Dos Lirios

Capítulo VI

Ya ha pasado un mes desde que Izumi y yo comenzamos a salir, aun no se lo hemos dicho a nadie, ni siquiera a nuestras amigas y familias, tenemos miedo de la forma en la que reaccionarían. Solo queremos un día poder compartir nuestra felicidad con ellos, y esperamos que nos acepten tal y como somos.

—Honoka, ¿Esas dos no han estado muy juntas últimamente?

— ¿A quién te refieres Erika?

— Me refiero a Izumi y Akane.

— Ahora que lo mencionas Honoka, es cierto, han estado muy pegadas últimamente, comparada a hace un mes atrás.

—Hace un mes atrás Izumi estaba como «¡Akane, dame un abrazo?» Mientras que Akane estaba «No, es muy vergonzoso»

—En serio Matsuri, cada vez me sorprendes más con tu habilidad de imitarlas.

— Es verdad cada vez la las imitas mejor.

— Gracias, muchas gracias a mis súbditas por halagarme como siempre.

— Erika, ¿creo que su ego acaba de crecer?

— Si, y ahora es el doble de grande.

— Tenemos que descubrir que fue lo que sucedió entre esas dos.

— Matsuri, no digas eso con esa cara de sádica.

— ¿Qué cara de sádica Honoka?

—La que habías puesto hace un momento.

—Erika, Honoka, esa es mi cara de seriedad.

—Eh, ¿en serio?

— Si, es muy en serio

—Matsuri, tus comentarios siempre nos dejan sin palabras

— Entonces comencemos la operación "Seguir a Izumi y Akane todo el día sin que se den cuenta"

— Matsuri, ¿no te parece que el nombre es demasiado largo?

— Si, pero, me gusta así

— Honoka, es mejor que lo dejes así, no quiero que esta conversación se alargue más de lo que ya se alargó.

— Esta bien, yo tampoco quiero alargar la conversación.

Matsuri, Honoka y Erika siguieron a Izumi y Akane cautelosamente sin que las dos se dieran cuenta. Las siguieron durante toda la escuela y luego cuando salieron de la escuela, ellas eran como su sombra.

— Matsuri ¿por qué te detienes?

— Es que Akane y Izumi se detuvieron también.

— Pero, ¿por qué se detuvieron en este parque?

— Esta muy vació, ellas son las únicas que están en él.

— ¿Que planean hacer aquí?

— No lo sé Erika, pero hay que continuar espiándolas.

Ellas continuaron espiándolas un rato más, hasta que vieron algo que las sorprendió mucho, eran Izumi y Akane besándose. Todas quedaron en un estado de shock, ninguna se imaginó que algo así podría suceder.

— ¿Qué?

— Erika no grites de esa manera que nos van a descu-...

—Matsuri, ¿me puedes decir que es lo que hacen aquí?

— ¿Porque me lo preguntas solo a mí?

— Porque te conozco bastante bien, para saber que tú eres la que esta atrás de esto ¿no es verdad?

—Si es verdad, pero...

—Nada de peros, ¿qué es lo que estabas haciendo aquí, arrastrando a Erika y Honoka contigo?

—Akane no me mires de esa forma, me da la sensación de que por tus ojos van a salir rayos láser

—Akane, está bien, creo que acaban de descubrir nuestro pequeño secreto, además creo que ya es hora de contarles, ¿no lo crees?

—Tienes razón Izumi

— Ustedes dos están saliendo no es así

—¡¿Como lo supiste Matsuri?!

— No era de eso de lo que estaban hablando

— No, estábamos hablando de que venimos a este parque porque es en el único lugar que podemos conseguir correas para celulares las cuales puedes coleccionar y nos volvimos adictas a comprarlas.

—Así que ese era su supuesto "pequeño secreto", esperen, entonces que significo ese beso que vimos hace un momento.

— Si que eres lenta para algunas cosas Erika, significa que ellas dos están saliendo como novias

—Así que era eso

— ¿Qué otra cosa podría ser?

—Pues, un beso de la amistad.

—Erika dime por favor que no vas por ahí besando a tus amigas.

— ¡Claro que no Honoka!, el beso de la amistad se utiliza solo para reconciliar a dos amigas.

— Erika, hay veces en la cuales no entiendo cómo puedes ser tu mi hermana gemela.

— ¿Por qué?

—Porque somos muy diferentes, no serás mi gemela adoptada.

— Eres muy mala Honoka, como puedes despreciar así a tu bella hermana.

Eh, ¿Dónde está esa bella hermana?

—¿Quién?

—Esa bella hermana de la que hablas.

—Eres una idiota, desearía que no fueras mi hermana.

— Perdóname, sabes que no lo digo en serio.

— Esta bien, te perdono si me preparas una tarta.

—Chocolate ¿cierto?

— ¡Wow!, como lo supiste, se nota que eres mi gemela.

— Lo que tu digas, vayámonos a casa a hacer la tarta de chocolate

— Esas dos al parecer se olvidaron de nosotras.

— Matsuri, sabes que son así, déjalas.

— Ahora volviendo al tema principal, Matsuri te pedimos disculpas por no habértelo dicho antes.

— Esta bien, entiendo cómo se sentían, incapaces de compartir su completa felicidad con los demás ¿no es así?

—¡Eres increíble Matsuri!, como lograste saber cómo nos sentíamos

—Es un secreto, y con el tema de su relación no se preocupen tiene mi total apoyo, entonces, nos vemos mañana en la escuela.

— Ah, sí, adiós Matsuri

— Ve con cuidado Matsuri

— Si, si, lo tendré Izumi, adiós chicas

Y así Matsuri fue desapareciendo de nuestra vista, nosotras nos sentíamos como si algo del peso de nuestros hombros se hubiera liberado, sabiendo que teníamos personas que nos apoyaban completamente. teníamos más fe en que algún día lograríamos contárselo a nuestras familias y nos aceptarían tal y como lo hicieron Matsuri y las demás.

 

 



#14844 en Novela romántica
#2839 en Joven Adulto

En el texto hay: romance

Editado: 16.05.2022

Añadir a la biblioteca


Reportar




Uso de Cookies
Con el fin de proporcionar una mejor experiencia de usuario, recopilamos y utilizamos cookies. Si continúa navegando por nuestro sitio web, acepta la recopilación y el uso de cookies.