

Capítulo V

Todo lo que sucedió hoy, aún no puedo creer que Izumi sienta lo mismo que yo, no sé si esto es obra del destino, pero quiero creerlo así.

«¡Espera!, tal vez me estoy emocionando demasiado por esto, tengo que calmarme. Ahora que lo pienso bien, ¿Izumi no estaba saliendo con alguien? Es cierto, si ese fuera el caso, Izumi estaría engañando a su novio conmigo, no puedo pensar así, Izumi nunca haría eso. Entonces, ¿ahora somos novias? Creo que sí, ¡Ah!, solo pensar en eso me da vergüenza»

—Akane ¿Qué fue lo que te sucedió?

—Eh, ¿Por qué lo preguntas?

—Es que tienes el rostro colorado y lleno de ojeras.

—Ah eso...es que no dormí en toda la noche.

— ¿Acaso estabas pensando en nosotras haciendo cosas?

—N-No es eso, es solo que hay algo que me tiene preocupada.

—Puedes decirme lo que te está molestando, por que tu cuando estas preocupada no eres la misma de siempre.

—Está bien, pero, ¿me prometes no enojarte con lo que te voy a preguntar?

— ¡Claro! Te lo prometo, ahora dime que es lo que te está preocupando.

—Lo que me tiene preocupada es el tema de tu novio.

— Ahora es exnovio, ayer luego de acompañarte a tu casa recibí una llamada de él y terminamos. Ambos estuvimos de acuerdo en terminar.

— Así, que terminaron correctamente.

—Así es, eso era lo que te tenía preocupada.

—Si, lo siento por ser una mal...

—Una mal que, completa la frase Akane, por favor, si no lo haces te daré un beso apasionado ahora mismo.

—Izumi eres muy mala, además me es muy vergonzoso decirlo en voz alta.

—Entonces, ¿quieres que dejemos de ser novias?

— No, No quiero eso, sabes que te amo muchísimo y quiero que seas mi novia y luego poder casarme contigo.

—¡Akane lo dijiste!, aunque fue inconscientemente, pero siendo tu está bien.

— Enserio Izumi eres muy cruel, ¿Cómo le puedes decir eso a tu novia?

— Perdón, es que me gusta tu cara cuando te sonrojas

— Izumi eres una sádica, no entiendo cómo me fui a enamorar de ti

— Ya sabes lo que dicen "al corazón no se le puede mandar"

—Ah

—¿Que sucede Akane?

— Nada, es solo un pequeño dolor de cabeza, no te preocupes.

— ¿No tienes fiebre?

— No, ¿porque lo preguntas?

— Como ya dije antes, tienes el rostro muy rojo, tal vez tengas fiebres y no te has dado cuenta, es el deber de toda novia preocuparse por su novia.

Cuando Izumi dijo la última parte, sentí como mi rostro se sonrojaba. Antes de que me diera cuenta ella estaba acercando su rostro al mío, en ese momento creí que ella me besaría, pero no lo hizo. Ella apoyo su frente en la mía para comprobar si tenía fiebre o no. Con estos actos tan pequeños e insignificantes, cada vez me enamoró más y más de ella.

—Akane parece que tienes un poco de fiebre, hoy no te esfuerces demasiado y descansa un poco.

Akane se quedó mirando el rostro de Izumi, viéndolo de una forma muy romántica, se notó mucho que la ama.

— Akane, ¿qué es lo que sucede?, ¿acaso tengo algo en la cara?

— No es eso, es solo que creo que cada vez me voy enamorando más de ti.

—A-Akane, no digas eso, es muy vergonzoso.

—Perdón Izumi.

— No tienes por qué disculparte, es solo que no me esperaba que dijeras algo así.

— Tienes razón, jajaja.

Nuestros días como novias apenas comienzan, pero se en el fondo de mi corazón que siempre estaremos juntas, en la felicidad, en la tristeza, en todo momento. Bajo este hermoso cielo azul, te prometo que siempre estaré a tu lado mi amada Izumi.

 



#14734 en Novela romántica
#2779 en Joven Adulto

En el texto hay: romance

Editado: 16.05.2022

Añadir a la biblioteca


Reportar




Uso de Cookies
Con el fin de proporcionar una mejor experiencia de usuario, recopilamos y utilizamos cookies. Si continúa navegando por nuestro sitio web, acepta la recopilación y el uso de cookies.