El Castillo De Cristal

Capítulo 12

Querida Arem:

Espero puedas leer esta carta lo más pronto posible, espero no tarde mucho en llegar al destino.

Estamos preocupados por ti al no saber nada de tu paradero, mamá y yo no sabemos si estás bien, si estás muerta o sigues viva... hemos esperado por años que llegara una de tus cartas.

El mundo aquí es un caos, el planeta negro ha logrado adentrarse en el mundo y en el reino, la guerra está destruyendo cada vez más nuestro Marte. Nuestras fuerzas y nuestros guerreros se están acabando.

Estamos a punto de rendirnos hija mía, hemos enviado cientos de cartas para ti, no sé si te han llegado, si se han perdido o simplemente no quieres contestar nuestros llamados.

Tú hermana pregunta por ti, ha tenido un bebé hermoso y queremos que lo conozcas, es una niña a la cual han llamado "Marien", todos opinamos que es muy parecida a ti cuando eras un bebé.

Arem necesitamos de tu ayuda en estas situaciones, sé que has tenido problemas con nosotros pero te necesitamos... necesito que lleves a tu familia a Urano lo más pronto posible.

Necesitamos que regreses, tienes que llevarte a tu madre y a tu hermana con el bebé a salvo antes de que les pueda pasar algo... Tienes que venir lo antes posible por ellas.

Te amamos con todo el corazón y te extrañamos, queremos verte pronto para poder abrazarte y besarte.

En cuanto llegue nuestra carta por favor contestanos con una carta para saber que estas bien y que vienes en camino, cuídate mucho mi princesa, te esperamos. Te amo.

Con amor Papá y Mamá

Un nudo se formó en mi garganta, las lágrimas comenzaron a caer por mis mejillas. Las manos me temblaron y el corazón latió fuerte.

Era de noche, la luna y las estrellas habían salido ya y en el cielo se mantenían quietas.

-¿Arem?, ¿Qué haces?- entró Corime a la habitación con una vela en mano.

-Nada- escondí la carta y me limpié las lágrimas del rostro.

-¿Todo bien?

-Sí, todo está bien... sólo te esperaba para ir a dormir.

-Gracias por esperarme, fui por un vaso de agua- ella se metió a la cama- ¿No piensas entrar conmigo?

-¿Qué?, ¡ah, sí claro!... ya voy- me levanté de la silla y caminé hacia la cama, me senté y miré a Corime a la cara- ¿te amo mucho lo sabes?- le dije mirándola a los ojos

-Me lo has dicho y empiezo a sospechar que tus palabras son ciertas... - sonrió

-Siempre estaré contigo Cori, así este muy lejos regresaré por ti... espérame siempre hasta que vuelva a estar a tu lado, juntas.

-Claro que te esperare siempre, pero no sé por qué dices esas cosas, ¿te encuentras bien?, ¿Pasa algo?, me preocupas.

Me quedé callada mirándola atentamente a los ojos por unos minutos completamente en silencio y sin quitarle la mirada.

-Sí, me encuentro bien... solo era un comentario, porque quiero que lo sepas - contesté finalmente

-¿Segura?

-Estoy completamente segura, vayamos a dormir

-Buenas noches, te amo- me dijo cerrando los ojos y cobijándose

-Buenas noches- contesté.

Apagué las velas, me acosté a un lado de ella y la abracé, hasta que se quedó completamente dormida. La miré dormir durante unos segundos y con cuidado me separé de ella para no despertarla.

-Gracias por permitirme ver tus ojos una vez más, mi chica del espacio - susurré y con cuidado le di un beso en su boca me levanté de la cama, me puse mi vestido y mis zapatillas y salí del cuarto sin hacer ruido.

Tome todos mis vestidos y zapatillas, metí todas mis cosas a la bolsa con la cual había llegado hace años, tomé la armadura y me cambié el vestido por ella. Tomé una pluma y un papel y entre lágrimas escribí:

"Corime, mi amor...

Disculpa el haberme ido así, sin ni siquiera despedirme de ti... pero no podía decirte que me marchaba, sé que no me hubieses dejado ir.

Hoy he recibido una carta de mis padres pidiendo que regresara a Marte, solo voy por mi hermana y mi madre y regresaré por ti.

Marte está cayendo, el pueblo negro se está apoderando de mi hogar y mi familia está en peligro... mis padres no saben nada de mi pues nunca me llegaron sus cartas y nunca les llegaron las mías.

Papá está a punto de rendirse frente al planeta negro, espero que entiendas los motivos por los que me voy... es mi familia y me necesita, necesita ayuda, necesitan verme. No os preocupéis pues regresaré junto con ellas y con el hermoso bebé de mi hermana.

Regresaré por ti lo más pronto posible, vendré y tú y yo seguiremos estando juntas igual que hasta ahora después de tantos años.

Sólo te pido fuerzas, comprensión y paciencia... no me marcharé por mucho tiempo, espérame todo el tiempo que puedas, espera mi regreso pues te prometo que aquí voy a estar junto a ti para vivir eternamente juntas.

Estaré aquí para amarte cada momento de mi vida y para hacer nuestra vida juntas, para seguir descubriendo maravillas de este mundo y para enseñarnos y aprender cosas nuevas... para ser una familia.

No lloréis por mi ausencia, no derrameis lágrimas de esos ojos tan hermosos pues no lo merecen, mejor sonríe y mira siempre el atardecer cada día, ahí me verás llegar a la luz del sol junto a mi familia.

No te olvides de mí y siempre piensa en nosotras y en nuestros momentos felices... esa es la fuerza más grande que me puedes dar. Deséame suerte en este camino tan largo y no pienses cosas malas... llegaré, te prometo que llegaré.

Te amo con todo mi corazón y toda mi vida mi chica de los ojos mágicos... "

Con amor Arem.

Sé que debí quizás haberle dicho que era lo que pasaba, pero no podía soportar que ella me pidiera que no me fuera de su lado. No quería verla llorar por mi ausencia, solo quiero lo mejor para ella y que sea feliz. Sé que ella entenderá y comprenderá la situación y sé que me esperará hasta que llegue.



#21108 en Novela romántica
#9639 en Fantasía

En el texto hay: lesbianas, lgbtq, amor lgbt

Editado: 26.07.2021

Añadir a la biblioteca


Reportar




Uso de Cookies
Con el fin de proporcionar una mejor experiencia de usuario, recopilamos y utilizamos cookies. Si continúa navegando por nuestro sitio web, acepta la recopilación y el uso de cookies.