Los pecados de nuestras manos (réquiem de Aion)

Capítulo 4 Ep. 4 - "Cómo arruinar una cita: un paso a paso con Gris."

Qué pasó en Wintercold? Un apagón, dos homicidios, todo el cuerpo policial en la escena del crimen... Y no hay explicaciones, Laura» —Aion escuchaba aburrido desde su cama, el eco de su viejo televisor encendido en la sala con las noticias repetidas de esta mañana.

Tenía días buenos y malos. Pero ese día era particularmente malo. La ausencia de Sebastián siempre lo había hecho sentir más solo de lo habitual cuando él se iba los fines de semana, pero ahora tener la certeza de que no iba a volver, hizo que el silencio fuera más largo y la soledad más insoportable de alguna manera. No sabía nada de Sebastián.

Además, era mejor si se encerraba y pasaba el resto de la semana ahí para no tener que escuchar los nuevos rumores de que él había empujado al pequeño Eliseo provocándole la muerte instantánea solo porque les contó a todos que salía con alguien. Y como si fuera poco, aun debía recuperar su rifle tan pronto como fuera posible.

…Inteligencia Criminal todavía no puede explicar qué pasó durante la madrugada del martes de la semana pasada en el centro, cuando un apagón general dejó a Wintercold en las sombras.

El jefe de la unidad a cargo del operativo, Eric Ross, no quiso dar detalles de lo que se estaba llevando a cabo cuando ocurrió el suceso. ¿Pero era un simulacro? ¿Fueron los homicidios consecuencia de esto? Ya que se desactivaron alarmas, cámaras de tránsito, luz pública…

Él estaba envuelto entre sus cobijas, tapado hasta la cabeza y dejando que su pacífica y adormilada mente lo llevara a sueños felices, pero el sonido del teléfono lo perturbó y le hizo sentir miserable otra vez.

Tomó su obsoleto celular, que lo había acompañado durante cuatro años, cuando pretendía regalárselo a Maga y que aún no había registrado, y le frunció el ceño al mensaje que brillaba en su pantalla.

 

X: «¿NOS VEMOS HOY? Reunión AA. AA.* 3PM PERO PODRÍAMOS HACER OTRA COSA SI ESTAS DE ACUERDO :) ­–G.»

 

Aion contempló el texto por un largo tiempo, decidiendo si estaba lo suficientemente animado como para salir de la cama hoy, hasta que reparó en la hora. Eran las 14:37

 

Gris: «ME QUITARON LA CUSTODIA POLICIAL HACE UNOS DÍAS, ¿TU YA ERES LIBRE?»

Gris: «JODER, ESO SONÓ COMO A ARRESTO DOMICILIARIO, ¿ES ARRESTO DOMICILIARIO?»

 

Hizo el esfuerzo de levantarse de la cama, frustrado y sintiéndose como un saco de boxeo viejo, pesado y roído; pero entonces dejó que la fuerza de la gravedad lo venciera y volvió a echarse hacia atrás con todo su peso. El móvil se perdió entre las cobijas, y se preguntó cómo diablos ella había conseguido su número de contacto.

«Esto tampoco tiene sentido» pensó, mirando distraído a través del tragaluz. El cielo estaba nublado y adentro hacía suficiente calor como para que los vidrios estuviesen empañados.

…pero no se descarta el crimen organizado. Aunque  la policía niega esto debido a la naturaleza de las víctimas.  Una de ellas, un inocente sin hogar, y la segunda víctima es una mujer identificada como Lier Miles. Una escritora novel, autora de varios libros para jóvenes y adultos que también participaba de encuentros para concientizar sobre los problemas de la salud mental.

En otras noticias… el Jefe General de Inteligencia Criminal, estaría llegando a Wintercold a dar una mano a la unidad de Ross para…

A falta de algo mejor que hacer, Aion calculó mentalmente cuánto tiempo más iba a pasar antes de que el agua se condensara en pequeñas gotas para que, las muy perras, empezaran a escabullirse por las esquinas del tragaluz hasta caer justo sobre su cara.

Las reuniones durante los otoños e inviernos en Alcohólicos Anónimos siempre habían sido frías y aburridas y a decir verdad, la idea de Gris tampoco lo estaba convenciendo de salir de la cama. Su teléfono volvió a chillar y vibrar cerca de su cabeza y no tuvo más remedio que tomarlo de mala gana.

 

Gris: «NADA DE IDEAS TERRIBLES, OLIVIA LLORARÁ. COMPAÑEROS DE CONFIANZA, ¿RECUERDAS? ;) »

 

Está bien. Esta vez sonrió.

 

«Cuando escribes en mayúsculas siento que me estás gritando por mensaje de texto», envió.

 

Inhaló lentamente, conteniendo el aire en sus pulmones el suficiente tiempo para sentir el latido de su corazón en sus oídos, y exhaló aún más despacio en lo que Gris se demoraba en contestar.

 

Gris: «Oh, ahora que ya lo mencionaste no puedo sacar esa idea de mi cabeza. AHORA ESTOY GRITANDO. Ahora no. AHORA SÍ. Ya no.»

 

Se mordisqueó el labio para suprimir una sonrisita. Aion consideró su propuesta y cuando la primera gota de agua cayó encima de su mejilla, envió:

 

«Bien. Si una cita es lo que quieres de mí, te daré el gusto solo esta vez si vas a dejar de ser tan insistente.»

 

Gris: «¿Una cita? Qué anticuado eres. Deja de leer tantas novelas.»




Reportar




Uso de Cookies
Con el fin de proporcionar una mejor experiencia de usuario, recopilamos y utilizamos cookies. Si continúa navegando por nuestro sitio web, acepta la recopilación y el uso de cookies.