El Bosque de los Néegar

Prólogo

El Círculo de Éter se encontraba encendido en llamas doradas. El ritual se llevaba a cabo con total normalidad. Los Sabios de cada punta estaban reunidos, el ritual estaba dando inicio. Todos juntos, todos reunidos.

—Hermanos míos, estamos aquí reunidos una vez más, el Círculo de Éter esta completo y traerá, cómo en antiguas épocas, la paz que tanto anhelamos. —un hombre mayor, desdé su posición, alentaba a los demás presentes a seguir.

Los Sabios comenzaban el ritual; luces de distintos colores eran emitidas por los Sabios. Un resplandor color dorado fue despedido hacia el cielo. Las nubes se oscurecieron, el cielo rugió y el clima cambió rápidamente. Un escenario perteneciente al mismísimo fin del mundo.

El suelo se comenzaba a resquebrajarse. Una tormenta eléctrica azotaba aquel lugar. Una fuerte ventisca movía los árboles. El fuego consumía todo a su paso y el agua provocaba estragos a su alrededor. 
Los Sabios conocían muy bien su labor.

—Y así, una vez más, la paz reinara por muchos años, y hasta que esa paz se acabe, nosotros dormiremos ocultos entre mortales, esperando el momento de renacer.

Aquellos Sabios se consumieron en su propio elemento; el resplandor ilumino el mundo entero y lo cubrió en una manta de luz dorada.

 



Didator

#9338 en Fantasía
#4155 en Personajes sobrenaturales

En el texto hay: elfos, monstruos, accion

Editado: 21.03.2020

Añadir a la biblioteca


Reportar