El designio de Amalia

23. Reconciliación

He tenido un gran cambio, lo noté, el cambio es un proceso que todos tenemos, al comienzo es poco notorio, delicado, ligero y nos hace dudar de nuestras decisiones, pero, mediante el tiempo pasa el cambio crece, ya no solo son las decisiones las que cambian, también lo hace tu personalidad, la niña que dejas atrás se duerme poco a poco, desaparece entre el sueño y el placer para despertar como una mujer fuerte, decidida, valiente y astuta. El cambio no es malo, es un modo de adaptarte a las nuevas circunstancias, al nuevo mundo que los rodea.

El ser humano cambia progresivamente y los vampiros también lo hacemos.

El cambio más significativo que he tenido es aceptar mi verdadera naturaleza, una vez he aceptado completamente que soy un vampiro he podido dejar a mi antigua yo morir, la niña de diecisiete años asustadiza se ha ido para darle paso a una mujer que está próxima a cumplir su mayoría de edad. Mis recuerdos fueron escondidos, mi identidad robada y fui manipulada.

Nadie es bueno en esta historia, nadie es malo en este mundo, todos están contra todos, todos quieren dominar y detestan ser dominados, es un vil juego que te atrapa, te hace danzar hasta el amanecer sin descanso alguno y luego, traiciona la esplendorosa danza con un mordisco capaz de desgarrar tu cuello.

Si la guerra no hubiera empeorado, si las cosas no se habrían salido de control, nada de esto habría sucedido pensaba aquella niña que fui, sin embargo, estaba equivocada. No se puede escapar del destino que ha sido marcado, las cosas debían de suceder tal y como sucedieron, sin quitar ni agregar detalle alguno, el destino me guiará hasta el temido día de mi despertar y luego ayudará a reinar como es debido. Mi destino ha sido escrito desde el momento en el cual abrí mis ojos por primera vez en este mundo, un destino del cual no debo ni puedo escapar, solo aceptar.

La impura que hemos capturado no desea hablar, ha recuperado la conciencia, Jorge y Sofía curaron sus heridas, pero no le han dado sangre para que se regeneren, de hecho, la manera de sobornarla será mostrándole bolsas de sangre. Muy buena manera de extorsionar a un vampiro, sangre a cambio de información, no podrá sobrevivir mucho tiempo sin ella, podría incluso hasta morir.

Mi entrenamiento con Daniel ha seguido después de aquello, siendo observada por Celeste. La cazadora observa atenta mis movimientos e intentos de clavarle una estaca a Daniel, parece ansiosa, desea hablar conmigo, pero la he estado evitando desde que he regresado a entrenar. No he visto al pelirrojo desde la noticia que le he dado, tampoco importa verlo, estoy molesta con él, soy capaz de volver a golpearlo en cuanto vuelva a verlo.

Daniel se aparta dando por terminado el entrenamiento cuerpo a cuerpo, ha estado serio y pensativo, toma una toalla y me la arroja, el sudor frío puede enfermarme, la temperatura está por debajo de los cero grados Celsius, tiemblo, pero el frío no ha de sentirse mucho como fuera del palacio.

El cazador toma las doble Némésie de la mesa, las carga para posteriormente ofrecérmelas, acomoda sobre la mesa una vieja estatua con el rostro de algún vampiro antiguo con el cual hemos practicado un par de veces la puntería. Las balas que ha cargado son normales, el resto me lo deja a mi disposición, solo supervisará mi puntería como de costumbre.

— Aún no logro comprender como has hecho para que Atenea reaccione de esa manera. —susurró Daniel cruzándose de brazos observando mi postura, mi concentración está en la cabeza de la estatua.

Cierro los ojos, tomo una bocanada de aire, mis dedos se resbalan hasta el gatillo, lo siento, acaricio suavemente, suelto el aire que retengo jalando el gatillo una y otra vez, el sonido del arma disparando ya no me asusta, no me sobresalto ni pierdo el equilibrio; Daniel me ha enseñado a sentir el arma como una extensión más de mis brazos, a perderle el pavor y tomarle cariño, según él ha sido la mejor forma de enseñarme, una vez haya cumplido esos pasos podré efectuar sin problemas los disparos.

Tomó la segunda arma, pero esta vez no me detengo, disparo con ambas, las balas penetran la estatua, algunos trozos saltan sin embargo no ha de romperse, debo de perforar la cabeza de aquel hombre, destruirla y hasta no hacerlo no me detendré.

— Atenea solo reaccionaba al don de Amalia, la forma que ha tenido fue la de una lanza sin embargo su verdadera forma no ha salido todavía, ¿Será que la princesa está pronto a su despertar? Los dones de los vampiros despiertan lentamente, reaccionan avisando que su muerte y resurrección debe de hacerse cuanto antes. Al dormir a Amalia y esconderla durante tanto tiempo olvidó la capacidad que tenía para convertir a Atenea en un arma mortal.

Me tenso ante las palabras de Celeste, quizá ella tenga razón después de todo, quizá Atenea reacciono a don, pero, ¿Cuál es mi don realmente?

Descargo ambas armas contra la estatua sin embargo no estoy lo suficientemente concentrada como para lograr dar en el blanco, mi mente está en lo sucedido, le intento buscar algún tipo de cura a la enfermedad que Ethan contrajo, no llego a alguna respuesta coherente y al mismo tiempo, no paro de pensar en Sara y lo sucedido con ella.

Joder necesito aclarar mi mente, necesito un momento de paz y tranquilidad, respirar y sentarme a meditar todo lo que ha ocurrido desde que he llegado a este maldito palacio. Este lugar me volverá loca, intentando corromperme, seducirme ante los lujos y las maravillas que una princesa puede tener, intentando hacerme volver al pasado recordando a aquella niña cruel que solía ser y poniendo en riesgo a mis seres queridos. ¿Acaso esto es una prueba de cordura? La primera en volverse desquiciada es quién pagará las consecuencias, ¿No estás de acuerdo Odette?

Guardo las armas en los estuches del cinturón, Daniel evita mirar a Celeste, está molesto con ella, camina hasta mí y despeina mi cabello rubio con cariño, levanta la palma de su mano y chocamos puños, nuestra costumbre desde que hemos comenzado a entrenar, aquel acto parece molestar a Celeste, se remueve en su lugar inquieta, incomoda.



#66 en Paranormal
#566 en Fantasía
#364 en Personajes sobrenaturales

En el texto hay: vampiros, romance, drama

Editado: 04.04.2023

Añadir a la biblioteca


Reportar




Uso de Cookies
Con el fin de proporcionar una mejor experiencia de usuario, recopilamos y utilizamos cookies. Si continúa navegando por nuestro sitio web, acepta la recopilación y el uso de cookies.