El florecer de una flor

El florecer de una flor

Había una vez en un inmenso bosque, un castillo donde vivían hadas, eran seres mágicos muy hermosas y buenas. 

Pero había un hada en especial, ya que no era tan alegré como los demás, pues estaba todo el momento sola y triste; ella anelaba tener un amigo fiel y bueno que la comprendiera. Pero un día especial cambió su vida.

-Hola pajarito lindo ¿que tienes?-le pregunto el hada buena, a un hermoso pájaro azul, que la contemplaba.

-Estoy bien, hermosa hada; pero yo veo en ti tristeza cuéntame hadita que es lo que atormenta tu alma.

-Ah, pájaro azul, verás veo a las demás hadas juntas y alegres, pero no sé porqué, si se empeñan en ayudar a los demás, ayudan a los humanos, pero no valoran nuestra ayuda; ellos se ciegan por el poder y quieren que los ayudemos en cualquier momento cuando muchas veces se lo marecen ya que ellos son los causantes de sus problemas.

-Tienes razón, se destruyen ellos mismos,por su ambición y codicia; pero no todos son así aún quedan unos que son de corazones puros que quieren cambiar este mundo. Solamente falta que te des cuenta, tienes que acercarte a los humanos y conocerlos.

-Gracias amigo, tu si me comprendes. No como algunas hadas que creen que no comprendo el mundo.

-No todos vemos el mundo igual, algunos nos damos cuenta más incluso de las cosas más pequeñas que algunos piensan que son insignificantes.

El hada de quedó sorprendida por sus palabras y se puso meditar lo dicho por el pájaro sabio y comprendió qué las hadas la comprendían pero era ella la que no se avía dado cuenta de aquello.

-Gracias pájaro sabio- dijo el hada con voz alegre- no me había dado cuenta de aquello, solo me había concentrado en lo que veía con mis ojos,borro más no con mi carazón y alma.  

-La realidad es solo una pero cada uno conoce solo una parte, de la verdad.- le dijo el pájaro azul sabio.

Entonces del suelo nació una flor de diversos colores delicada, sus pétalos parecían de terciopelo y ceda con un brilló único.

-Cuando veas esta flor recuerda lo que te dije. Me tengo que ir.

-¿Ah donde vas?- le preguntó al pajarito con voz sobresaltada y preocupada.

-No te preocupes por mí, ya tengo muchos años de vida y conosco todo el mundo, mis años de vida an terminado, pero antes te pido una sola cosa- le dijo el pájaro con voz dulce.

-Si lo que quieras amigo-dijo llorando el hada.

-Por favor disfruta tu vida a cada momento y ayuda a todos los que lo necesitan.-dijo soltando un suspiro y callendo sobre las manos del hada que lloraba.

-Lo prometo.

 

 

 

 

 



#9697 en Fantasía
#2052 en Magia
#3855 en Personajes sobrenaturales

En el texto hay: reinos y secretos

Editado: 20.08.2021

Añadir a la biblioteca


Reportar




Uso de Cookies
Con el fin de proporcionar una mejor experiencia de usuario, recopilamos y utilizamos cookies. Si continúa navegando por nuestro sitio web, acepta la recopilación y el uso de cookies.