Dos Lirios

Capítulo X

Finalmente llegó la mañana del día más esperado para Izumi, el día de su cita con Akane. Luego de terminar su conversación nocturna con Akane no logro conciliar el sueño en lo que quedaba de la noche.

«No puedo creer que no haya logrado dormir nada luego de haber hablado con Akane, ahora me veo horrible, lo peor de todo son estas ojeras que tengo, ¡Ah, ¿Qué voy hacer?!»

— ...(suspiro)...Pensándolo bien...solo tengo que colocarme un poco de maquillaje para tapar estas ojeras

Luego de haber decidido eso, Izumi comenzó a buscar su caja de maquillaje la cual se encontraba dentro de su armario. Cuando finalmente la encontró, comenzó a maquillarse tapando sus ojeras cuidadosamente. Luego de unos minutos maquillándose finalmente terminó.

— ¡Listo!, ahora mis ojeras no se notan, lo único que me falta es elegir la ropa que usare. ¿Qué podré usar en la cita? Estoy muy indecisa

Izumi estaba tan indecisa que ya se había puesto nerviosa por no saber que ponerse...había comenzado a hacer un escándalo el cual se escuchaba desde la cocina de su casa la cual se encontraba en la planta baja de la misma.

—(toc) (toc) Izumi, que es lo que sucede, ¿Por qué estás haciendo ese escándalo?

—...

— Izumi voy a entrar

— Eh, Mama ¿por qué estás aquí?

— Yo soy la que tendría que preguntarte

— ¿De qué hablas?

— Hablo del desorden que hay en tu habitación y del escándalo que hacías

— Ah, eso, no es nada, no te preocupes

— No puede ser nada para que hayas hecho este desorden ¿Qué es lo que sucede?

—...Veras mama hoy tengo una cita y no tengo idea de que ponerme para ella.

— ¡¿Una cita?!

— ¿Por qué suenas tan sorprendida? Sabes que ya estoy en esa edad mamá.

— No es eso, como es que es la primera vez que me lo dices me sorprendí un poco

—Mamá, ¿Acaso no fuiste tú la que pregunto?

— Es verdad, pero como quieres que no me sorprenda, antes nunca me hubieras dicho que ibas a una cita, estarías muy avergonzada al decírmelo.

— Entonces, ¿Estás diciendo que hubieras preferido que te mintiera?

— Sabes que yo nunca te diría eso

— Mamá, creo que esta conversación no está llegando a nada

— Creo que sí, si seguimos así vamos a estar todo el día hablando de lo mismo

—Mamá, ¿Te puedo pedir un favor?

— Claro, pero antes hay algo que te quiero preguntar

— Claro, ¿qué es lo que quieres saber?

— ¿Tu cita de hoy es Akane?

En el momento en el que la madre de Izumi le hizo esa pregunta su rostro se puso totalmente rojo más de lo que ya estaba, ella estaba muy avergonzada por la pregunta de su madre, tan avergonzada que no supo que responder a esa pregunta.

—...

— Así que Akane logró atrapar tu corazón

— Mamá, ¿Cómo lo descubriste?

— En realidad, siempre supe que Akane sentía algo más que amistad por ti

— ¿Se notaba tanto lo que siempre sintió Akane por mí?

— Yo diría que era muy obvio lo que sentía por ti, se podía sentir en el ambiente siempre que estaban juntas

— Mama, ¿Tú quieres que este con Akane?

— Eso no depende de mí, y además eres tú la que se debe preguntar

— Pero, ¿Qué es exactamente lo que me debo preguntar?

— ¿Tu Amas a Akane? ¿Eres feliz a su lado?

— Se que la amo mucho y sé que soy muy feliz cuando estoy a su lado, pero hay veces en las cuales tengo muchas preocupaciones, pienso ¿seré la pareja perfecta para Akane? Y nunca sé que responder ante esa pregunta, porque se cuál es la respuesta interna que tengo...no me merezco estar a su lado, creo que como la he hecho sufrir demasiado en el pasado la haré sufrir aún más y no sé qué hacer ante este pensamiento.

—Izumi, eres demasiado pesimista y dura contigo misma, ¿piensas que Akane estaría contigo si la haces sufrir? Akane te ama con todo su ser, es imposible que te odie

—Creo que tienes razón, soy demasiado pesimista, por nada en el mundo Akane haría eso

— Entonces, ¿Cuál era el favor que me querías pedir?

— ¿Quería pedirte ayuda para elegir la ropa que usaré en la cita?

—Izumi, ¿A qué hora te tienes que ir?

— A las 10 en punto nos íbamos a reunir en el parque cerca de aquí.

— Ya son las 10 y 15

— Oh no, estoy llegando tarde a nuestra primera cita y no sé qué ponerme

— Por la ropa no te preocupes, tengo algo para ti

— Eh, ¿Qué es?

— Espera aquí, lo iré a buscar

— Esta bien, te esperare

— Aquí esta, tómalo

— Una caja, que hay dentro

— Ábrelo para averiguarlo

Cuando Izumi abrió la caja vio algo que la alegro muchísimo, era un vestido de una pieza color blanco, ya tenía algo con que ir a la cita.

— ¡Gracias Mama!

— No fue nada, pero, si no te apresuras llegaras tarde a tu cita

— Tienes razón, me apresurare en ponérmelo y me iré, enserio mama ¡Gracias!

(Ding Dong) (Ding Dong)

—El timbre tan temprano, ¿Quién puede ser?

La mama de Izumi se dirigió a la puerta para abrirla, pero no sabía que se llevaría una sorpresa al abrir la puerta y ver quien era.

— ¿Akane que haces aquí?

— Perdón por molestar señora Othogi

— Te he dicho miles de veces que no necesitas ser tan formal y que puedes llamarme por mi nombre

— Umi, sabe que aún no me acostumbro a llamarte por tu nombre

— Entonces prefieres llamarme madre

— ¿Por qué dices eso?

— Lo digo por la relación que tienen tú y mi hija.

— Así que lo descubrió...

— No se preocupen, apoyo completamente en su relación

— Perdón por no habérselo dicho antes

— Ahora que estamos tu y yo, quiero hacerte una pregunta

— Claro, ¿Cuál es?

— ¿Cuánto tiempo llevan saliendo juntas?

— Unos 2 meses, ¿por qué lo pregunta?

— Por nada, solo quería saberlo, creía que su relación era reciente, pero me estaba equivocando, es bueno saber que no es tan reciente. Aunque tú la llevas amando mucho más tiempo



#14849 en Novela romántica
#2840 en Joven Adulto

En el texto hay: romance

Editado: 16.05.2022

Añadir a la biblioteca


Reportar




Uso de Cookies
Con el fin de proporcionar una mejor experiencia de usuario, recopilamos y utilizamos cookies. Si continúa navegando por nuestro sitio web, acepta la recopilación y el uso de cookies.