El mundo que ella vio

Noche

Noche infinita, 

Llena de miles de estrellas que hoy me brindan tierna paz,

Al contemplar, como a pesar de la lejanía, sigues brillando sin piedad,

Siendo algo imposible de ignorar, pues eres capaz de llenar de calma,

A cualquiera que te pueda contemplar hoy.

 

Tras la brisa fría,

Te confieso, que el haberte conocido ha sido un placer,

Pues te agradezco tanto las noches en donde admirando tu brillo,

Pudiste consolar hasta el más cruel de mis sentimientos,

Y es que tanto amor te he llegado a tener,

Que olvidarte, jamás será una opción. 



#17155 en Otros
#2717 en Acción

En el texto hay: poesia, reflexion, amor

Editado: 27.10.2020

Añadir a la biblioteca


Reportar




Uso de Cookies
Con el fin de proporcionar una mejor experiencia de usuario, recopilamos y utilizamos cookies. Si continúa navegando por nuestro sitio web, acepta la recopilación y el uso de cookies.