El asesinato del señor Brigitte

Capítulo 2

Sólo habían pasado unas semanas y a los jovenes Awilda no les estaban agradando nada los nuevos inquilinos. Sobre todo a la pequeña Catherine, quien estaba teniendo roces con la joven Margot. La niña, (de solo cinco años) se habia enterado del rechazo que Margot tuvo hacia ella cuando le ofrecieron que se quedaran juntas, lo cual la habia hecho detestar a la joven Brigitte. Si, Catherine era una niña a la que le gustaba caer bien y, aunque normalmente a los niños les gusta explorar y estar con otras personas, Catherine o Cate como le decian de cariño, no era como todos los niños. Era arrogante y despota, lo cual hacia que su caracter y el de Margot chocaran, pues la consideraba una joven grosera, arrogante, y molesta. Pensaba eso sin tomar en cuenta su propia arrogancia, la cual era mucha para una niña.

-No me agradan los nuevos inquilinos madre, sobre todo esa muchacha de nombre Margot, es grosera y Tambien incorrecta, ¡Se comporta como un muchacho!- Exclamo la niña a su madre.

-Hija, mi amiga y su familia necesitan nuestra ayuda- le contesto su madre -No estaran mucho tiempo aqui, esta bien?-

La pequeña se giro con los brazos cruzados y frunció el ceño -No me agradan, no, no y ¡No!- dijo y se fue corriendo haciendo una rabieta.

-Estos hijos mios van a volverme loca- suspiró Sybil llevandose la mano a la mejilla.

 

Marcus, el primer hijo de la familia Awilda, (de algunos veinte años de edad) era un chico guapo e inteligente, carismatico. Rubio, con ojos azul turqueza se enorgullecía se su belleza; pero todo había cambiado desde hacia unos tres años. Se habia caido de un caballo al ir de caza, lo cual lo dejó cojo de un pie, lo cual lo había hecho sentirse humillado más aún cuando las jovenes notaban dicho defecto. Este se encontraba leyendo cuando la pequeña Catherine entro en su cuarto. Sabia que su hermano, siempre atento, siempre tranquilo, y callado, la mimaba todo el tiempo, pero en ese momento no se encontraba de humor, por lo que esta vez no iba a tolerarla mucho, mas a ella no le importo, entró de todas maneras.

-Marcus!- se quejó la chiquilla -¿No piensas decirle nada a nuestra madre sobre esa nueva familia que acaba de llegar?-

Marcus no levantó la vista de su libro, pues él tampoco toleraba la invación a su privacidad y Cate había hecho justo eso. En ese momento se encontraba leyendo placidamente mientras sus pies colgaban del sillon en el que se encontraba sentado. Era una costumbre suya no sentarse de manera normal. Era todo un personaje.

-Te he dicho que toques antes de entrar Cate. ¿De quien hablas? ¿De los Brigitte? No no dire nada al respecto ya que creo que tienen derecho a estar aquí, digo, si nuestros padres lo aprueban no se el porque habría de reprochar.- contestó el joven un tanto fastidiado por la actitud de la niña.

-¿Como puedes estar tan tranquilo? ¿Cómo puedes aguantar esta invación de la privacidad, que si son espias Franceses?-

Marcus levanto la vista de su libro y se rio un poco -¿Donde aprendiste a hablar de esa manera?-

-Eso es lo de menos hermano, ¿Sabes que creo? Creo que la razon por la que lo toleras es que crees que no te molestaran, pero ¡Ah! Veras que lo haran. Ellos nos estan invadiendo, peor esa joven Margot. ¡No la soporto! ¿Sabes que se atrevió a hacer?

-No Catherine, no lo se- Contesto Marcus un tanto fastidiado de la situacion y de los chismes de su pequeña hermanita, ¿Desde cuando se habia vuelto una chismosa? Sea como fuere, sabia que Catherine no se iba a callar hasta que la escuchara.

-Pues sientate bien porque te caeras hermano. Tomo la habitacion de Adam- 

-¡Ah caramba!- Exclamó Marcus, -Eso si me llama la atención- Contestó el levantando la vista de su libro y quitandose los lentes que traia. -¿La habitacion de Adam?-

-Asi es hermano- Asintió Catherine 

El nego con la cabeza y volvio a su lectura. -No creo que a Adam le guste mucho eso, pero bueno, si lo pensamos el no esta aqui y yo creo que esta estadia sera temporal ¿No? A lo mejor ni cuenta se da, ¿No lo crees hermanita?- luego sonrió -Quizá hasta se puede convertir en algo divertido-

Catherine observó sin entender para luego negar con la cabeza -No se que a que te refieras hermano y tampoco pretenders entenderlo, pero lo que si se es que me voy a encargar de que duren tan poco en este lugar como sea posible-

-No hagas algo que haga enojar a nuestros padres- La reprendió Marcus.

-No lo hare hermano no te preocupes- Dicho esto la niña abandono la habitación de su hermano, sabia algo de que los residentes Franceses no eran bienvenidos en donde ella vivia, o al menos algo de una guerra que se había llevado a cabó. ¿Era como una pelea entre personas de diferentes status sociales? ¡Bah! No sabia el porque pero lo que sabia es que ellos eran considerados superiores según la radio. Tal vez si decia algo al respecto estos invasores volverían a su hogar. Era un niña lista y suspicaz, pero al fin, una niña que no sabia que sus travesuras podrian traer graves consecuencias.



#3590 en Otros
#433 en Novela histórica
#588 en Detective
#378 en Novela negra

En el texto hay: narracion omnipresente

Editado: 03.12.2023

Añadir a la biblioteca


Reportar




Uso de Cookies
Con el fin de proporcionar una mejor experiencia de usuario, recopilamos y utilizamos cookies. Si continúa navegando por nuestro sitio web, acepta la recopilación y el uso de cookies.