El mundo que ella vio

Lo prometo

 Tras una tarde de enero te vi llorar,

Suplicando con fuerza que mi partida no se diera,

Y aunque no entendía tus motivos, confieso que un dolor sentí,

Pues tan solo verte llorar, mi corazón se sentía morir.

 

Recuerdo tomar tu mano y sonreírte con dulzura,

Mientras veía tu carita confundida por tal gesto de mi parte,

Y es que por un momento sentí, que era todo lo que podía entregarte,

Porque el tiempo se acabó y yo ya debo de irme.

 

Ante ti me acerque,

Y juntando mis labios con los tuyos me despedí,

No sin antes llegar a prometerte, lo que siempre recordarás,

Una mañana de enero, cuando menos te lo esperes,

Nos volveremos a ver, amor. 



#17158 en Otros
#2717 en Acción

En el texto hay: poesia, reflexion, amor

Editado: 27.10.2020

Añadir a la biblioteca


Reportar




Uso de Cookies
Con el fin de proporcionar una mejor experiencia de usuario, recopilamos y utilizamos cookies. Si continúa navegando por nuestro sitio web, acepta la recopilación y el uso de cookies.